ALIMENTO ESPIRITUAL

El Perdón

 

                                  http://semillasreales.blogspot.es/img/estudiosbiblicos.jpg

                                      EL PERDÓN                      



Tema Biblico sobre el perdón, muchos ya han hablado sobre este tema no obstante lo han hecho sin antes haber escudriñado en las Escrituras, lo que ha producido mucha confusion en el pueblo de Dios acerca de este tema.

Mateo 18:15-20 ; 22

Mas si tu hermano peca, ve y redargúyele entre ti y el solo; si te escucha, has ganado a tu hermano.
Mas sino no escucha, toma contigo uno o dos, para que por boca de dos testigos o tres quede zanjado todo asunto;
mas si desoye a ellos dilo a la iglesia, y si también a la iglesia desoye, sea para ti como el gentil y el publicano.
De cierto os digo que todo lo que prohibáis en la tierra quedará prohibido en el cielo, y todo lo que permitáis en la tierra quedará permitido en el cielo….

Pero si tu hermano se arrepiente debes perdonarle hasta setenta veces siete… Vs. 22
Es decir “ Siempre”

“PERDÓN”

La palabra mas importante en la historia de la humanidad tiene que ver con sacrificio.

Para que haya perdón tiene que haber primero una expiación.

PERDÓN del Griego.

- Jarizomai : Tratar benévolamente
- Afiemi : Soltar, dejar ir
- Apolyo : Liberar
- Paresis : Pasar por alto.

- Todos tienen que ver con una acción realizada con una determinada actitud

¿Cómo debemos perdonar?

- “…De la manera que Cristo nos perdonó, así hacedlo tambien vosotros.” (Col.3:13 ; Ef.4:32)

Mateo 18:23-24
Lucas 7:40-49

“El perdón está relacionado con la fe”

- Hechos 10:43 ; Santiago:5:15

“ El que yo perdone no es un merito para que reciba mas gracia de Dios”

“Mas bien es el medio por el cual la gracia de Dios la hacemos nuestra”

Por tanto un creyente que no perdona, es una persona que no puede vivir en la Gracia de Dios.

       

                                                   LAS CONSECUENCIAS

 

 

  Dios castiga, Dios perdona

Trasfondo bíblico: Lamentaciones 3

Pasaje bíblico focal: Lamentaciones 3:19-24, 31-40

Idea principal: A pesar de que Dios castiga justamente el pecado, el perdón de Dios

todavía está disponible.

Pregunta para la vida: ¿He hecho algo tan terrible que Dios no puede perdonarme?

Meta de enseñanza: Ayudar a los jóvenes a reconocer que Dios castiga el pecado

pero está listo para perdonar.

Qué dice la Biblia

Desde la lección anterior, Babilonia se había convertido en el poder mundial dominante y

había conquistado al Reino del Sur, Judá. En el año 586 AC, el templo fue destruído y

todos excepto la clase más baja de ciudadanos fueron deportados a Babilonia. El Libro de

Lamentaciones es una colección de canciones o poemas lamentando la pérdida del templo

y de la tierra. Los primeros cuatro capítulos son poemas acrósticos (cada pensamiento

nuevo comienza con la próxima letra del alfabeto hebreo). La intención del libro era

animar al pueblo a aceptar el castigo de Dios y a mantener la esperanza y la fe por el

mañana.

Esperanza sobre la depresión (Lamentaciones 3:19-24)

3:19. Esta porción del libro es un lamento individual. El autor estaba preocupado con su

propia situación. Sin embargo, su lamento tenía un significado especial para los israelitas.

Ellos usarían este escrito para recordar esta parte de su historia. El autor recordó de dónde

había venido y los tiempos difíciles de su pasado. La depresión viene con frecuencia

cuando enfocamos en las cosas malas en nuestro pasado. El pasado del autor (así como el

de Judá) estaba lleno de experiencias amargas.

3:20-21. Recordar las cosas desagradables en su pasado causó que el autor experimentara

depresión. La palabra traducida “deprimo” significa hundirse. Con frecuencia, la razón

por la que tratamos de olvidar los tiempos malos de nuestro pasado es para evitar los

sentimientos negativos que acompañan a estos recuerdos. Sin embargo, recordar los

malos tiempos en el pasado también le dio esperanza al autor.

3:22. Evidentemente, el autor e Israel sintieron que experimentaron la gracia y el amor de

Dios aún cuando se sentían que eran “consumidos” por sus calamidades. En medio de ser

castigados, ellos reconocieron la compasión de Dios. Las memorias de estos tiempos, las

cuales debieron ser bastante deprimentes, trajeron esperanza por el recuerdo del amor de

Dios, abundante y siempre presente.

Estudio Bíblico En-Línea Jóvenes. Unidad 14, “Un Corto Recorrido por el Antiguo Testamento”

Derechos de autor ©2005 BAPTIST PRESS®. No será vendido. Un ministerio de la Convención

Bautista General de Texas (BGCT). www.baptistwaypress.org.

69

3:23. Las “bondades” de Dios son nuevas y frescas “cada mañana”. Su amor está

presente para que lo experimentemos cada día. Tristemente, muchos creyentes piensan

que ellos experimentan el amor de Dios solamente el día en que llegan a ser cristianos.

Sin embargo, Dios quiere que conozcamos Su amor todos los días. Debido a su

“fidelidad”, sabemos que el amor de Dios está disponible para nosotros según

comenzamos cada nuevo día.

3:24. Según el poeta reflexiona en todo lo que él y la comunidad habían perdido (tierra,

templo, orgullo, familias, etc.) él confesó que “todo lo que tenía”, o todo lo que él

necesitaba, podía encontrarse en Jehová. A pesar de que la provisión abundante todavía

no era visible en ese momento, el autor estaba dispuesto a “esperar en Él”. Si de verdad

ponemos toda nuestra confianza en Dios hoy, debemos estar dispuestos a esperar que

Dios se convierta en todo lo que necesitamos.

Qué me dice la Biblia

Todos nosotros podemos mirar hacia atrás en el pasado y ver cosas que lamentamos o

que nos entristecen. Sin embargo, si decidimos morar en los recuerdos de cómo Dios

estuvo con nosotros durante esos tiempos difíciles, entonces tendremos esperanza para la

próxima vez que experimentemos dificultades similares.

Qué dice la Biblia a los jóvenes

Los jóvenes pueden sentir que no son amados. Ellos necesitan comenzar cada nuevo día

con la plena confianza de que Dios los ama en ese día en particular y que el amor, la

misericordia, y la compasión de Dios les acompañará el día entero.

________________________________________________________________________

Compasión sobre la aflicción (Lamentaciones 3:31-36)

3:31-32. Cuando Dios lleva castigo a un individuo o nación, parece ser como si hubieran

sido “rechazados.” Da la impresión como si Dios los hubiera abandonado para siempre.

Sin embargo, estos versículos nos aseguran que ese sentimiento no durará para siempre.

El Dios que causa aflicción también trae compasión. La “compasión” incluye sensibilidad

a la necesidad y una disposición a expresar amor y piedad. Este tipo de amor “nunca

falla”. En medio de la calamidad, el autor estaba confiado de que Dios no lo

desampararía.

3:33. Dios no lleva aflicción o castigo por antojo o maldad. Dios es justo, y nosotros

merecemos el castigo que Dios trae. En un sentido nacional, el autor sabía que Judá se

merecía las pérdidas y la deportación por sus pecados repetidos de idolatría.

3:34. “Aplastar bajo el pie a todos los prisioneros de la tierra” es algo que Dios no hará.

Esta es la manera para el poeta decir que Dios no nos castiga para destruirnos. Cuando

uno es un prisionero, uno pierde todos los derechos, toda dignidad y toda esperanza.

“Aplastar” a una persona en tal estado sería un tanto fácil. Sin embargo, la meta de Dios

no es destruir.

Estudio Bíblico En-Línea Jóvenes. Unidad 14, “Un Corto Recorrido por el Antiguo Testamento”

Derechos de autor ©2005 BAPTIST PRESS®. No será vendido. Un ministerio de la Convención

Bautista General de Texas (BGCT). www.baptistwaypress.org.

70

3:35. Dios siempre está dispuesto a escuchar el clamor de quienes están desamparados y

en necesidad. A pesar de estar siendo castigados, todavía tenemos acceso al trono y la

misericordia de Dios. Si Dios dejara de escucharnos, ese sería el más cruel de los

castigos.

3:36. Maltratar a los prisioneros y negarles sus derechos y justicia no está en el carácter

de Dios. El poeta pregunta, en esencia, Si Dios hizo eso, ¿no se daría cuenta cuán fuera

de su carácter está? A pesar de que el autor pueda pensar de que está siendo maltratado y

que se le han negado sus derechos humanos más básicos, él expresó esperanza en que

Dios no permitiría que esto continuara.

Qué me dice la Biblia

Tenemos la tendencia a enfocar en las dificultades y no en la compasión. Tendemos a ver

solamente lo malo y no lo bueno. ¿Cómo le ha sostenido el “amor de Dios” durante un

tiempo de crisis o calamidad? ¿Ha ejercitado su “derecho” a ser escuchado por Dios, aún

cuando usted sienta que Dios no le está escuchando?

Qué dice la Biblia a los jóvenes

Algunos jóvenes tienen la tendencia a aprovecharse de otros mientras están caídos.

Muchas veces, usan el chisme y los rumores para aprovecharse de los que son débiles.

Aplastar a otros a veces parece ser la norma. Si está fuera de carácter para Dios actuar

como esto, debiera estar fuera de carácter para los hijos de Dios también.

________________________________________________________________________

Examinación sobre quejarse (Lamentaciones 3:37-40)

3:37. El poeta está de acuerdo con que todo el castigo que le ha sucedido personalmente

o a Judá como nación había sucedido porque se lo merecían. Dios no había sido injusto al

castigarlos por su pecado.

3:38. Ambas las “buenas cosas” y las “calamidades” vienen de Dios. El contexto de este

versículo es importante. El poeta se estaba refiriendo al castigo que él y la nación se

merecían, no a la maldad en general. Las “calamidades” referidas aquí eran la destrucción

de la tierra y la deportación a un país extranjero. Esto no era una maldad sin sentido, sino

un castigo directo de parte de Dios. El mismo Dios que les había dado bendiciones y

promesas también enviaba el castigo.

3:39. En vez de quejarnos acerca del castigo de Dios, debiéramos quejarnos a nosotros

mismos por el castigo que conduce a la disciplina divina. ¿Qué derecho tenemos a

quejarnos acerca de lo que nos merecemos? Nuestra sociedad nos estimula a culpar a

alguien más cuando las cosas salen mal. Aún cuando los cristianos están siendo

castigados, tendemos a culpar a otros por el castigo. Pudo haber sido fácil para los

israelitas culpar a los babilonios por su problema actual, cuando de hecho, los babilonios

solamente eran el instrumento que Dios había seleccionado para disciplinar a su pueblo.

3:40. El llamado del poeta a la introspección por los israelitas nos aplica a nosotros hoy

también. Dios disciplina a sus hijos para enseñarnos algo y acercarnos a Él. Para sacar el

Estudio Bíblico En-Línea Jóvenes. Unidad 14, “Un Corto Recorrido por el Antiguo Testamento”

Derechos de autor ©2005 BAPTIST PRESS®. No será vendido. Un ministerio de la Convención

Bautista General de Texas (BGCT). www.baptistwaypress.org.

71

mayor beneficio del castigo de Dios, debemos “examinarnos” para ver cuál es la lección

que podemos aprender del evento. Si no aprendemos nada después del castigo, entonces

repetiremos los mismos pecados. Los israelitas aprendieron de esta experiencia. Después

de años de cautiverio en Babilonia, nunca más hubo un indicio de idolatría. Fueron

castigados, aprendieron de sus errores, y regresaron al Señor.

Qué me dice la Biblia

Una razón por la que no consideramos a ciertos eventos como castigo es porque

tendríamos que admitir que hicimos algo malo. Siempre es más fácil culpar a otra

persona en vez de a nosotros mismo. ¿Ha confesado y pedido perdón por la actividad que

condujo a la disciplina? ¿Qué lecciones aprendió? ¿Está más cerca de Dios hoy como

resultado de la disciplina de Dios?

Qué dice la Biblia a los jóvenes

A muchos jóvenes no les gusta examinarse con el tipo de escrutinio procurado en el

versículo 40. Ellos tratan de experimentar el avivamiento y la renovación sin la

contemplación y la reflexión personal necesarias. Los jóvenes tienen que aprender la

importancia de tomarse el tiempo para evaluar sus acciones y actitudes y observar cómo

Dios disciplina a quienes no viven en santidad.

________________________________________________________________________

Estudio Bíblico En-Línea Jóvenes. Unidad 14, “Un Corto Recorrido por el Antiguo Testamento”

Derechos de autor ©2005 BAPTIST PRESS®. No será vendido. Un ministerio de la Convención

Bautista General de Texas (BGCT). www.baptistwaypress.org.

72

Plan de enseñanza

Motivación

1. Según los jóvenes entran al salón, invítelos a escribir en un póster cuál ellos creen es la

definición de las palabras “endecha” (un cántico fúnebre) y “lamento” (tristeza, dolor).

Después de que todos los jóvenes hayan llegado, lea las definiciones que se acerquen más

a los significados verdaderos. No se burle de las definiciones equivocadas. Explique que

el pasaje de hoy es del Libro de Lamentaciones, una colección de lamentos sobre la

destrucción del templo y la deportación de los judíos a Babilonia.

Repase las ocho lecciones anteriores contando hasta el ocho con sus dedos. El tema de

esta novena lección puede ser recordada levantando nueve dedos. Los cinco dedos en una

mano representan la gracia mientras que los cuatro dedos en la otra mano representan el

castigo. Así como cinco es más que cuatro, la gracia de Dios sobrepasa su castigo.

Explique que desde la lección anterior, el Reino del Sur de Judá había sido conquistado

por los babilonios, quienes destruyeron la capital y el templo y se llevaron cautivos a

todos excepto los más pobres de los ciudadanos de Judá. El Libro de Lamentaciones fue

un intento para expresar en palabras los sentimientos de los testigos de esta calamidad

nacional. Explique que los babilonios fueron simplemente el agente del castigo de Dios

por la idolatría de Judá.

Y/O revise las noticias internacionales por historias y/o reportajes de un grupo étnico

siendo relocalizado involuntariamente por un grupo más poderoso. Guíe al grupo a

discutir lo que se debe sentir el perder la casa, la tierra, el simbolismo religioso, y hasta

miembros de su familia. Si no encuentra un evento reciente, la historia está llena de

tragedias humanas a grande escala.

Examinación

2. Pídale a un estudiante que lea Lamentaciones 3:19-24 a la clase. Guíe a que la clase

trabaje en equipos de tres para escribir una paráfrasis del pasaje. Provea diccionarios y

anime a los equipos a buscar las palabras “aflicción”, “amargura”, “compasión”, y

“porción”. Señale que recordar los malos tiempos no tiene que causar depresión. También

puede traer esperanza para el futuro. Pídales a los estudiantes que hayan leído sus Biblias

todas las mañanas (tal vez como resultado de su compromiso en la lección anterior), que

compartan sus testimonios acerca de la frase en el versículo 23, “nuevas cada día.”

Y/O permita que la clase trabaje juntos para escribir un lamento por alguna tragedia local

o nacional. Debiera ser un evento que haya tocado a muchas vidas (la muerte de un

compañero de escuela, el 11 de septiembre de 2001, etc.). Anime a los jóvenes a

incorporar frases de esperanza y fe en Dios en su lamento.

3. Pídale a los estudiantes que lean Lamentaciones 3:31-36 en sus Biblias. Usando el

material en “Qué dice la Biblia”, de una charla breve en cuanto a las imágenes usadas en

Estudio Bíblico En-Línea Jóvenes. Unidad 14, “Un Corto Recorrido por el Antiguo Testamento”

Derechos de autor ©2005 BAPTIST PRESS®. No será vendido. Un ministerio de la Convención

Bautista General de Texas (BGCT). www.baptistwaypress.org.

73

este pasaje. Provea a cada estudiante con papel y lápiz. Pídales que escriban en diez

líneas separadas diez ejemplos del amor infalible de Dios en sus vidas. Pídales que

rompan sus hojas en diez pedazos y compartan cada ejemplo que no sea muy personal

con los otros miembros de la clase. Cada estudiante debe tener ejemplos adicionales que

leer para despertar su gratitud y aprecio.

Y/O agrupe a los jóvenes en equipos para que cada uno tenga una Biblia de estudio que

ofrezca referencias. Instruya a los equipos a encontrar otros versículos que tengan el

mismo significado como los pensamientos en 3:31-36. Permita que los estudiantes lean

los versículos que han encontrado. Señale cómo el tema de la gracia, la compasión, y el

perdón corren a través de la Biblia.

4. Pídale a cada joven que lean Lamentaciones 3:37-40 en silencio. Pídales que lean el

versículo 39 en voz alta, todos a la misma vez. Explique que nuestra cultura hoy nos

invita a que culpemos a otros por nuestras faltas. A veces hasta culpamos a Dios. Señale

que culpar a otros resulta en nuestro rechazo a aceptar el castigo de Dios por nuestros

pecados. Nosotros racionalizamos que no era nuestra culpa, por lo que no debiéramos ser

castigados. Guíe a la clase a completar el ejercicio en la Página del Estudiante.

Escriba la frase del versículo 40 “hagamos un examen de conciencia” en la pizarra. Pida

por ejemplos de cómo podemos llevar a cabo esta auto-examinación. Pregunte cuál es el

rol de la Biblia, el Espíritu Santo, los amigos y/o los padres en esta examinación. Señale

que el propósito de este examen es reconocer nuestro pecado, reconocer el castigo por ese

pecado y tomar los pasos necesarios para evitar repetir ese pecado.

Y/O sugiera que el versículo 39 sería un buen versículo para memorizar. Jueguen un

juego que los invite a memorizar como escribir el versículo en la pizarra y hacer que la

clase lo lea repetidas veces, cada vez borrando una palabra. Usted también puede sentar a

la clase en un círculo y tener una bola que se tiren entre sí. El joven que recibe la bola

debe recitar la próxima palabra del versículo.

Aplicación

5. Provea a cada estudiante con una tarjeta índice y un bolígrafo. Pídales que escriban la

oración siguiente en un lado de la tarjeta: “Dios castiga el pecado pero está listo para

perdonar.” En el otro lado de la tarjeta los estudiantes enumerarán pecados específicos

por los cuales tienen que pedir perdón. Explique que nadie verá las tarjetas. Guíe a la

clase en una oración en la cual usted provee una oportunidad para que cada estudiante le

pida perdón a Dios en silencio. Pídales a los jóvenes que tomen las tarjetas y dispongan

de ellas en sus hogares.

Enseñando nueve dedos, recuérdele a la clase que siempre hay más de la gracia y el

perdón de Dios (cinco dedos) que sus castigos (cuatro dedos).

Y/O pídale a un papá o mamá de un niño preescolar que le explique a la clase cómo

deben disciplinar al niño a la misma vez que expresan amor y perdón. Explique que,

Estudio Bíblico En-Línea Jóvenes. Unidad 14, “Un Corto Recorrido por el Antiguo Testamento”

Derechos de autor ©2005 BAPTIST PRESS®. No será vendido. Un ministerio de la Convención

Bautista General de Texas (BGCT). www.baptistwaypress.org.

74

como nuestro Padre Celestial, Dios debe castigarnos aún cuando él está dispuesto a

ofrecer perdón. Asegúrese de escoger a una pareja de buenos padres cristianos,

reconocidos por sus buenas técnicas educando a sus hijos, y respetados por los jóvenes.

Estudio Bíblico En-Línea Jóvenes. Unidad 14, “Un Corto Recorrido por el Antiguo Testamento”

Derechos de autor ©2005 BAPTIST PRESS®. No será vendido. Un ministerio de la Convención

Bautista General de Texas (BGCT). www.baptistwaypress.org.

75

Página del estudiante, Las consecuencias: Dios castiga, Dios perdona

El juego de la culpa:

Para cada ejemplo a continuación, escribe (1) una excusa que le echa la culpa a otra

persona; (2) por qué esa excusa no es aceptable delante de Dios; y (3) cómo Dios puede

disciplinarte por ese pecado en particular.

Ejemplo:

Te atrapan copiándote en un examen en la escuela.

(1) “Mis padres me hicieron cuidar a mi hermanito hasta las 11:00 anoche, y no tuve

tiempo para estudiar.”

(2) No tuviste que esperar a estudiar hasta la noche antes del examen.

(3) Una mala nota afectará tu participación en una actividad extracurricular.

Te dan una citación por conducir a exceso de velocidad.

(1)

(2)

(3)

Visitaste una página del Web que tiene contenido pornográfico.

(1)

(2)

(3)

Repites un comentario hostil o rencoroso acerca de una maestra.

 

 

 

                                                                               El  Mensqajero

Cuando Dios te da el Exito

Éxodo 4:2-9; San Mateo 23:12

- El humilde siempre tiene éxito.
“El que se humilla será exaltado ”, dijo Jesús. Dios no tendrá problemas en exaltarte, siempre y cuando, haya humildad.

Humildad no es ser bien educado, no es saludar (eso es buenas costumbres), no es ser pobre (el que vive en una villa o no tiene trabajo o no estudió).
Humildad no tiene nada que ver con riqueza o pobreza, con auto-desprecio (“Escribió un libro y le puso “NN” para no figurar, puso siervo de Jehová Altísimo”), con estima, con inseguridad ni con determinadas tareas.

En Méjico vi un millonario baldeando el piso y una persona me dijo: “Ese que está lavando el piso es multimillonario, ¡qué humilde!”, y eso no tiene nada que ver.

Para Dios humildad es actitud de aprendizaje .

A todos los que tengan actitud de aprendizaje Yo les daré el éxito; pero los que no la tengan o sean orgullosos, los quebrantaré”, dijo Jesús.

Dios mira de lejos al soberbio; el orgullo es la capacidad de creer saberlo todo.
La gente que “sabe todo”, que “tiene las cosas claras” y no tiene actitud de aprendizaje Dios lo quebrantará, y de acuerdo a su conducta, accionará: “si me humillo, Él me exalta; si me exalto, Él me humilla.”

Aprendizaje es el camino al éxito.

Jesús dijo: “ A todo el que es humilde de corazón le daré la tierra
1° de Pedro : “ Dios da gracia al humilde ”, o sea una atracción especial.
Pedro nos dice que tenemos que vestirnos de humildad cada día, con una actitud de aprendizaje.

Hay cinco lugares para aprender:

1° La gente difícil me enseña a ser un gran líder.
Es el mejor entrenamiento, Dios pondrá alguien difícil para que aprendas y te exaltará; pero si no querés aprender, te humillará.

¿Alguna vez hablaste con una persona mal de otra y se lo contó? Entonces, aprendiste a no hablar mal de nadie y te traerá éxito.

¿Tuviste un amigo “del alma”, pegajoso, cerrado, que se transformó en tu peor enemigo? Aprendiste que no debes hacer vínculos pegajosos con nadie.

¿Aprendiste cuando tu pareja te celaba y decía: “no te vistas así”, “no te juntes con ésta” y terminó destrozando tu cara? ¿O no asimilaste la lección y vas a elegir a otro que te trate igual?

La gente difícil es el mejor aprendizaje si tenemos la actitud correcta.

2° La gente humilde aprende de las maldades.
Muchos fuimos criados como en un cristal y pensamos que la gente es buena, que todos los que hablaban de Dios y tenían una Biblia eran los ungidos de Jehová, y todo cartel diciendo “Iglesia cristiana” lo era en verdad.

Compré un libro en España, llamado “La estrategia de las ratas. Cómo sobrevivir en su empresa y destruir a todos” y dice:

- Olfatee los miedos de sus oponentes y, cuando no lo esperen, atáquelos.
- Meta culpa, sea meloso, haga llorar, dé lastima, es la mejor manera de manipular.
- Triangule lo más posible, cree problemas con la gente, lleve y traiga, haga que los demás se peleen y usted quede como la víctima.
- Finja ser un amigo y sea un espía, junte información, y cuando le descubra el talón de Aquiles péguele hasta matarlo.

Debemos aprender de la maldad para no practicarla, o recibiremos lo mismo.

Alguien me decía que el problema de los cristianos es su ingenuidad, creemos que todos son buenos, ponemos la otra mejilla, perdonamos, bendecimos pero no accionamos.

La Biblia nos enseña las características de un manipulador, cómo actúa un psicópata, mentiroso y malo.
Salomón lo describe magistralmente en Proverbios y debemos aprender a poner límite a lo malo y no permitir que las injusticias nos lleguen.

Mía es la venganza ”, dice el Señor, no dice: “perdonalo, que yo también lo perdono” sino “ Perdonalo y Yo haré venganza.”

3° El humilde aprende de los errores de los demás.
El inteligente aprende de sus errores pero el sabio de los errores de los demás.

Los demás están puestos por Dios para que aprendamos.

Años atrás nos reunimos con un pastor y le preguntamos por qué se había quebrado el ministerio que él lideraba, qué es lo que falló y qué no; porque los errores del otro no son para condenar ni juzgar sino para aprender.

David, Abraham, Noé, todos, están puestos para que aprendamos de sus errores.

4° El humilde aprende de sus mentores.
El mentor nos enseña para que no pasemos por el error y ve el futuro que no vimos; no es fácil tener un mentor que puede decirnos algo que nos moleste, pero él está en el lugar donde nos gustaría estar en el futuro y nos hablará de lo que aún no vimos, ahorrándonos dolores de cabeza. Por eso debemos tener un espíritu enseñable.

Un mentor nos sacará del don (lo que nos gusta hacer) para meternos en el llamado.

Sansón fue llamado para ser juez y nunca juzgó a nadie, porque se movió en el don que era su fuerza. Dios llamó a Samuel para ser juez y jamás juzgó a nadie, porque se dedicó a ungir gente. Dios te sacará del don y colocará en la tarea.

La diferencia está en que, con el don hacemos lo que nos gusta pero en la tarea cumplimos el sueño de Dios.

Un mentor me enseñará sin dolor y me transportará al futuro.

Cuantas más culpas tengamos en el corazón, a menos mentores oiremos porque la culpa dice: “Debés sufrir.”

Por ejemplo, lo mismo que a nosotros nos prohibieron no se lo permitimos a nuestros hijos: “No hagas eso”, “No vayas, no te conviene”, porque fuimos castrados por nuestro padres y es lo que trasmitimos.

Un mentor no está para impactarnos sino para que aprendamos de él, por eso tiene que ser lo suficientemente grande y poderoso para generar un malestar que te empuje, te motive y haga avanzar.

5° La gente inteligente tiene un espíritu enseñable y aprende del Señor.
La humildad siempre va por dos vías: hacia Dios y hacia la gente.

Debemos aprender de Dios y para eso hay que tener un corazón sensible, de lo contrario aunque lea la Palabra y escuche, expresaré: “Mmm, es muy interesante”

Cada vez que abrimos la Biblia podemos hacerlo con una actitud: o leer un libro, o para encontrarnos con una persona.

Un Dios es de impacto levantará una iglesia de impacto.

Dios llamó a Moisés en la montaña a través de un arbusto que ardía y no se consumía. Luego le dijo: “Moisés, ¿qué tienes en la mano?
-“Una vara.”
–“Suéltalo”, le dijo. Y al soltarlo se convirtió en una víbora que persiguió.

1° Enseñanza:

Todo lo que tenemos en la mano está muerto y al soltarlo cobra vida para Dios.

Dios lo pide, lo usa y devuelve multiplicado.

Un día Jesús le dijo: “Pedro, ¿me prestas tu barco?” Jesús predicó desde allí, luego se lo devolvió y le dijo: “Boga mar adentro y tira la red”, y al recogerla se rompía por la gran cantidad de peces.

Tu vida en tus manos es como un palo muerto pero suelta en Dios tendrá Su vida.

Cuando Dios pide algo es porque te dará, y cuando te da, te pedirá. Empezás a tener vida cuando la soltás pero al tomarla vendrá la locura.

Dios durmió a Adán y le sacó una costilla, o sea: le pidió, lo usó y le devolvió en Eva.

Dios quiere usar nuestra vida y devolverla en bendición.

La vara era la identidad de Moisés, su trabajo (porque era pastor), su riqueza, el símbolo donde había puesto todo su dinero (las ovejas); era su poder porque le servía para contarlas en el camino.

La vara es tu poder, tu riqueza, tu identidad, si lo sueltas tendrá vida y volverá bendecida.

2° Enseñanza:
Dios le dijo a Moisés que pusiera su mano en el corazón y la sacó leprosa.
La mano es un símbolo del “Hacer” y el corazón de “Ser”.
Cuando tu “ser” está harto, tu “hacer” también; si tu corazón tiene envidia, todo lo que construyas tendrá espíritu de envidia; si hay engaño todo tendrá espíritu de engaño; y si tu corazón está sano, todo lo que edifiques será sano.

El Señor le dijo a Moisés:
1° Señal : Te bendeciré, ungiré, multiplicaré, e irás con ese testimonio delante de Faraón que te verá bendecido y, si no te escucha, le mostrarás tu corazón sano en medio de las pruebas, de la miseria, de la dificultad y todo lo que hagas te saldrá bien.

2° Señal : Dios restaurará el gozo, la alegría, y verán que estás sano y has cambiado con poder.
Cuanta más resistencia, más presión y más fortalecido.
No importa que siempre tengas pruebas porque el enemigo no sabe que estarás más fuerte y tu corazón sano.

Dios le dio a Moisés un Plan “B”: tu corazón está sano, contento y seguís para adelante. Y si no responde al plan “B”, habrá un plan “C”: tomarás las aguas del Nilo, las tirarás sobre la tierra y se convertirán en sangre.

Plan “C” = milagros de autoridad.

Dios trabaja así:
1°- Te dirán, “Cada vez que hablo con vos siento paz, Dios te oye, orá por mí”. Esa gente entrará en su primera prueba.
2°- Otros no entenderán pero verán tu corazón sano y dirán: ¿Qué es lo que te pasa que estás cambiado?
3°- Otros no verán ni lo primero ni lo segundo, Dios te dio poder para que en Su nombre conviertas el agua en sangre, lo que tiene vida se haga muerte y la muerte se haga vida, tendrás autoridad de atar y desatar en el nombre del Señor.

Moisés le preguntó: “Señor, ¿en nombre de quién iré?

Y Dios respondió: “En mi nombre”.
Le dio poder a Moisés que vio a la gente sufriendo, golpeada y sin Dios, y le dijo: “El dolor que viste, Yo también lo vi.”

3º Enseñanza :
El tamaño del amor hacia la gente es la dimensión de las bendiciones que Dios te dará.

Dios es de multitudes y sus misericordias serán multitudes también. Le dijo a Abraham que contara las estrellas y tal sería su descendencia: una multitud. Dios ama a las multitudes.

Mucha gente tiene corazón pequeño y en él esta su familia, dos o tres amigos, los que conoce, ora sólo por ellos, pero los que tiene un corazón grande pusieron allí la ciudad.

Dios me dijo que ensanchará mi corazón porque me daría más gente .

Y me llevó a leer el salmo 72 donde Salomón le dijo a Dios: “ Dame todas las riquezas, que los reyes se inclinen a mí, que lleguen de Sabá y traigan finanzas, que mi nombre sea puesto en alto y nadie se olvide de mí como del sol y la luna; dame fuerzas, la autoridad y poder sobre los grandes.”

Yo pensaba que Salomón estaba loco pero en la segunda mitad del salmo dice: “ Dame autoridad para que se la de a los que no la tienen, riquezas para ayudar a los pobres, unción para llevar al cautivo.”

Y Dios se lo dio, porque siempre va a respaldar la oración que hagamos para dar a la gente cosas grandes.

Moisés fue el líder más grande de toda la historia, en su corazón pequeño vio maltratar a un hebreo, escuchó su clamor, y se desgarró.

Cuando nuestro corazón es chico, Dios tiene que rasgarlo para poner lo que Él está sintiendo, y si amamos lo que Dios ama recibirás bendición, tu corazón sanará y obtendrás poder para cambiar el agua en sangre como Moisés.

Nehemías no tenía problemas económicos, era mozo del rey, estaba tranquilo y se enteró de que su ciudad estaba destruida, la gente deshecha y se sentó a llorar, a hacer duelo. Entonces Dios le dijo: “Estás sintiendo mi dolor, la misma tristeza, viendo a los que no tienen esperanza, por eso te usaré para que lo resolvamos juntos.

David vio a un gigante maldiciendo al pueblo y dijo: ¡Basta! ¡No aguanto más! Y Dios le dijo: “Estás sintiendo lo mismo, yo, tampoco aguanto más, te llamaré para que lo quiebres en mi nombre.”
Jesús habló a una multitud el Sermón del Monte; entre una multitud, cuatro amigos bajaron a un paralítico por el techo donde estaba Jesús y lo sanó; entre la multitud una mujer con cáncer vaginal fue sanada y una niña resucitada.
La iglesia de avivamiento nació entre la multitud para moverse en la ciudad, y no entre cuatro paredes.
En el Siglo III se inventó lo de las cuatro paredes y mostrar dentro de ellas los dones de la iglesia, de esa manera nos robaron el llamado para meternos en el don.
Pablo escribió a los corintios: “ Ustedes se pelean por los dones, por lo que les gusta, pero lo importante es lo que Dios quiere.

Que podamos ver lo que Dios ve, que la gente sin Dios entre en nuestro corazón y la veamos tal como Dios.
Que puedas ver a tu familia sana, bendecida, prosperada, a los conocidos y a los desconocidos, adorando al Señor, porque es lo que Dios está viendo.
Que tu corazón pueda ensancharse y dejar de pensar en sí mismo para ganar gente para Jesucristo y Él te diga: Por cuanto ensanchaste tu corazón, ensancharé la multitud de mis bendiciones sobre tu vida.

Por Bernardo Stamateas

Cuando Dios te da el Exito

Éxodo 4:2-9; San Mateo 23:12

- El humilde siempre tiene éxito.
“El que se humilla será exaltado ”, dijo Jesús. Dios no tendrá problemas en exaltarte, siempre y cuando, haya humildad.

Humildad no es ser bien educado, no es saludar (eso es buenas costumbres), no es ser pobre (el que vive en una villa o no tiene trabajo o no estudió).
Humildad no tiene nada que ver con riqueza o pobreza, con auto-desprecio (“Escribió un libro y le puso “NN” para no figurar, puso siervo de Jehová Altísimo”), con estima, con inseguridad ni con determinadas tareas.

En Méjico vi un millonario baldeando el piso y una persona me dijo: “Ese que está lavando el piso es multimillonario, ¡qué humilde!”, y eso no tiene nada que ver.

Para Dios humildad es actitud de aprendizaje .

A todos los que tengan actitud de aprendizaje Yo les daré el éxito; pero los que no la tengan o sean orgullosos, los quebrantaré”, dijo Jesús.

Dios mira de lejos al soberbio; el orgullo es la capacidad de creer saberlo todo.
La gente que “sabe todo”, que “tiene las cosas claras” y no tiene actitud de aprendizaje Dios lo quebrantará, y de acuerdo a su conducta, accionará: “si me humillo, Él me exalta; si me exalto, Él me humilla.”

Aprendizaje es el camino al éxito.

Jesús dijo: “ A todo el que es humilde de corazón le daré la tierra
1° de Pedro : “ Dios da gracia al humilde ”, o sea una atracción especial.
Pedro nos dice que tenemos que vestirnos de humildad cada día, con una actitud de aprendizaje.

Hay cinco lugares para aprender:

1° La gente difícil me enseña a ser un gran líder.
Es el mejor entrenamiento, Dios pondrá alguien difícil para que aprendas y te exaltará; pero si no querés aprender, te humillará.

¿Alguna vez hablaste con una persona mal de otra y se lo contó? Entonces, aprendiste a no hablar mal de nadie y te traerá éxito.

¿Tuviste un amigo “del alma”, pegajoso, cerrado, que se transformó en tu peor enemigo? Aprendiste que no debes hacer vínculos pegajosos con nadie.

¿Aprendiste cuando tu pareja te celaba y decía: “no te vistas así”, “no te juntes con ésta” y terminó destrozando tu cara? ¿O no asimilaste la lección y vas a elegir a otro que te trate igual?

La gente difícil es el mejor aprendizaje si tenemos la actitud correcta.

2° La gente humilde aprende de las maldades.
Muchos fuimos criados como en un cristal y pensamos que la gente es buena, que todos los que hablaban de Dios y tenían una Biblia eran los ungidos de Jehová, y todo cartel diciendo “Iglesia cristiana” lo era en verdad.

Compré un libro en España, llamado “La estrategia de las ratas. Cómo sobrevivir en su empresa y destruir a todos” y dice:

- Olfatee los miedos de sus oponentes y, cuando no lo esperen, atáquelos.
- Meta culpa, sea meloso, haga llorar, dé lastima, es la mejor manera de manipular.
- Triangule lo más posible, cree problemas con la gente, lleve y traiga, haga que los demás se peleen y usted quede como la víctima.
- Finja ser un amigo y sea un espía, junte información, y cuando le descubra el talón de Aquiles péguele hasta matarlo.

Debemos aprender de la maldad para no practicarla, o recibiremos lo mismo.

Alguien me decía que el problema de los cristianos es su ingenuidad, creemos que todos son buenos, ponemos la otra mejilla, perdonamos, bendecimos pero no accionamos.

La Biblia nos enseña las características de un manipulador, cómo actúa un psicópata, mentiroso y malo.
Salomón lo describe magistralmente en Proverbios y debemos aprender a poner límite a lo malo y no permitir que las injusticias nos lleguen.

Mía es la venganza ”, dice el Señor, no dice: “perdonalo, que yo también lo perdono” sino “ Perdonalo y Yo haré venganza.”

3° El humilde aprende de los errores de los demás.
El inteligente aprende de sus errores pero el sabio de los errores de los demás.

Los demás están puestos por Dios para que aprendamos.

Años atrás nos reunimos con un pastor y le preguntamos por qué se había quebrado el ministerio que él lideraba, qué es lo que falló y qué no; porque los errores del otro no son para condenar ni juzgar sino para aprender.

David, Abraham, Noé, todos, están puestos para que aprendamos de sus errores.

4° El humilde aprende de sus mentores.
El mentor nos enseña para que no pasemos por el error y ve el futuro que no vimos; no es fácil tener un mentor que puede decirnos algo que nos moleste, pero él está en el lugar donde nos gustaría estar en el futuro y nos hablará de lo que aún no vimos, ahorrándonos dolores de cabeza. Por eso debemos tener un espíritu enseñable.

Un mentor nos sacará del don (lo que nos gusta hacer) para meternos en el llamado.

Sansón fue llamado para ser juez y nunca juzgó a nadie, porque se movió en el don que era su fuerza. Dios llamó a Samuel para ser juez y jamás juzgó a nadie, porque se dedicó a ungir gente. Dios te sacará del don y colocará en la tarea.

La diferencia está en que, con el don hacemos lo que nos gusta pero en la tarea cumplimos el sueño de Dios.

Un mentor me enseñará sin dolor y me transportará al futuro.

Cuantas más culpas tengamos en el corazón, a menos mentores oiremos porque la culpa dice: “Debés sufrir.”

Por ejemplo, lo mismo que a nosotros nos prohibieron no se lo permitimos a nuestros hijos: “No hagas eso”, “No vayas, no te conviene”, porque fuimos castrados por nuestro padres y es lo que trasmitimos.

Un mentor no está para impactarnos sino para que aprendamos de él, por eso tiene que ser lo suficientemente grande y poderoso para generar un malestar que te empuje, te motive y haga avanzar.

5° La gente inteligente tiene un espíritu enseñable y aprende del Señor.
La humildad siempre va por dos vías: hacia Dios y hacia la gente.

Debemos aprender de Dios y para eso hay que tener un corazón sensible, de lo contrario aunque lea la Palabra y escuche, expresaré: “Mmm, es muy interesante”

Cada vez que abrimos la Biblia podemos hacerlo con una actitud: o leer un libro, o para encontrarnos con una persona.

Un Dios es de impacto levantará una iglesia de impacto.

Dios llamó a Moisés en la montaña a través de un arbusto que ardía y no se consumía. Luego le dijo: “Moisés, ¿qué tienes en la mano?
-“Una vara.”
–“Suéltalo”, le dijo. Y al soltarlo se convirtió en una víbora que persiguió.

1° Enseñanza:

Todo lo que tenemos en la mano está muerto y al soltarlo cobra vida para Dios.

Dios lo pide, lo usa y devuelve multiplicado.

Un día Jesús le dijo: “Pedro, ¿me prestas tu barco?” Jesús predicó desde allí, luego se lo devolvió y le dijo: “Boga mar adentro y tira la red”, y al recogerla se rompía por la gran cantidad de peces.

Tu vida en tus manos es como un palo muerto pero suelta en Dios tendrá Su vida.

Cuando Dios pide algo es porque te dará, y cuando te da, te pedirá. Empezás a tener vida cuando la soltás pero al tomarla vendrá la locura.

Dios durmió a Adán y le sacó una costilla, o sea: le pidió, lo usó y le devolvió en Eva.

Dios quiere usar nuestra vida y devolverla en bendición.

La vara era la identidad de Moisés, su trabajo (porque era pastor), su riqueza, el símbolo donde había puesto todo su dinero (las ovejas); era su poder porque le servía para contarlas en el camino.

La vara es tu poder, tu riqueza, tu identidad, si lo sueltas tendrá vida y volverá bendecida.

2° Enseñanza:
Dios le dijo a Moisés que pusiera su mano en el corazón y la sacó leprosa.
La mano es un símbolo del “Hacer” y el corazón de “Ser”.
Cuando tu “ser” está harto, tu “hacer” también; si tu corazón tiene envidia, todo lo que construyas tendrá espíritu de envidia; si hay engaño todo tendrá espíritu de engaño; y si tu corazón está sano, todo lo que edifiques será sano.

El Señor le dijo a Moisés:
1° Señal : Te bendeciré, ungiré, multiplicaré, e irás con ese testimonio delante de Faraón que te verá bendecido y, si no te escucha, le mostrarás tu corazón sano en medio de las pruebas, de la miseria, de la dificultad y todo lo que hagas te saldrá bien.

2° Señal : Dios restaurará el gozo, la alegría, y verán que estás sano y has cambiado con poder.
Cuanta más resistencia, más presión y más fortalecido.
No importa que siempre tengas pruebas porque el enemigo no sabe que estarás más fuerte y tu corazón sano.

Dios le dio a Moisés un Plan “B”: tu corazón está sano, contento y seguís para adelante. Y si no responde al plan “B”, habrá un plan “C”: tomarás las aguas del Nilo, las tirarás sobre la tierra y se convertirán en sangre.

Plan “C” = milagros de autoridad.

Dios trabaja así:
1°- Te dirán, “Cada vez que hablo con vos siento paz, Dios te oye, orá por mí”. Esa gente entrará en su primera prueba.
2°- Otros no entenderán pero verán tu corazón sano y dirán: ¿Qué es lo que te pasa que estás cambiado?
3°- Otros no verán ni lo primero ni lo segundo, Dios te dio poder para que en Su nombre conviertas el agua en sangre, lo que tiene vida se haga muerte y la muerte se haga vida, tendrás autoridad de atar y desatar en el nombre del Señor.

Moisés le preguntó: “Señor, ¿en nombre de quién iré?

Y Dios respondió: “En mi nombre”.
Le dio poder a Moisés que vio a la gente sufriendo, golpeada y sin Dios, y le dijo: “El dolor que viste, Yo también lo vi.”

3º Enseñanza :
El tamaño del amor hacia la gente es la dimensión de las bendiciones que Dios te dará.

Dios es de multitudes y sus misericordias serán multitudes también. Le dijo a Abraham que contara las estrellas y tal sería su descendencia: una multitud. Dios ama a las multitudes.

Mucha gente tiene corazón pequeño y en él esta su familia, dos o tres amigos, los que conoce, ora sólo por ellos, pero los que tiene un corazón grande pusieron allí la ciudad.

Dios me dijo que ensanchará mi corazón porque me daría más gente .

Y me llevó a leer el salmo 72 donde Salomón le dijo a Dios: “ Dame todas las riquezas, que los reyes se inclinen a mí, que lleguen de Sabá y traigan finanzas, que mi nombre sea puesto en alto y nadie se olvide de mí como del sol y la luna; dame fuerzas, la autoridad y poder sobre los grandes.”

Yo pensaba que Salomón estaba loco pero en la segunda mitad del salmo dice: “ Dame autoridad para que se la de a los que no la tienen, riquezas para ayudar a los pobres, unción para llevar al cautivo.”

Y Dios se lo dio, porque siempre va a respaldar la oración que hagamos para dar a la gente cosas grandes.

Moisés fue el líder más grande de toda la historia, en su corazón pequeño vio maltratar a un hebreo, escuchó su clamor, y se desgarró.

Cuando nuestro corazón es chico, Dios tiene que rasgarlo para poner lo que Él está sintiendo, y si amamos lo que Dios ama recibirás bendición, tu corazón sanará y obtendrás poder para cambiar el agua en sangre como Moisés.

Nehemías no tenía problemas económicos, era mozo del rey, estaba tranquilo y se enteró de que su ciudad estaba destruida, la gente deshecha y se sentó a llorar, a hacer duelo. Entonces Dios le dijo: “Estás sintiendo mi dolor, la misma tristeza, viendo a los que no tienen esperanza, por eso te usaré para que lo resolvamos juntos.

David vio a un gigante maldiciendo al pueblo y dijo: ¡Basta! ¡No aguanto más! Y Dios le dijo: “Estás sintiendo lo mismo, yo, tampoco aguanto más, te llamaré para que lo quiebres en mi nombre.”
Jesús habló a una multitud el Sermón del Monte; entre una multitud, cuatro amigos bajaron a un paralítico por el techo donde estaba Jesús y lo sanó; entre la multitud una mujer con cáncer vaginal fue sanada y una niña resucitada.
La iglesia de avivamiento nació entre la multitud para moverse en la ciudad, y no entre cuatro paredes.
En el Siglo III se inventó lo de las cuatro paredes y mostrar dentro de ellas los dones de la iglesia, de esa manera nos robaron el llamado para meternos en el don.
Pablo escribió a los corintios: “ Ustedes se pelean por los dones, por lo que les gusta, pero lo importante es lo que Dios quiere.

Que podamos ver lo que Dios ve, que la gente sin Dios entre en nuestro corazón y la veamos tal como Dios.
Que puedas ver a tu familia sana, bendecida, prosperada, a los conocidos y a los desconocidos, adorando al Señor, porque es lo que Dios está viendo.
Que tu corazón pueda ensancharse y dejar de pensar en sí mismo para ganar gente para Jesucristo y Él te diga: Por cuanto ensanchaste tu corazón, ensancharé la multitud de mis bendiciones sobre tu vida.

Por Bernardo Stamateas

Cuando Dios te da el Exito

Éxodo 4:2-9; San Mateo 23:12

- El humilde siempre tiene éxito.
“El que se humilla será exaltado ”, dijo Jesús. Dios no tendrá problemas en exaltarte, siempre y cuando, haya humildad.

Humildad no es ser bien educado, no es saludar (eso es buenas costumbres), no es ser pobre (el que vive en una villa o no tiene trabajo o no estudió).
Humildad no tiene nada que ver con riqueza o pobreza, con auto-desprecio (“Escribió un libro y le puso “NN” para no figurar, puso siervo de Jehová Altísimo”), con estima, con inseguridad ni con determinadas tareas.

En Méjico vi un millonario baldeando el piso y una persona me dijo: “Ese que está lavando el piso es multimillonario, ¡qué humilde!”, y eso no tiene nada que ver.

Para Dios humildad es actitud de aprendizaje .

A todos los que tengan actitud de aprendizaje Yo les daré el éxito; pero los que no la tengan o sean orgullosos, los quebrantaré”, dijo Jesús.

Dios mira de lejos al soberbio; el orgullo es la capacidad de creer saberlo todo.
La gente que “sabe todo”, que “tiene las cosas claras” y no tiene actitud de aprendizaje Dios lo quebrantará, y de acuerdo a su conducta, accionará: “si me humillo, Él me exalta; si me exalto, Él me humilla.”

Aprendizaje es el camino al éxito.

Jesús dijo: “ A todo el que es humilde de corazón le daré la tierra
1° de Pedro : “ Dios da gracia al humilde ”, o sea una atracción especial.
Pedro nos dice que tenemos que vestirnos de humildad cada día, con una actitud de aprendizaje.

Hay cinco lugares para aprender:

1° La gente difícil me enseña a ser un gran líder.
Es el mejor entrenamiento, Dios pondrá alguien difícil para que aprendas y te exaltará; pero si no querés aprender, te humillará.

¿Alguna vez hablaste con una persona mal de otra y se lo contó? Entonces, aprendiste a no hablar mal de nadie y te traerá éxito.

¿Tuviste un amigo “del alma”, pegajoso, cerrado, que se transformó en tu peor enemigo? Aprendiste que no debes hacer vínculos pegajosos con nadie.

¿Aprendiste cuando tu pareja te celaba y decía: “no te vistas así”, “no te juntes con ésta” y terminó destrozando tu cara? ¿O no asimilaste la lección y vas a elegir a otro que te trate igual?

La gente difícil es el mejor aprendizaje si tenemos la actitud correcta.

2° La gente humilde aprende de las maldades.
Muchos fuimos criados como en un cristal y pensamos que la gente es buena, que todos los que hablaban de Dios y tenían una Biblia eran los ungidos de Jehová, y todo cartel diciendo “Iglesia cristiana” lo era en verdad.

Compré un libro en España, llamado “La estrategia de las ratas. Cómo sobrevivir en su empresa y destruir a todos” y dice:

- Olfatee los miedos de sus oponentes y, cuando no lo esperen, atáquelos.
- Meta culpa, sea meloso, haga llorar, dé lastima, es la mejor manera de manipular.
- Triangule lo más posible, cree problemas con la gente, lleve y traiga, haga que los demás se peleen y usted quede como la víctima.
- Finja ser un amigo y sea un espía, junte información, y cuando le descubra el talón de Aquiles péguele hasta matarlo.

Debemos aprender de la maldad para no practicarla, o recibiremos lo mismo.

Alguien me decía que el problema de los cristianos es su ingenuidad, creemos que todos son buenos, ponemos la otra mejilla, perdonamos, bendecimos pero no accionamos.

La Biblia nos enseña las características de un manipulador, cómo actúa un psicópata, mentiroso y malo.
Salomón lo describe magistralmente en Proverbios y debemos aprender a poner límite a lo malo y no permitir que las injusticias nos lleguen.

Mía es la venganza ”, dice el Señor, no dice: “perdonalo, que yo también lo perdono” sino “ Perdonalo y Yo haré venganza.”

3° El humilde aprende de los errores de los demás.
El inteligente aprende de sus errores pero el sabio de los errores de los demás.

Los demás están puestos por Dios para que aprendamos.

Años atrás nos reunimos con un pastor y le preguntamos por qué se había quebrado el ministerio que él lideraba, qué es lo que falló y qué no; porque los errores del otro no son para condenar ni juzgar sino para aprender.

David, Abraham, Noé, todos, están puestos para que aprendamos de sus errores.

4° El humilde aprende de sus mentores.
El mentor nos enseña para que no pasemos por el error y ve el futuro que no vimos; no es fácil tener un mentor que puede decirnos algo que nos moleste, pero él está en el lugar donde nos gustaría estar en el futuro y nos hablará de lo que aún no vimos, ahorrándonos dolores de cabeza. Por eso debemos tener un espíritu enseñable.

Un mentor nos sacará del don (lo que nos gusta hacer) para meternos en el llamado.

Sansón fue llamado para ser juez y nunca juzgó a nadie, porque se movió en el don que era su fuerza. Dios llamó a Samuel para ser juez y jamás juzgó a nadie, porque se dedicó a ungir gente. Dios te sacará del don y colocará en la tarea.

La diferencia está en que, con el don hacemos lo que nos gusta pero en la tarea cumplimos el sueño de Dios.

Un mentor me enseñará sin dolor y me transportará al futuro.

Cuantas más culpas tengamos en el corazón, a menos mentores oiremos porque la culpa dice: “Debés sufrir.”

Por ejemplo, lo mismo que a nosotros nos prohibieron no se lo permitimos a nuestros hijos: “No hagas eso”, “No vayas, no te conviene”, porque fuimos castrados por nuestro padres y es lo que trasmitimos.

Un mentor no está para impactarnos sino para que aprendamos de él, por eso tiene que ser lo suficientemente grande y poderoso para generar un malestar que te empuje, te motive y haga avanzar.

5° La gente inteligente tiene un espíritu enseñable y aprende del Señor.
La humildad siempre va por dos vías: hacia Dios y hacia la gente.

Debemos aprender de Dios y para eso hay que tener un corazón sensible, de lo contrario aunque lea la Palabra y escuche, expresaré: “Mmm, es muy interesante”

Cada vez que abrimos la Biblia podemos hacerlo con una actitud: o leer un libro, o para encontrarnos con una persona.

Un Dios es de impacto levantará una iglesia de impacto.

Dios llamó a Moisés en la montaña a través de un arbusto que ardía y no se consumía. Luego le dijo: “Moisés, ¿qué tienes en la mano?
-“Una vara.”
–“Suéltalo”, le dijo. Y al soltarlo se convirtió en una víbora que persiguió.

1° Enseñanza:

Todo lo que tenemos en la mano está muerto y al soltarlo cobra vida para Dios.

Dios lo pide, lo usa y devuelve multiplicado.

Un día Jesús le dijo: “Pedro, ¿me prestas tu barco?” Jesús predicó desde allí, luego se lo devolvió y le dijo: “Boga mar adentro y tira la red”, y al recogerla se rompía por la gran cantidad de peces.

Tu vida en tus manos es como un palo muerto pero suelta en Dios tendrá Su vida.

Cuando Dios pide algo es porque te dará, y cuando te da, te pedirá. Empezás a tener vida cuando la soltás pero al tomarla vendrá la locura.

Dios durmió a Adán y le sacó una costilla, o sea: le pidió, lo usó y le devolvió en Eva.

Dios quiere usar nuestra vida y devolverla en bendición.

La vara era la identidad de Moisés, su trabajo (porque era pastor), su riqueza, el símbolo donde había puesto todo su dinero (las ovejas); era su poder porque le servía para contarlas en el camino.

La vara es tu poder, tu riqueza, tu identidad, si lo sueltas tendrá vida y volverá bendecida.

2° Enseñanza:
Dios le dijo a Moisés que pusiera su mano en el corazón y la sacó leprosa.
La mano es un símbolo del “Hacer” y el corazón de “Ser”.
Cuando tu “ser” está harto, tu “hacer” también; si tu corazón tiene envidia, todo lo que construyas tendrá espíritu de envidia; si hay engaño todo tendrá espíritu de engaño; y si tu corazón está sano, todo lo que edifiques será sano.

El Señor le dijo a Moisés:
1° Señal : Te bendeciré, ungiré, multiplicaré, e irás con ese testimonio delante de Faraón que te verá bendecido y, si no te escucha, le mostrarás tu corazón sano en medio de las pruebas, de la miseria, de la dificultad y todo lo que hagas te saldrá bien.

2° Señal : Dios restaurará el gozo, la alegría, y verán que estás sano y has cambiado con poder.
Cuanta más resistencia, más presión y más fortalecido.
No importa que siempre tengas pruebas porque el enemigo no sabe que estarás más fuerte y tu corazón sano.

Dios le dio a Moisés un Plan “B”: tu corazón está sano, contento y seguís para adelante. Y si no responde al plan “B”, habrá un plan “C”: tomarás las aguas del Nilo, las tirarás sobre la tierra y se convertirán en sangre.

Plan “C” = milagros de autoridad.

Dios trabaja así:
1°- Te dirán, “Cada vez que hablo con vos siento paz, Dios te oye, orá por mí”. Esa gente entrará en su primera prueba.
2°- Otros no entenderán pero verán tu corazón sano y dirán: ¿Qué es lo que te pasa que estás cambiado?
3°- Otros no verán ni lo primero ni lo segundo, Dios te dio poder para que en Su nombre conviertas el agua en sangre, lo que tiene vida se haga muerte y la muerte se haga vida, tendrás autoridad de atar y desatar en el nombre del Señor.

Moisés le preguntó: “Señor, ¿en nombre de quién iré?

Y Dios respondió: “En mi nombre”.
Le dio poder a Moisés que vio a la gente sufriendo, golpeada y sin Dios, y le dijo: “El dolor que viste, Yo también lo vi.”

3º Enseñanza :
El tamaño del amor hacia la gente es la dimensión de las bendiciones que Dios te dará.

Dios es de multitudes y sus misericordias serán multitudes también. Le dijo a Abraham que contara las estrellas y tal sería su descendencia: una multitud. Dios ama a las multitudes.

Mucha gente tiene corazón pequeño y en él esta su familia, dos o tres amigos, los que conoce, ora sólo por ellos, pero los que tiene un corazón grande pusieron allí la ciudad.

Dios me dijo que ensanchará mi corazón porque me daría más gente .

Y me llevó a leer el salmo 72 donde Salomón le dijo a Dios: “ Dame todas las riquezas, que los reyes se inclinen a mí, que lleguen de Sabá y traigan finanzas, que mi nombre sea puesto en alto y nadie se olvide de mí como del sol y la luna; dame fuerzas, la autoridad y poder sobre los grandes.”

Yo pensaba que Salomón estaba loco pero en la segunda mitad del salmo dice: “ Dame autoridad para que se la de a los que no la tienen, riquezas para ayudar a los pobres, unción para llevar al cautivo.”

Y Dios se lo dio, porque siempre va a respaldar la oración que hagamos para dar a la gente cosas grandes.

Moisés fue el líder más grande de toda la historia, en su corazón pequeño vio maltratar a un hebreo, escuchó su clamor, y se desgarró.

Cuando nuestro corazón es chico, Dios tiene que rasgarlo para poner lo que Él está sintiendo, y si amamos lo que Dios ama recibirás bendición, tu corazón sanará y obtendrás poder para cambiar el agua en sangre como Moisés.

Nehemías no tenía problemas económicos, era mozo del rey, estaba tranquilo y se enteró de que su ciudad estaba destruida, la gente deshecha y se sentó a llorar, a hacer duelo. Entonces Dios le dijo: “Estás sintiendo mi dolor, la misma tristeza, viendo a los que no tienen esperanza, por eso te usaré para que lo resolvamos juntos.

David vio a un gigante maldiciendo al pueblo y dijo: ¡Basta! ¡No aguanto más! Y Dios le dijo: “Estás sintiendo lo mismo, yo, tampoco aguanto más, te llamaré para que lo quiebres en mi nombre.”
Jesús habló a una multitud el Sermón del Monte; entre una multitud, cuatro amigos bajaron a un paralítico por el techo donde estaba Jesús y lo sanó; entre la multitud una mujer con cáncer vaginal fue sanada y una niña resucitada.
La iglesia de avivamiento nació entre la multitud para moverse en la ciudad, y no entre cuatro paredes.
En el Siglo III se inventó lo de las cuatro paredes y mostrar dentro de ellas los dones de la iglesia, de esa manera nos robaron el llamado para meternos en el don.
Pablo escribió a los corintios: “ Ustedes se pelean por los dones, por lo que les gusta, pero lo importante es lo que Dios quiere.

Que podamos ver lo que Dios ve, que la gente sin Dios entre en nuestro corazón y la veamos tal como Dios.
Que puedas ver a tu familia sana, bendecida, prosperada, a los conocidos y a los desconocidos, adorando al Señor, porque es lo que Dios está viendo.
Que tu corazón pueda ensancharse y dejar de pensar en sí mismo para ganar gente para Jesucristo y Él te diga: Por cuanto ensanchaste tu corazón, ensancharé la multitud de mis bendiciones sobre tu vida.

Por Bernardo Stamateas

Cuando Dios te da el Exito

Éxodo 4:2-9; San Mateo 23:12

- El humilde siempre tiene éxito.
“El que se humilla será exaltado ”, dijo Jesús. Dios no tendrá problemas en exaltarte, siempre y cuando, haya humildad.

Humildad no es ser bien educado, no es saludar (eso es buenas costumbres), no es ser pobre (el que vive en una villa o no tiene trabajo o no estudió).
Humildad no tiene nada que ver con riqueza o pobreza, con auto-desprecio (“Escribió un libro y le puso “NN” para no figurar, puso siervo de Jehová Altísimo”), con estima, con inseguridad ni con determinadas tareas.

En Méjico vi un millonario baldeando el piso y una persona me dijo: “Ese que está lavando el piso es multimillonario, ¡qué humilde!”, y eso no tiene nada que ver.

Para Dios humildad es actitud de aprendizaje .

A todos los que tengan actitud de aprendizaje Yo les daré el éxito; pero los que no la tengan o sean orgullosos, los quebrantaré”, dijo Jesús.

Dios mira de lejos al soberbio; el orgullo es la capacidad de creer saberlo todo.
La gente que “sabe todo”, que “tiene las cosas claras” y no tiene actitud de aprendizaje Dios lo quebrantará, y de acuerdo a su conducta, accionará: “si me humillo, Él me exalta; si me exalto, Él me humilla.”

Aprendizaje es el camino al éxito.

Jesús dijo: “ A todo el que es humilde de corazón le daré la tierra
1° de Pedro : “ Dios da gracia al humilde ”, o sea una atracción especial.
Pedro nos dice que tenemos que vestirnos de humildad cada día, con una actitud de aprendizaje.

Hay cinco lugares para aprender:

1° La gente difícil me enseña a ser un gran líder.
Es el mejor entrenamiento, Dios pondrá alguien difícil para que aprendas y te exaltará; pero si no querés aprender, te humillará.

¿Alguna vez hablaste con una persona mal de otra y se lo contó? Entonces, aprendiste a no hablar mal de nadie y te traerá éxito.

¿Tuviste un amigo “del alma”, pegajoso, cerrado, que se transformó en tu peor enemigo? Aprendiste que no debes hacer vínculos pegajosos con nadie.

¿Aprendiste cuando tu pareja te celaba y decía: “no te vistas así”, “no te juntes con ésta” y terminó destrozando tu cara? ¿O no asimilaste la lección y vas a elegir a otro que te trate igual?

La gente difícil es el mejor aprendizaje si tenemos la actitud correcta.

2° La gente humilde aprende de las maldades.
Muchos fuimos criados como en un cristal y pensamos que la gente es buena, que todos los que hablaban de Dios y tenían una Biblia eran los ungidos de Jehová, y todo cartel diciendo “Iglesia cristiana” lo era en verdad.

Compré un libro en España, llamado “La estrategia de las ratas. Cómo sobrevivir en su empresa y destruir a todos” y dice:

- Olfatee los miedos de sus oponentes y, cuando no lo esperen, atáquelos.
- Meta culpa, sea meloso, haga llorar, dé lastima, es la mejor manera de manipular.
- Triangule lo más posible, cree problemas con la gente, lleve y traiga, haga que los demás se peleen y usted quede como la víctima.
- Finja ser un amigo y sea un espía, junte información, y cuando le descubra el talón de Aquiles péguele hasta matarlo.

Debemos aprender de la maldad para no practicarla, o recibiremos lo mismo.

Alguien me decía que el problema de los cristianos es su ingenuidad, creemos que todos son buenos, ponemos la otra mejilla, perdonamos, bendecimos pero no accionamos.

La Biblia nos enseña las características de un manipulador, cómo actúa un psicópata, mentiroso y malo.
Salomón lo describe magistralmente en Proverbios y debemos aprender a poner límite a lo malo y no permitir que las injusticias nos lleguen.

Mía es la venganza ”, dice el Señor, no dice: “perdonalo, que yo también lo perdono” sino “ Perdonalo y Yo haré venganza.”

3° El humilde aprende de los errores de los demás.
El inteligente aprende de sus errores pero el sabio de los errores de los demás.

Los demás están puestos por Dios para que aprendamos.

Años atrás nos reunimos con un pastor y le preguntamos por qué se había quebrado el ministerio que él lideraba, qué es lo que falló y qué no; porque los errores del otro no son para condenar ni juzgar sino para aprender.

David, Abraham, Noé, todos, están puestos para que aprendamos de sus errores.

4° El humilde aprende de sus mentores.
El mentor nos enseña para que no pasemos por el error y ve el futuro que no vimos; no es fácil tener un mentor que puede decirnos algo que nos moleste, pero él está en el lugar donde nos gustaría estar en el futuro y nos hablará de lo que aún no vimos, ahorrándonos dolores de cabeza. Por eso debemos tener un espíritu enseñable.

Un mentor nos sacará del don (lo que nos gusta hacer) para meternos en el llamado.

Sansón fue llamado para ser juez y nunca juzgó a nadie, porque se movió en el don que era su fuerza. Dios llamó a Samuel para ser juez y jamás juzgó a nadie, porque se dedicó a ungir gente. Dios te sacará del don y colocará en la tarea.

La diferencia está en que, con el don hacemos lo que nos gusta pero en la tarea cumplimos el sueño de Dios.

Un mentor me enseñará sin dolor y me transportará al futuro.

Cuantas más culpas tengamos en el corazón, a menos mentores oiremos porque la culpa dice: “Debés sufrir.”

Por ejemplo, lo mismo que a nosotros nos prohibieron no se lo permitimos a nuestros hijos: “No hagas eso”, “No vayas, no te conviene”, porque fuimos castrados por nuestro padres y es lo que trasmitimos.

Un mentor no está para impactarnos sino para que aprendamos de él, por eso tiene que ser lo suficientemente grande y poderoso para generar un malestar que te empuje, te motive y haga avanzar.

5° La gente inteligente tiene un espíritu enseñable y aprende del Señor.
La humildad siempre va por dos vías: hacia Dios y hacia la gente.

Debemos aprender de Dios y para eso hay que tener un corazón sensible, de lo contrario aunque lea la Palabra y escuche, expresaré: “Mmm, es muy interesante”

Cada vez que abrimos la Biblia podemos hacerlo con una actitud: o leer un libro, o para encontrarnos con una persona.

Un Dios es de impacto levantará una iglesia de impacto.

Dios llamó a Moisés en la montaña a través de un arbusto que ardía y no se consumía. Luego le dijo: “Moisés, ¿qué tienes en la mano?
-“Una vara.”
–“Suéltalo”, le dijo. Y al soltarlo se convirtió en una víbora que persiguió.

1° Enseñanza:

Todo lo que tenemos en la mano está muerto y al soltarlo cobra vida para Dios.

Dios lo pide, lo usa y devuelve multiplicado.

Un día Jesús le dijo: “Pedro, ¿me prestas tu barco?” Jesús predicó desde allí, luego se lo devolvió y le dijo: “Boga mar adentro y tira la red”, y al recogerla se rompía por la gran cantidad de peces.

Tu vida en tus manos es como un palo muerto pero suelta en Dios tendrá Su vida.

Cuando Dios pide algo es porque te dará, y cuando te da, te pedirá. Empezás a tener vida cuando la soltás pero al tomarla vendrá la locura.

Dios durmió a Adán y le sacó una costilla, o sea: le pidió, lo usó y le devolvió en Eva.

Dios quiere usar nuestra vida y devolverla en bendición.

La vara era la identidad de Moisés, su trabajo (porque era pastor), su riqueza, el símbolo donde había puesto todo su dinero (las ovejas); era su poder porque le servía para contarlas en el camino.

La vara es tu poder, tu riqueza, tu identidad, si lo sueltas tendrá vida y volverá bendecida.

2° Enseñanza:
Dios le dijo a Moisés que pusiera su mano en el corazón y la sacó leprosa.
La mano es un símbolo del “Hacer” y el corazón de “Ser”.
Cuando tu “ser” está harto, tu “hacer” también; si tu corazón tiene envidia, todo lo que construyas tendrá espíritu de envidia; si hay engaño todo tendrá espíritu de engaño; y si tu corazón está sano, todo lo que edifiques será sano.

El Señor le dijo a Moisés:
1° Señal : Te bendeciré, ungiré, multiplicaré, e irás con ese testimonio delante de Faraón que te verá bendecido y, si no te escucha, le mostrarás tu corazón sano en medio de las pruebas, de la miseria, de la dificultad y todo lo que hagas te saldrá bien.

2° Señal : Dios restaurará el gozo, la alegría, y verán que estás sano y has cambiado con poder.
Cuanta más resistencia, más presión y más fortalecido.
No importa que siempre tengas pruebas porque el enemigo no sabe que estarás más fuerte y tu corazón sano.

Dios le dio a Moisés un Plan “B”: tu corazón está sano, contento y seguís para adelante. Y si no responde al plan “B”, habrá un plan “C”: tomarás las aguas del Nilo, las tirarás sobre la tierra y se convertirán en sangre.

Plan “C” = milagros de autoridad.

Dios trabaja así:
1°- Te dirán, “Cada vez que hablo con vos siento paz, Dios te oye, orá por mí”. Esa gente entrará en su primera prueba.
2°- Otros no entenderán pero verán tu corazón sano y dirán: ¿Qué es lo que te pasa que estás cambiado?
3°- Otros no verán ni lo primero ni lo segundo, Dios te dio poder para que en Su nombre conviertas el agua en sangre, lo que tiene vida se haga muerte y la muerte se haga vida, tendrás autoridad de atar y desatar en el nombre del Señor.

Moisés le preguntó: “Señor, ¿en nombre de quién iré?

Y Dios respondió: “En mi nombre”.
Le dio poder a Moisés que vio a la gente sufriendo, golpeada y sin Dios, y le dijo: “El dolor que viste, Yo también lo vi.”

3º Enseñanza :
El tamaño del amor hacia la gente es la dimensión de las bendiciones que Dios te dará.

Dios es de multitudes y sus misericordias serán multitudes también. Le dijo a Abraham que contara las estrellas y tal sería su descendencia: una multitud. Dios ama a las multitudes.

Mucha gente tiene corazón pequeño y en él esta su familia, dos o tres amigos, los que conoce, ora sólo por ellos, pero los que tiene un corazón grande pusieron allí la ciudad.

Dios me dijo que ensanchará mi corazón porque me daría más gente .

Y me llevó a leer el salmo 72 donde Salomón le dijo a Dios: “ Dame todas las riquezas, que los reyes se inclinen a mí, que lleguen de Sabá y traigan finanzas, que mi nombre sea puesto en alto y nadie se olvide de mí como del sol y la luna; dame fuerzas, la autoridad y poder sobre los grandes.”

Yo pensaba que Salomón estaba loco pero en la segunda mitad del salmo dice: “ Dame autoridad para que se la de a los que no la tienen, riquezas para ayudar a los pobres, unción para llevar al cautivo.”

Y Dios se lo dio, porque siempre va a respaldar la oración que hagamos para dar a la gente cosas grandes.

Moisés fue el líder más grande de toda la historia, en su corazón pequeño vio maltratar a un hebreo, escuchó su clamor, y se desgarró.

Cuando nuestro corazón es chico, Dios tiene que rasgarlo para poner lo que Él está sintiendo, y si amamos lo que Dios ama recibirás bendición, tu corazón sanará y obtendrás poder para cambiar el agua en sangre como Moisés.

Nehemías no tenía problemas económicos, era mozo del rey, estaba tranquilo y se enteró de que su ciudad estaba destruida, la gente deshecha y se sentó a llorar, a hacer duelo. Entonces Dios le dijo: “Estás sintiendo mi dolor, la misma tristeza, viendo a los que no tienen esperanza, por eso te usaré para que lo resolvamos juntos.

David vio a un gigante maldiciendo al pueblo y dijo: ¡Basta! ¡No aguanto más! Y Dios le dijo: “Estás sintiendo lo mismo, yo, tampoco aguanto más, te llamaré para que lo quiebres en mi nombre.”
Jesús habló a una multitud el Sermón del Monte; entre una multitud, cuatro amigos bajaron a un paralítico por el techo donde estaba Jesús y lo sanó; entre la multitud una mujer con cáncer vaginal fue sanada y una niña resucitada.
La iglesia de avivamiento nació entre la multitud para moverse en la ciudad, y no entre cuatro paredes.
En el Siglo III se inventó lo de las cuatro paredes y mostrar dentro de ellas los dones de la iglesia, de esa manera nos robaron el llamado para meternos en el don.
Pablo escribió a los corintios: “ Ustedes se pelean por los dones, por lo que les gusta, pero lo importante es lo que Dios quiere.

Que podamos ver lo que Dios ve, que la gente sin Dios entre en nuestro corazón y la veamos tal como Dios.
Que puedas ver a tu familia sana, bendecida, prosperada, a los conocidos y a los desconocidos, adorando al Señor, porque es lo que Dios está viendo.
Que tu corazón pueda ensancharse y dejar de pensar en sí mismo para ganar gente para Jesucristo y Él te diga: Por cuanto ensanchaste tu corazón, ensancharé la multitud de mis bendiciones sobre tu vida.

Por Bernardo Stamateas

Cuando Dios te da el Exito

Éxodo 4:2-9; San Mateo 23:12

- El humilde siempre tiene éxito.
“El que se humilla será exaltado ”, dijo Jesús. Dios no tendrá problemas en exaltarte, siempre y cuando, haya humildad.

Humildad no es ser bien educado, no es saludar (eso es buenas costumbres), no es ser pobre (el que vive en una villa o no tiene trabajo o no estudió).
Humildad no tiene nada que ver con riqueza o pobreza, con auto-desprecio (“Escribió un libro y le puso “NN” para no figurar, puso siervo de Jehová Altísimo”), con estima, con inseguridad ni con determinadas tareas.

En Méjico vi un millonario baldeando el piso y una persona me dijo: “Ese que está lavando el piso es multimillonario, ¡qué humilde!”, y eso no tiene nada que ver.

Para Dios humildad es actitud de aprendizaje .

A todos los que tengan actitud de aprendizaje Yo les daré el éxito; pero los que no la tengan o sean orgullosos, los quebrantaré”, dijo Jesús.

Dios mira de lejos al soberbio; el orgullo es la capacidad de creer saberlo todo.
La gente que “sabe todo”, que “tiene las cosas claras” y no tiene actitud de aprendizaje Dios lo quebrantará, y de acuerdo a su conducta, accionará: “si me humillo, Él me exalta; si me exalto, Él me humilla.”

Aprendizaje es el camino al éxito.

Jesús dijo: “ A todo el que es humilde de corazón le daré la tierra
1° de Pedro : “ Dios da gracia al humilde ”, o sea una atracción especial.
Pedro nos dice que tenemos que vestirnos de humildad cada día, con una actitud de aprendizaje.

Hay cinco lugares para aprender:

1° La gente difícil me enseña a ser un gran líder.
Es el mejor entrenamiento, Dios pondrá alguien difícil para que aprendas y te exaltará; pero si no querés aprender, te humillará.

¿Alguna vez hablaste con una persona mal de otra y se lo contó? Entonces, aprendiste a no hablar mal de nadie y te traerá éxito.

¿Tuviste un amigo “del alma”, pegajoso, cerrado, que se transformó en tu peor enemigo? Aprendiste que no debes hacer vínculos pegajosos con nadie.

¿Aprendiste cuando tu pareja te celaba y decía: “no te vistas así”, “no te juntes con ésta” y terminó destrozando tu cara? ¿O no asimilaste la lección y vas a elegir a otro que te trate igual?

La gente difícil es el mejor aprendizaje si tenemos la actitud correcta.

2° La gente humilde aprende de las maldades.
Muchos fuimos criados como en un cristal y pensamos que la gente es buena, que todos los que hablaban de Dios y tenían una Biblia eran los ungidos de Jehová, y todo cartel diciendo “Iglesia cristiana” lo era en verdad.

Compré un libro en España, llamado “La estrategia de las ratas. Cómo sobrevivir en su empresa y destruir a todos” y dice:

- Olfatee los miedos de sus oponentes y, cuando no lo esperen, atáquelos.
- Meta culpa, sea meloso, haga llorar, dé lastima, es la mejor manera de manipular.
- Triangule lo más posible, cree problemas con la gente, lleve y traiga, haga que los demás se peleen y usted quede como la víctima.
- Finja ser un amigo y sea un espía, junte información, y cuando le descubra el talón de Aquiles péguele hasta matarlo.

Debemos aprender de la maldad para no practicarla, o recibiremos lo mismo.

Alguien me decía que el problema de los cristianos es su ingenuidad, creemos que todos son buenos, ponemos la otra mejilla, perdonamos, bendecimos pero no accionamos.

La Biblia nos enseña las características de un manipulador, cómo actúa un psicópata, mentiroso y malo.
Salomón lo describe magistralmente en Proverbios y debemos aprender a poner límite a lo malo y no permitir que las injusticias nos lleguen.

Mía es la venganza ”, dice el Señor, no dice: “perdonalo, que yo también lo perdono” sino “ Perdonalo y Yo haré venganza.”

3° El humilde aprende de los errores de los demás.
El inteligente aprende de sus errores pero el sabio de los errores de los demás.

Los demás están puestos por Dios para que aprendamos.

Años atrás nos reunimos con un pastor y le preguntamos por qué se había quebrado el ministerio que él lideraba, qué es lo que falló y qué no; porque los errores del otro no son para condenar ni juzgar sino para aprender.

David, Abraham, Noé, todos, están puestos para que aprendamos de sus errores.

4° El humilde aprende de sus mentores.
El mentor nos enseña para que no pasemos por el error y ve el futuro que no vimos; no es fácil tener un mentor que puede decirnos algo que nos moleste, pero él está en el lugar donde nos gustaría estar en el futuro y nos hablará de lo que aún no vimos, ahorrándonos dolores de cabeza. Por eso debemos tener un espíritu enseñable.

Un mentor nos sacará del don (lo que nos gusta hacer) para meternos en el llamado.

Sansón fue llamado para ser juez y nunca juzgó a nadie, porque se movió en el don que era su fuerza. Dios llamó a Samuel para ser juez y jamás juzgó a nadie, porque se dedicó a ungir gente. Dios te sacará del don y colocará en la tarea.

La diferencia está en que, con el don hacemos lo que nos gusta pero en la tarea cumplimos el sueño de Dios.

Un mentor me enseñará sin dolor y me transportará al futuro.

Cuantas más culpas tengamos en el corazón, a menos mentores oiremos porque la culpa dice: “Debés sufrir.”

Por ejemplo, lo mismo que a nosotros nos prohibieron no se lo permitimos a nuestros hijos: “No hagas eso”, “No vayas, no te conviene”, porque fuimos castrados por nuestro padres y es lo que trasmitimos.

Un mentor no está para impactarnos sino para que aprendamos de él, por eso tiene que ser lo suficientemente grande y poderoso para generar un malestar que te empuje, te motive y haga avanzar.

5° La gente inteligente tiene un espíritu enseñable y aprende del Señor.
La humildad siempre va por dos vías: hacia Dios y hacia la gente.

Debemos aprender de Dios y para eso hay que tener un corazón sensible, de lo contrario aunque lea la Palabra y escuche, expresaré: “Mmm, es muy interesante”

Cada vez que abrimos la Biblia podemos hacerlo con una actitud: o leer un libro, o para encontrarnos con una persona.

Un Dios es de impacto levantará una iglesia de impacto.

Dios llamó a Moisés en la montaña a través de un arbusto que ardía y no se consumía. Luego le dijo: “Moisés, ¿qué tienes en la mano?
-“Una vara.”
–“Suéltalo”, le dijo. Y al soltarlo se convirtió en una víbora que persiguió.

1° Enseñanza:

Todo lo que tenemos en la mano está muerto y al soltarlo cobra vida para Dios.

Dios lo pide, lo usa y devuelve multiplicado.

Un día Jesús le dijo: “Pedro, ¿me prestas tu barco?” Jesús predicó desde allí, luego se lo devolvió y le dijo: “Boga mar adentro y tira la red”, y al recogerla se rompía por la gran cantidad de peces.

Tu vida en tus manos es como un palo muerto pero suelta en Dios tendrá Su vida.

Cuando Dios pide algo es porque te dará, y cuando te da, te pedirá. Empezás a tener vida cuando la soltás pero al tomarla vendrá la locura.

Dios durmió a Adán y le sacó una costilla, o sea: le pidió, lo usó y le devolvió en Eva.

Dios quiere usar nuestra vida y devolverla en bendición.

La vara era la identidad de Moisés, su trabajo (porque era pastor), su riqueza, el símbolo donde había puesto todo su dinero (las ovejas); era su poder porque le servía para contarlas en el camino.

La vara es tu poder, tu riqueza, tu identidad, si lo sueltas tendrá vida y volverá bendecida.

2° Enseñanza:
Dios le dijo a Moisés que pusiera su mano en el corazón y la sacó leprosa.
La mano es un símbolo del “Hacer” y el corazón de “Ser”.
Cuando tu “ser” está harto, tu “hacer” también; si tu corazón tiene envidia, todo lo que construyas tendrá espíritu de envidia; si hay engaño todo tendrá espíritu de engaño; y si tu corazón está sano, todo lo que edifiques será sano.

El Señor le dijo a Moisés:
1° Señal : Te bendeciré, ungiré, multiplicaré, e irás con ese testimonio delante de Faraón que te verá bendecido y, si no te escucha, le mostrarás tu corazón sano en medio de las pruebas, de la miseria, de la dificultad y todo lo que hagas te saldrá bien.

2° Señal : Dios restaurará el gozo, la alegría, y verán que estás sano y has cambiado con poder.
Cuanta más resistencia, más presión y más fortalecido.
No importa que siempre tengas pruebas porque el enemigo no sabe que estarás más fuerte y tu corazón sano.

Dios le dio a Moisés un Plan “B”: tu corazón está sano, contento y seguís para adelante. Y si no responde al plan “B”, habrá un plan “C”: tomarás las aguas del Nilo, las tirarás sobre la tierra y se convertirán en sangre.

Plan “C” = milagros de autoridad.

Dios trabaja así:
1°- Te dirán, “Cada vez que hablo con vos siento paz, Dios te oye, orá por mí”. Esa gente entrará en su primera prueba.
2°- Otros no entenderán pero verán tu corazón sano y dirán: ¿Qué es lo que te pasa que estás cambiado?
3°- Otros no verán ni lo primero ni lo segundo, Dios te dio poder para que en Su nombre conviertas el agua en sangre, lo que tiene vida se haga muerte y la muerte se haga vida, tendrás autoridad de atar y desatar en el nombre del Señor.

Moisés le preguntó: “Señor, ¿en nombre de quién iré?

Y Dios respondió: “En mi nombre”.
Le dio poder a Moisés que vio a la gente sufriendo, golpeada y sin Dios, y le dijo: “El dolor que viste, Yo también lo vi.”

3º Enseñanza :
El tamaño del amor hacia la gente es la dimensión de las bendiciones que Dios te dará.

Dios es de multitudes y sus misericordias serán multitudes también. Le dijo a Abraham que contara las estrellas y tal sería su descendencia: una multitud. Dios ama a las multitudes.

Mucha gente tiene corazón pequeño y en él esta su familia, dos o tres amigos, los que conoce, ora sólo por ellos, pero los que tiene un corazón grande pusieron allí la ciudad.

Dios me dijo que ensanchará mi corazón porque me daría más gente .

Y me llevó a leer el salmo 72 donde Salomón le dijo a Dios: “ Dame todas las riquezas, que los reyes se inclinen a mí, que lleguen de Sabá y traigan finanzas, que mi nombre sea puesto en alto y nadie se olvide de mí como del sol y la luna; dame fuerzas, la autoridad y poder sobre los grandes.”

Yo pensaba que Salomón estaba loco pero en la segunda mitad del salmo dice: “ Dame autoridad para que se la de a los que no la tienen, riquezas para ayudar a los pobres, unción para llevar al cautivo.”

Y Dios se lo dio, porque siempre va a respaldar la oración que hagamos para dar a la gente cosas grandes.

Moisés fue el líder más grande de toda la historia, en su corazón pequeño vio maltratar a un hebreo, escuchó su clamor, y se desgarró.

Cuando nuestro corazón es chico, Dios tiene que rasgarlo para poner lo que Él está sintiendo, y si amamos lo que Dios ama recibirás bendición, tu corazón sanará y obtendrás poder para cambiar el agua en sangre como Moisés.

Nehemías no tenía problemas económicos, era mozo del rey, estaba tranquilo y se enteró de que su ciudad estaba destruida, la gente deshecha y se sentó a llorar, a hacer duelo. Entonces Dios le dijo: “Estás sintiendo mi dolor, la misma tristeza, viendo a los que no tienen esperanza, por eso te usaré para que lo resolvamos juntos.

David vio a un gigante maldiciendo al pueblo y dijo: ¡Basta! ¡No aguanto más! Y Dios le dijo: “Estás sintiendo lo mismo, yo, tampoco aguanto más, te llamaré para que lo quiebres en mi nombre.”
Jesús habló a una multitud el Sermón del Monte; entre una multitud, cuatro amigos bajaron a un paralítico por el techo donde estaba Jesús y lo sanó; entre la multitud una mujer con cáncer vaginal fue sanada y una niña resucitada.
La iglesia de avivamiento nació entre la multitud para moverse en la ciudad, y no entre cuatro paredes.
En el Siglo III se inventó lo de las cuatro paredes y mostrar dentro de ellas los dones de la iglesia, de esa manera nos robaron el llamado para meternos en el don.
Pablo escribió a los corintios: “ Ustedes se pelean por los dones, por lo que les gusta, pero lo importante es lo que Dios quiere.

Que podamos ver lo que Dios ve, que la gente sin Dios entre en nuestro corazón y la veamos tal como Dios.
Que puedas ver a tu familia sana, bendecida, prosperada, a los conocidos y a los desconocidos, adorando al Señor, porque es lo que Dios está viendo.
Que tu corazón pueda ensancharse y dejar de pensar en sí mismo para ganar gente para Jesucristo y Él te diga: Por cuanto ensanchaste tu corazón, ensancharé la multitud de mis bendiciones sobre tu vida.

Por Bernardo Stamateas

Cuando Dios te da el Exito

Éxodo 4:2-9; San Mateo 23:12

- El humilde siempre tiene éxito.
“El que se humilla será exaltado ”, dijo Jesús. Dios no tendrá problemas en exaltarte, siempre y cuando, haya humildad.

Humildad no es ser bien educado, no es saludar (eso es buenas costumbres), no es ser pobre (el que vive en una villa o no tiene trabajo o no estudió).
Humildad no tiene nada que ver con riqueza o pobreza, con auto-desprecio (“Escribió un libro y le puso “NN” para no figurar, puso siervo de Jehová Altísimo”), con estima, con inseguridad ni con determinadas tareas.

En Méjico vi un millonario baldeando el piso y una persona me dijo: “Ese que está lavando el piso es multimillonario, ¡qué humilde!”, y eso no tiene nada que ver.

Para Dios humildad es actitud de aprendizaje .

A todos los que tengan actitud de aprendizaje Yo les daré el éxito; pero los que no la tengan o sean orgullosos, los quebrantaré”, dijo Jesús.

Dios mira de lejos al soberbio; el orgullo es la capacidad de creer saberlo todo.
La gente que “sabe todo”, que “tiene las cosas claras” y no tiene actitud de aprendizaje Dios lo quebrantará, y de acuerdo a su conducta, accionará: “si me humillo, Él me exalta; si me exalto, Él me humilla.”

Aprendizaje es el camino al éxito.

Jesús dijo: “ A todo el que es humilde de corazón le daré la tierra
1° de Pedro : “ Dios da gracia al humilde ”, o sea una atracción especial.
Pedro nos dice que tenemos que vestirnos de humildad cada día, con una actitud de aprendizaje.

Hay cinco lugares para aprender:

1° La gente difícil me enseña a ser un gran líder.
Es el mejor entrenamiento, Dios pondrá alguien difícil para que aprendas y te exaltará; pero si no querés aprender, te humillará.

¿Alguna vez hablaste con una persona mal de otra y se lo contó? Entonces, aprendiste a no hablar mal de nadie y te traerá éxito.

¿Tuviste un amigo “del alma”, pegajoso, cerrado, que se transformó en tu peor enemigo? Aprendiste que no debes hacer vínculos pegajosos con nadie.

¿Aprendiste cuando tu pareja te celaba y decía: “no te vistas así”, “no te juntes con ésta” y terminó destrozando tu cara? ¿O no asimilaste la lección y vas a elegir a otro que te trate igual?

La gente difícil es el mejor aprendizaje si tenemos la actitud correcta.

2° La gente humilde aprende de las maldades.
Muchos fuimos criados como en un cristal y pensamos que la gente es buena, que todos los que hablaban de Dios y tenían una Biblia eran los ungidos de Jehová, y todo cartel diciendo “Iglesia cristiana” lo era en verdad.

Compré un libro en España, llamado “La estrategia de las ratas. Cómo sobrevivir en su empresa y destruir a todos” y dice:

- Olfatee los miedos de sus oponentes y, cuando no lo esperen, atáquelos.
- Meta culpa, sea meloso, haga llorar, dé lastima, es la mejor manera de manipular.
- Triangule lo más posible, cree problemas con la gente, lleve y traiga, haga que los demás se peleen y usted quede como la víctima.
- Finja ser un amigo y sea un espía, junte información, y cuando le descubra el talón de Aquiles péguele hasta matarlo.

Debemos aprender de la maldad para no practicarla, o recibiremos lo mismo.

Alguien me decía que el problema de los cristianos es su ingenuidad, creemos que todos son buenos, ponemos la otra mejilla, perdonamos, bendecimos pero no accionamos.

La Biblia nos enseña las características de un manipulador, cómo actúa un psicópata, mentiroso y malo.
Salomón lo describe magistralmente en Proverbios y debemos aprender a poner límite a lo malo y no permitir que las injusticias nos lleguen.

Mía es la venganza ”, dice el Señor, no dice: “perdonalo, que yo también lo perdono” sino “ Perdonalo y Yo haré venganza.”

3° El humilde aprende de los errores de los demás.
El inteligente aprende de sus errores pero el sabio de los errores de los demás.

Los demás están puestos por Dios para que aprendamos.

Años atrás nos reunimos con un pastor y le preguntamos por qué se había quebrado el ministerio que él lideraba, qué es lo que falló y qué no; porque los errores del otro no son para condenar ni juzgar sino para aprender.

David, Abraham, Noé, todos, están puestos para que aprendamos de sus errores.

4° El humilde aprende de sus mentores.
El mentor nos enseña para que no pasemos por el error y ve el futuro que no vimos; no es fácil tener un mentor que puede decirnos algo que nos moleste, pero él está en el lugar donde nos gustaría estar en el futuro y nos hablará de lo que aún no vimos, ahorrándonos dolores de cabeza. Por eso debemos tener un espíritu enseñable.

Un mentor nos sacará del don (lo que nos gusta hacer) para meternos en el llamado.

Sansón fue llamado para ser juez y nunca juzgó a nadie, porque se movió en el don que era su fuerza. Dios llamó a Samuel para ser juez y jamás juzgó a nadie, porque se dedicó a ungir gente. Dios te sacará del don y colocará en la tarea.

La diferencia está en que, con el don hacemos lo que nos gusta pero en la tarea cumplimos el sueño de Dios.

Un mentor me enseñará sin dolor y me transportará al futuro.

Cuantas más culpas tengamos en el corazón, a menos mentores oiremos porque la culpa dice: “Debés sufrir.”

Por ejemplo, lo mismo que a nosotros nos prohibieron no se lo permitimos a nuestros hijos: “No hagas eso”, “No vayas, no te conviene”, porque fuimos castrados por nuestro padres y es lo que trasmitimos.

Un mentor no está para impactarnos sino para que aprendamos de él, por eso tiene que ser lo suficientemente grande y poderoso para generar un malestar que te empuje, te motive y haga avanzar.

5° La gente inteligente tiene un espíritu enseñable y aprende del Señor.
La humildad siempre va por dos vías: hacia Dios y hacia la gente.

Debemos aprender de Dios y para eso hay que tener un corazón sensible, de lo contrario aunque lea la Palabra y escuche, expresaré: “Mmm, es muy interesante”

Cada vez que abrimos la Biblia podemos hacerlo con una actitud: o leer un libro, o para encontrarnos con una persona.

Un Dios es de impacto levantará una iglesia de impacto.

Dios llamó a Moisés en la montaña a través de un arbusto que ardía y no se consumía. Luego le dijo: “Moisés, ¿qué tienes en la mano?
-“Una vara.”
–“Suéltalo”, le dijo. Y al soltarlo se convirtió en una víbora que persiguió.

1° Enseñanza:

Todo lo que tenemos en la mano está muerto y al soltarlo cobra vida para Dios.

Dios lo pide, lo usa y devuelve multiplicado.

Un día Jesús le dijo: “Pedro, ¿me prestas tu barco?” Jesús predicó desde allí, luego se lo devolvió y le dijo: “Boga mar adentro y tira la red”, y al recogerla se rompía por la gran cantidad de peces.

Tu vida en tus manos es como un palo muerto pero suelta en Dios tendrá Su vida.

Cuando Dios pide algo es porque te dará, y cuando te da, te pedirá. Empezás a tener vida cuando la soltás pero al tomarla vendrá la locura.

Dios durmió a Adán y le sacó una costilla, o sea: le pidió, lo usó y le devolvió en Eva.

Dios quiere usar nuestra vida y devolverla en bendición.

La vara era la identidad de Moisés, su trabajo (porque era pastor), su riqueza, el símbolo donde había puesto todo su dinero (las ovejas); era su poder porque le servía para contarlas en el camino.

La vara es tu poder, tu riqueza, tu identidad, si lo sueltas tendrá vida y volverá bendecida.

2° Enseñanza:
Dios le dijo a Moisés que pusiera su mano en el corazón y la sacó leprosa.
La mano es un símbolo del “Hacer” y el corazón de “Ser”.
Cuando tu “ser” está harto, tu “hacer” también; si tu corazón tiene envidia, todo lo que construyas tendrá espíritu de envidia; si hay engaño todo tendrá espíritu de engaño; y si tu corazón está sano, todo lo que edifiques será sano.

El Señor le dijo a Moisés:
1° Señal : Te bendeciré, ungiré, multiplicaré, e irás con ese testimonio delante de Faraón que te verá bendecido y, si no te escucha, le mostrarás tu corazón sano en medio de las pruebas, de la miseria, de la dificultad y todo lo que hagas te saldrá bien.

2° Señal : Dios restaurará el gozo, la alegría, y verán que estás sano y has cambiado con poder.
Cuanta más resistencia, más presión y más fortalecido.
No importa que siempre tengas pruebas porque el enemigo no sabe que estarás más fuerte y tu corazón sano.

Dios le dio a Moisés un Plan “B”: tu corazón está sano, contento y seguís para adelante. Y si no responde al plan “B”, habrá un plan “C”: tomarás las aguas del Nilo, las tirarás sobre la tierra y se convertirán en sangre.

Plan “C” = milagros de autoridad.

Dios trabaja así:
1°- Te dirán, “Cada vez que hablo con vos siento paz, Dios te oye, orá por mí”. Esa gente entrará en su primera prueba.
2°- Otros no entenderán pero verán tu corazón sano y dirán: ¿Qué es lo que te pasa que estás cambiado?
3°- Otros no verán ni lo primero ni lo segundo, Dios te dio poder para que en Su nombre conviertas el agua en sangre, lo que tiene vida se haga muerte y la muerte se haga vida, tendrás autoridad de atar y desatar en el nombre del Señor.

Moisés le preguntó: “Señor, ¿en nombre de quién iré?

Y Dios respondió: “En mi nombre”.
Le dio poder a Moisés que vio a la gente sufriendo, golpeada y sin Dios, y le dijo: “El dolor que viste, Yo también lo vi.”

3º Enseñanza :
El tamaño del amor hacia la gente es la dimensión de las bendiciones que Dios te dará.

Dios es de multitudes y sus misericordias serán multitudes también. Le dijo a Abraham que contara las estrellas y tal sería su descendencia: una multitud. Dios ama a las multitudes.

Mucha gente tiene corazón pequeño y en él esta su familia, dos o tres amigos, los que conoce, ora sólo por ellos, pero los que tiene un corazón grande pusieron allí la ciudad.

Dios me dijo que ensanchará mi corazón porque me daría más gente .

Y me llevó a leer el salmo 72 donde Salomón le dijo a Dios: “ Dame todas las riquezas, que los reyes se inclinen a mí, que lleguen de Sabá y traigan finanzas, que mi nombre sea puesto en alto y nadie se olvide de mí como del sol y la luna; dame fuerzas, la autoridad y poder sobre los grandes.”

Yo pensaba que Salomón estaba loco pero en la segunda mitad del salmo dice: “ Dame autoridad para que se la de a los que no la tienen, riquezas para ayudar a los pobres, unción para llevar al cautivo.”

Y Dios se lo dio, porque siempre va a respaldar la oración que hagamos para dar a la gente cosas grandes.

Moisés fue el líder más grande de toda la historia, en su corazón pequeño vio maltratar a un hebreo, escuchó su clamor, y se desgarró.

Cuando nuestro corazón es chico, Dios tiene que rasgarlo para poner lo que Él está sintiendo, y si amamos lo que Dios ama recibirás bendición, tu corazón sanará y obtendrás poder para cambiar el agua en sangre como Moisés.

Nehemías no tenía problemas económicos, era mozo del rey, estaba tranquilo y se enteró de que su ciudad estaba destruida, la gente deshecha y se sentó a llorar, a hacer duelo. Entonces Dios le dijo: “Estás sintiendo mi dolor, la misma tristeza, viendo a los que no tienen esperanza, por eso te usaré para que lo resolvamos juntos.

David vio a un gigante maldiciendo al pueblo y dijo: ¡Basta! ¡No aguanto más! Y Dios le dijo: “Estás sintiendo lo mismo, yo, tampoco aguanto más, te llamaré para que lo quiebres en mi nombre.”
Jesús habló a una multitud el Sermón del Monte; entre una multitud, cuatro amigos bajaron a un paralítico por el techo donde estaba Jesús y lo sanó; entre la multitud una mujer con cáncer vaginal fue sanada y una niña resucitada.
La iglesia de avivamiento nació entre la multitud para moverse en la ciudad, y no entre cuatro paredes.
En el Siglo III se inventó lo de las cuatro paredes y mostrar dentro de ellas los dones de la iglesia, de esa manera nos robaron el llamado para meternos en el don.
Pablo escribió a los corintios: “ Ustedes se pelean por los dones, por lo que les gusta, pero lo importante es lo que Dios quiere.

Que podamos ver lo que Dios ve, que la gente sin Dios entre en nuestro corazón y la veamos tal como Dios.
Que puedas ver a tu familia sana, bendecida, prosperada, a los conocidos y a los desconocidos, adorando al Señor, porque es lo que Dios está viendo.
Que tu corazón pueda ensancharse y dejar de pensar en sí mismo para ganar gente para Jesucristo y Él te diga: Por cuanto ensanchaste tu corazón, ensancharé la multitud de mis bendiciones sobre tu vida.

Por Bernardo Stamateas

Cuando Dios te da el Exito

Éxodo 4:2-9; San Mateo 23:12

- El humilde siempre tiene éxito.
“El que se humilla será exaltado ”, dijo Jesús. Dios no tendrá problemas en exaltarte, siempre y cuando, haya humildad.

Humildad no es ser bien educado, no es saludar (eso es buenas costumbres), no es ser pobre (el que vive en una villa o no tiene trabajo o no estudió).
Humildad no tiene nada que ver con riqueza o pobreza, con auto-desprecio (“Escribió un libro y le puso “NN” para no figurar, puso siervo de Jehová Altísimo”), con estima, con inseguridad ni con determinadas tareas.

En Méjico vi un millonario baldeando el piso y una persona me dijo: “Ese que está lavando el piso es multimillonario, ¡qué humilde!”, y eso no tiene nada que ver.

Para Dios humildad es actitud de aprendizaje .

A todos los que tengan actitud de aprendizaje Yo les daré el éxito; pero los que no la tengan o sean orgullosos, los quebrantaré”, dijo Jesús.

Dios mira de lejos al soberbio; el orgullo es la capacidad de creer saberlo todo.
La gente que “sabe todo”, que “tiene las cosas claras” y no tiene actitud de aprendizaje Dios lo quebrantará, y de acuerdo a su conducta, accionará: “si me humillo, Él me exalta; si me exalto, Él me humilla.”

Aprendizaje es el camino al éxito.

Jesús dijo: “ A todo el que es humilde de corazón le daré la tierra
1° de Pedro : “ Dios da gracia al humilde ”, o sea una atracción especial.
Pedro nos dice que tenemos que vestirnos de humildad cada día, con una actitud de aprendizaje.

Hay cinco lugares para aprender:

1° La gente difícil me enseña a ser un gran líder.
Es el mejor entrenamiento, Dios pondrá alguien difícil para que aprendas y te exaltará; pero si no querés aprender, te humillará.

¿Alguna vez hablaste con una persona mal de otra y se lo contó? Entonces, aprendiste a no hablar mal de nadie y te traerá éxito.

¿Tuviste un amigo “del alma”, pegajoso, cerrado, que se transformó en tu peor enemigo? Aprendiste que no debes hacer vínculos pegajosos con nadie.

¿Aprendiste cuando tu pareja te celaba y decía: “no te vistas así”, “no te juntes con ésta” y terminó destrozando tu cara? ¿O no asimilaste la lección y vas a elegir a otro que te trate igual?

La gente difícil es el mejor aprendizaje si tenemos la actitud correcta.

2° La gente humilde aprende de las maldades.
Muchos fuimos criados como en un cristal y pensamos que la gente es buena, que todos los que hablaban de Dios y tenían una Biblia eran los ungidos de Jehová, y todo cartel diciendo “Iglesia cristiana” lo era en verdad.

Compré un libro en España, llamado “La estrategia de las ratas. Cómo sobrevivir en su empresa y destruir a todos” y dice:

- Olfatee los miedos de sus oponentes y, cuando no lo esperen, atáquelos.
- Meta culpa, sea meloso, haga llorar, dé lastima, es la mejor manera de manipular.
- Triangule lo más posible, cree problemas con la gente, lleve y traiga, haga que los demás se peleen y usted quede como la víctima.
- Finja ser un amigo y sea un espía, junte información, y cuando le descubra el talón de Aquiles péguele hasta matarlo.

Debemos aprender de la maldad para no practicarla, o recibiremos lo mismo.

Alguien me decía que el problema de los cristianos es su ingenuidad, creemos que todos son buenos, ponemos la otra mejilla, perdonamos, bendecimos pero no accionamos.

La Biblia nos enseña las características de un manipulador, cómo actúa un psicópata, mentiroso y malo.
Salomón lo describe magistralmente en Proverbios y debemos aprender a poner límite a lo malo y no permitir que las injusticias nos lleguen.

Mía es la venganza ”, dice el Señor, no dice: “perdonalo, que yo también lo perdono” sino “ Perdonalo y Yo haré venganza.”

3° El humilde aprende de los errores de los demás.
El inteligente aprende de sus errores pero el sabio de los errores de los demás.

Los demás están puestos por Dios para que aprendamos.

Años atrás nos reunimos con un pastor y le preguntamos por qué se había quebrado el ministerio que él lideraba, qué es lo que falló y qué no; porque los errores del otro no son para condenar ni juzgar sino para aprender.

David, Abraham, Noé, todos, están puestos para que aprendamos de sus errores.

4° El humilde aprende de sus mentores.
El mentor nos enseña para que no pasemos por el error y ve el futuro que no vimos; no es fácil tener un mentor que puede decirnos algo que nos moleste, pero él está en el lugar donde nos gustaría estar en el futuro y nos hablará de lo que aún no vimos, ahorrándonos dolores de cabeza. Por eso debemos tener un espíritu enseñable.

Un mentor nos sacará del don (lo que nos gusta hacer) para meternos en el llamado.

Sansón fue llamado para ser juez y nunca juzgó a nadie, porque se movió en el don que era su fuerza. Dios llamó a Samuel para ser juez y jamás juzgó a nadie, porque se dedicó a ungir gente. Dios te sacará del don y colocará en la tarea.

La diferencia está en que, con el don hacemos lo que nos gusta pero en la tarea cumplimos el sueño de Dios.

Un mentor me enseñará sin dolor y me transportará al futuro.

Cuantas más culpas tengamos en el corazón, a menos mentores oiremos porque la culpa dice: “Debés sufrir.”

Por ejemplo, lo mismo que a nosotros nos prohibieron no se lo permitimos a nuestros hijos: “No hagas eso”, “No vayas, no te conviene”, porque fuimos castrados por nuestro padres y es lo que trasmitimos.

Un mentor no está para impactarnos sino para que aprendamos de él, por eso tiene que ser lo suficientemente grande y poderoso para generar un malestar que te empuje, te motive y haga avanzar.

5° La gente inteligente tiene un espíritu enseñable y aprende del Señor.
La humildad siempre va por dos vías: hacia Dios y hacia la gente.

Debemos aprender de Dios y para eso hay que tener un corazón sensible, de lo contrario aunque lea la Palabra y escuche, expresaré: “Mmm, es muy interesante”

Cada vez que abrimos la Biblia podemos hacerlo con una actitud: o leer un libro, o para encontrarnos con una persona.

Un Dios es de impacto levantará una iglesia de impacto.

Dios llamó a Moisés en la montaña a través de un arbusto que ardía y no se consumía. Luego le dijo: “Moisés, ¿qué tienes en la mano?
-“Una vara.”
–“Suéltalo”, le dijo. Y al soltarlo se convirtió en una víbora que persiguió.

1° Enseñanza:

Todo lo que tenemos en la mano está muerto y al soltarlo cobra vida para Dios.

Dios lo pide, lo usa y devuelve multiplicado.

Un día Jesús le dijo: “Pedro, ¿me prestas tu barco?” Jesús predicó desde allí, luego se lo devolvió y le dijo: “Boga mar adentro y tira la red”, y al recogerla se rompía por la gran cantidad de peces.

Tu vida en tus manos es como un palo muerto pero suelta en Dios tendrá Su vida.

Cuando Dios pide algo es porque te dará, y cuando te da, te pedirá. Empezás a tener vida cuando la soltás pero al tomarla vendrá la locura.

Dios durmió a Adán y le sacó una costilla, o sea: le pidió, lo usó y le devolvió en Eva.

Dios quiere usar nuestra vida y devolverla en bendición.

La vara era la identidad de Moisés, su trabajo (porque era pastor), su riqueza, el símbolo donde había puesto todo su dinero (las ovejas); era su poder porque le servía para contarlas en el camino.

La vara es tu poder, tu riqueza, tu identidad, si lo sueltas tendrá vida y volverá bendecida.

2° Enseñanza:
Dios le dijo a Moisés que pusiera su mano en el corazón y la sacó leprosa.
La mano es un símbolo del “Hacer” y el corazón de “Ser”.
Cuando tu “ser” está harto, tu “hacer” también; si tu corazón tiene envidia, todo lo que construyas tendrá espíritu de envidia; si hay engaño todo tendrá espíritu de engaño; y si tu corazón está sano, todo lo que edifiques será sano.

El Señor le dijo a Moisés:
1° Señal : Te bendeciré, ungiré, multiplicaré, e irás con ese testimonio delante de Faraón que te verá bendecido y, si no te escucha, le mostrarás tu corazón sano en medio de las pruebas, de la miseria, de la dificultad y todo lo que hagas te saldrá bien.

2° Señal : Dios restaurará el gozo, la alegría, y verán que estás sano y has cambiado con poder.
Cuanta más resistencia, más presión y más fortalecido.
No importa que siempre tengas pruebas porque el enemigo no sabe que estarás más fuerte y tu corazón sano.

Dios le dio a Moisés un Plan “B”: tu corazón está sano, contento y seguís para adelante. Y si no responde al plan “B”, habrá un plan “C”: tomarás las aguas del Nilo, las tirarás sobre la tierra y se convertirán en sangre.

Plan “C” = milagros de autoridad.

Dios trabaja así:
1°- Te dirán, “Cada vez que hablo con vos siento paz, Dios te oye, orá por mí”. Esa gente entrará en su primera prueba.
2°- Otros no entenderán pero verán tu corazón sano y dirán: ¿Qué es lo que te pasa que estás cambiado?
3°- Otros no verán ni lo primero ni lo segundo, Dios te dio poder para que en Su nombre conviertas el agua en sangre, lo que tiene vida se haga muerte y la muerte se haga vida, tendrás autoridad de atar y desatar en el nombre del Señor.

Moisés le preguntó: “Señor, ¿en nombre de quién iré?

Y Dios respondió: “En mi nombre”.
Le dio poder a Moisés que vio a la gente sufriendo, golpeada y sin Dios, y le dijo: “El dolor que viste, Yo también lo vi.”

3º Enseñanza :
El tamaño del amor hacia la gente es la dimensión de las bendiciones que Dios te dará.

Dios es de multitudes y sus misericordias serán multitudes también. Le dijo a Abraham que contara las estrellas y tal sería su descendencia: una multitud. Dios ama a las multitudes.

Mucha gente tiene corazón pequeño y en él esta su familia, dos o tres amigos, los que conoce, ora sólo por ellos, pero los que tiene un corazón grande pusieron allí la ciudad.

Dios me dijo que ensanchará mi corazón porque me daría más gente .

Y me llevó a leer el salmo 72 donde Salomón le dijo a Dios: “ Dame todas las riquezas, que los reyes se inclinen a mí, que lleguen de Sabá y traigan finanzas, que mi nombre sea puesto en alto y nadie se olvide de mí como del sol y la luna; dame fuerzas, la autoridad y poder sobre los grandes.”

Yo pensaba que Salomón estaba loco pero en la segunda mitad del salmo dice: “ Dame autoridad para que se la de a los que no la tienen, riquezas para ayudar a los pobres, unción para llevar al cautivo.”

Y Dios se lo dio, porque siempre va a respaldar la oración que hagamos para dar a la gente cosas grandes.

Moisés fue el líder más grande de toda la historia, en su corazón pequeño vio maltratar a un hebreo, escuchó su clamor, y se desgarró.

Cuando nuestro corazón es chico, Dios tiene que rasgarlo para poner lo que Él está sintiendo, y si amamos lo que Dios ama recibirás bendición, tu corazón sanará y obtendrás poder para cambiar el agua en sangre como Moisés.

Nehemías no tenía problemas económicos, era mozo del rey, estaba tranquilo y se enteró de que su ciudad estaba destruida, la gente deshecha y se sentó a llorar, a hacer duelo. Entonces Dios le dijo: “Estás sintiendo mi dolor, la misma tristeza, viendo a los que no tienen esperanza, por eso te usaré para que lo resolvamos juntos.

David vio a un gigante maldiciendo al pueblo y dijo: ¡Basta! ¡No aguanto más! Y Dios le dijo: “Estás sintiendo lo mismo, yo, tampoco aguanto más, te llamaré para que lo quiebres en mi nombre.”
Jesús habló a una multitud el Sermón del Monte; entre una multitud, cuatro amigos bajaron a un paralítico por el techo donde estaba Jesús y lo sanó; entre la multitud una mujer con cáncer vaginal fue sanada y una niña resucitada.
La iglesia de avivamiento nació entre la multitud para moverse en la ciudad, y no entre cuatro paredes.
En el Siglo III se inventó lo de las cuatro paredes y mostrar dentro de ellas los dones de la iglesia, de esa manera nos robaron el llamado para meternos en el don.
Pablo escribió a los corintios: “ Ustedes se pelean por los dones, por lo que les gusta, pero lo importante es lo que Dios quiere.

Que podamos ver lo que Dios ve, que la gente sin Dios entre en nuestro corazón y la veamos tal como Dios.
Que puedas ver a tu familia sana, bendecida, prosperada, a los conocidos y a los desconocidos, adorando al Señor, porque es lo que Dios está viendo.
Que tu corazón pueda ensancharse y dejar de pensar en sí mismo para ganar gente para Jesucristo y Él te diga: Por cuanto ensanchaste tu corazón, ensancharé la multitud de mis bendiciones sobre tu vida.

Por Bernardo Stamateas

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: