ALIMENTO ESPIRITUAL

La Ley un ayo para ayudarnos

LECCIÓN No. 6  (regresar alíndice)

LA LEY,UN AYO PARA LLEVARNOS A LA SALVACION POR GRACIA

LECTURA DEVOCIONAL: Exodo 20:1-17.
TEXTO PARA MEMORIZAR: Gálatas 3:23

LECTURAS DIARIAS

LUNES: Deuteronomio 5:6-21.
MARTES: Romanos 4:1-25:
MIÉRCOLES: Gálatas 3:6-18
JUEVES: Romanos 3:19,20; 5:13-21
VIERNES: Gálatas 3:19-22).
SÁBADO: Gálatas 3:24-26; 4:4-7).
DOMINGO: Colosenses 2:13-17
 

PROPOSITO:

Aclarar qué papel juega la ley en el proceso de la salvación yen la vida del cristiano.
 

LA LEY Y LA GRACIA

1.  Cuando hablamos de la ley moral, nos referimos a lasnormas o demandas espirituales que Dios ha establecido para las vidas de losseres humanos que Él creó. La ley moral ha sido revelada a todos los santoshombres de Dios, en todas las épocas. Dios habló a sus conciencias y lesdemandó ciertas formas de vida de acuerdo con su voluntad, santidad y justicia.

2.  Llamamos Ley de Moisés, o Ley Mosaica, al conjunto depreceptos que incluyen la ley moral, la ley ceremonial y la ley civil, dadascon todo detalle a Moisés por Dios mismo, unos 1400 años a. C. La dispensaciónde la Ley deMoisés, abarca desde el Sinaí hasta el Calvario. Su propósito fue convencer ala humanidad de pecado, y exponer la magnitud de éste, al comparar sus vidastorcidas con las altas demandas de Dios. Además, la Ley debía educar a Israel paraser un modelo entre las naciones, instruir a través de él al resto del mundo,y, por medio de sus muchos tipos, ceremonias y alegorías, anunciarproféticamente el evangelio de salvación por gracia en Cristo.

Sin embargo, los israelitas olvidaron su misión al mundo, seenorgullecieron demasiado por su conocimiento de la ley, y despreciaron a losgentiles. La gran mayoría llegó a creer que la salvación podía alcanzarse porel cumplimiento estricto de la ley mosaica. Esta, además, fue deformada, puesse crearon nuevas interpretaciones, reglamentaciones, excusas, atajos, etc.,hasta que la carga llegó a serles muy pesada.

Jesús tuvo que interpretarles la ley a los judíos nuevamente,y explicarles el espíritu con que ésta había sido dada. Les mostró que la leylo señalaba a Él y a la salvación sólo por la gracia de Dios al creer en sumuerte expiatoria. Así, la ley, que debió ser un medio preparatorio paraconducir a la fe en el sacrificio expiatorio de Cristo, fue considerada por losjudíos como un medio para salvarse, y erraron el camino.

En cuanto el cristianismo comenzó a establecerse, los maestrosjudaizantes empezaron a inquietar a los nuevos cristianos, demandándoles elcumplimiento de la ley de Moisés. Esto originó el Concilio de Jerusalén, elcual dictaminó que los cristianos ya no tenían que cumplir la ley religiosa,ceremonial y civil, excepto unos cuatro preceptos prácticos, (Hechos 15:5-20).

Después de la conversión por fe en Cristo, el cristiano yapuede vivir de acuerdo con la ley moral, por la obra del Espíritu Santo en sucorazón. Él produce amor y el amor cumple la ley, Romanos 13:9,10. El cristianono es infalible, ni perfecto, pero al ser genuinamente nacido de nuevo, tieneun profundo deseo de agradar a Dios y es un deleite el cumplir sus preceptosmorales.

3. En la ley de Moisés se incluye lo siguiente:

a.  La leymoral, cuyo resumen es el Decálogo o Diez Mandamientos, (Exodo 20:1-17;Deuteronomio 5:6-21).
Los primeros cuatro mandamientos del Decálogo contienen nuestros deberes haciaDios. Los seis restantes, contienen nuestros deberes hacia nuestro prójimo. Haymuchos otros preceptos morales que son una ampliación del Decálogo, o susaplicaciones a casos particulares minuciosos. Su propósito era formar un pueblosanto, ejemplo del mundo.
b.  La ley religiosa: ritos, sacrificios, ceremonias, lavamientos,purificaciones, preceptos higiénicos y dietéticos, ofrendas, etc., que sedetallan desde Exodo a Deuteronomio. Su propósito era proveer salvación alpueblo, al anunciarle proféticamente a Cristo a través de sus diferentes tiposy alegorías.
c.  La ley civil: leyes sociales, prácticas humanitarias, consejosprácticos sobre la agricultura, economía, salubridad, etc. Su propósito erareglamentar todos los aspectos de la vida del pueblo escogido para hacerloordenado y próspero.

Por medio de la Ley, Israel y el mundo debían aprender sobre:

1.  La santidad de Jehová
2.  La pecaminosidad del hombre.
3.  La misericordia de Dios al proveer el sacerdocio y los sacrificiosexpiatorios por el pecado, profetizando a Cristo
4.  Reglas para una vida ordenada y próspera.

El papel de la ley:

1.  No anuló el pacto con Abraham de la salvación porgracia (Romanos 4:1-25: Gálatas 3:6-18).

2.  Se introdujo para producir la convicción de pecado(Romanos 35:19,20; 5:13-21; Gálatas 3:19-22).

3.  Fue como un ayo (niñero) protector hasta que llegóJesucristo (Gálatas 3:24-26; 4:4-7).

4.  Fue una disciplina en preparación para recibir aJesucristo (Gálatas 3:23; Colosenses 2:13-17; Hebreos 10:1).

RESUMEN

La Ley no puede ser cumplida totalmente por el hombre en sus propias fuerzas.Nunca fue dada como un medio de salvación, pues nadie es capaz de cumplirla conacabalidad, (Romanos 3:23). Sólo debía servir como una vara de medir para queel hombre viera cuán deficiente es en cuanto a comportarse de acuerdo con lasaltas demandas divinas, (Romanos 2:19). La intención de la Ley es mostrar que el hombresólo puede ser salvo por gracia, por favor de Dios, por su misericordia, (Salmo51:1).

La Ley sirvió también como un freno para gobernar la nación de Israel hastala venida de Jesucristo; hasta el derramamiento de su Santo Espíritu a morar enel creyente y capacitarlo para vivir una vida santa espontáneamente, por amor aDios y no por la amenaza de muerte que la ley repetía. La ley está llena detipos, de símbolos y de lecciones espirituales sobre Cristo, anunciándolo yprofetizando su obra de redención, (Hebreos 9:6-15).

Jesucristo sí cumplió toda la ley, (Gálatas 4:4,5; Mateo3:15). Al morir en la cruz por los pecados del mundo, la justicia de la vidaque él vivió se le adjudica a todo aquél que acepte su sacrificio expiatorio. Lapresencia de Jesucristo en el corazón, por su Espíritu Santo, produce amor, yel amor a Dios y al prójimo cumple la ley, (Romanos 13:9-10). Pero no esnuestro cumplimiento de la ley lo que nos salva, sino la justicia queJesucristo vivió como hombre representando a toda la humanidad. Al aceptarlo aél, su justicia, su total cumplimiento de la Ley, nos es adjudicada, Dios nos mira como justosa través de Cristo; somos justificados y luego adoptados como hijos de Dios,(Romanos 5:1).
 

SALVACION COMPLETA POR LA SOLA Y SUFICIENTE EXPIACION POR LA SANGRE DE CRISTO

Jesús, nuestro Sumo Sacerdote y Cordero de la Pascua, presentó su mismasangre como expiación suficiente por nuestros pecados.

Juan 1:29, “... vio Juan a Jesús que venía a él, y dijo: Heaquí el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo”.

Hebreos 2:17, “Por lo cual debía ser en todo semejante a sushermanos, para venir a ser misericordioso y fiel sumo sacerdote en lo que aDios se refiere, para expiar los pecados del pueblo”.

Hebreos 9:12, “... y no por sangre de machos cabríos ni debecerros, sino por su propia sangre, entró una vez para siempre en el LugarSantísimo, habiendo obtenido eterna redención”.

Isaías 53:10, “Cuando haya puesto su vida en expiación por elpecado, verá linaje, vivirá por largos días, y la voluntad de Jehová será en sumano prosperada”.

Romanos 3:24-25, “... mediante la redención que es en CristoJesús, a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe”.

I Juan 4:10, “En esto consiste el amor: no en que nosotroshayamos amado a Dios sino, en que él nos amó a nosotros, y envió a su Hijo enpropiciación por nuestros pecados”.

Hechos 20:28, “... para apacentar la iglesia del Señor, lacual él ganó por su propia sangre”.

Romanos 5:9, “Pues mucho más, estando ya justificados en susangre, por él seremos salvos de la ira”.

Efesios 1:7, “... en quien tenemos redención por su sangre, elperdón de pecados según las riquezas de su gracia”.

Hebreos 9:22, "Y casi todo es purificado, según la ley,con sangre; y sin derramamiento de sangre no se hace remisión

I Pedro 1:2, “.... elegidos según la presciencia de Dios Padreen santificación del Espíritu, para obedecer y ser rociados con la sangre deJesucristo”.

I Pedro 1:18-19, “... sabiendo que fuisteis rescatados de vuestravana manera de vivir, la cual recibisteis de vuestros padres, no con cosascorruptibles, como oro o plata, sino con la sangre preciosa de Cristo, como deun cordero sin mancha y sin contaminación”.

I Juan 1:7, “... la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia detodo pecado”.

Apocalipsis 1:5, “... y de Jesucristo el testigo fiel, elprimogénito de los muertos, y el soberano de los reyes de la tierra. Al que nosamó, y nos lavó de nuestros pecados con su sangre”.

Apocalipsis 5:9, “Digno eres de tomar el libro y de abrir sussellos; porque tú fuiste inmolado, y con tu sangre nos has redimido para Dios,de todo linaje y lengua y pueblo y nación”.

El Cordero se menciona 29 veces en el libro de Apocalipsis.

Apocalipsis 7:14, “... y han lavado sus ropas, y las hanemblanquecido en la sangre del Cordero”.

Los arminiano-wesleyanos creemos que a través del sacrificiode Jesucristo, Dios proveyó gracia suficiente para dar salvación a toda lahumanidad que ha existido y existirá, para los que oyen el evangelio y para losque no. Sin embargo, esta salvación se hace efectiva sólo en aquellos quecreen.

I Juan 2:2, “Y Él es la propiciación por nuestros pecados; yno solamente por los nuestros, sino también por los de todo el mundo”.

Todos los que fueron salvos antes del sacrificio expiatorio deCristo, fueron salvos por gracia, por creer en la misericordia perdonadoradivina, y que un día vendría el Salvador al cual apuntaban todos lossacrificios de animales, tipos proféticos del Cordero que un día Dios proveería.
 

LA FE Y LAS OBRAS

Lo que hace diferente al verdadero evangelio de las sectas yde otras religiones, es su énfasis en que la salvación es sólo por la fe en elsacrificio de Jesucristo. Las buenas obras de una vida moral no cuentan paraobtener la salvación. Sin embargo, después de ser salvos, se espera que elfruto natural del cristiano sean buenas obras espontáneas, por medio delEspíritu Santo quien ha efectuado en él la regeneración.

1.  La salvación sólo por fe en Cristo:

Juan 1:12, “Mas a todos los que le recibieron, a los que creenen su nombre, les dio potestad de ser hijos de Dios”.

Juan 3:16, “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que hadado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mastenga vida eterna”.

Juan 5:24, “El que oye mi palabra, y cree al que me envió,tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida”.

2.  La vida de la persona salva es toda nueva:

II Corintios 5:17, "De modo que si alguno está en Cristo,nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas”.

3.  Por gracia, no por obras, sino para buenas obras:

Efesios 2:8-9, “Porque por gracia sois salvos por medio de lafe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras para que nadie segloríe. Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras,las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas”.

Las buenas obras que hagamos antes o después de creer enCristo, no cuentan nada en absoluto para nuestra salvación. Esta la obtenemossólo por aceptar el sacrificio expiatorio de Cristo en la cruz. Sin embargo, alnacer de nuevo genuinamente, comenzamos a ocuparnos de los asuntos deJesucristo; comenzamos a servir en Su obra, y en servir al prójimo. Es elresultado natural de una legítima conversión. Al involucrarnos en uno o variosministerios, crecemos y aprendemos más de Dios, y nuestra fe inicial sefortalece y enriquece. Así, pues, no somos salvos por obras, sino para buenasobras.

Tito 3:4-5, “Pero cuando se manifestó la bondad de Diosnuestro Salvador, y su amor para con los hombres, nos salvó, no por obras dejusticia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia, por ellavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo”.

Romanos 3: 28, “Concluimos, pues, que el hombre es justificadopor fe sin las obras de la ley”.

Romanos 4:5, “... mas al que no obra, sino cree en aquel quejustifica al impío, su fe le es contada por justicia. Como David habla de labienaventuranza del hombre a quien Dios atribuye justicia sin obras”.

Romanos 11:6, “Y si por gracia, ya no es por obras; de otramanera la gracia ya no es gracia. Y si por obras, ya no es gracia”.

4.  Las obras muestran cuan profunda y genuina es nuestrafe:

Santiago 2:14-20, "Hermanos míos, ¿de qué aprovechará sialguno dice que tiene fe, y no tiene obras? ¿Podrá la fe salvarle?.. Asítambién la fe, si no tiene obras, es muerta en sí misma. Pero alguno dirá: Tútienes fe, y yo tengo obras. Muéstrame tu fe sin tus obras, y yo te mostraré mife por mis obras... ¿Mas quieres saber, hombre vano, que la fe sin obras esmuerta?”.
 

LA SALVACION PUEDE PERDERSE PORCAUSA DE LA INFIDELIDAD HUMANA

Hay una enseñanza que sostiene que una vez somos salvos,permanecemos siempre salvos. Algunos de los que creen así, abusan de estaenseñanza y se descuidan en su vida de santidad, por lo cual caen ententaciones y vuelven a la vida de pecado. Los Amigos y muchas otrasdenominaciones sostenemos que el hombre conserva siempre su libre albedrío, ysi, después de ser salvo, descuida su vida de santidad y comunión con Dios,puede caer y perderse. La base para asegurarlo se halla en pasajes como éstos.

I Corintios 9:27, “... sino que golpeo mi cuerpo, y lo pongoen servidumbre, no sea que habiendo sido heraldo para otros, yo mismo venga aser eliminado”.

Gálatas 5:4, “De Cristo os desligasteis, los que por la ley osjustificáis; de la gracia habéis caído”.

I Timoteo 1:19,20, “... manteniendo la fe y buena conciencia,desechando la cual naufragaron en cuanto a la fe algunos, de los cuales sonHimeneo y Alejandro”.

II Timoteo 4:17, “He peleado la buena batalla, he acabado lacarrera, he guardado la fe”.

Hebreos 3:14, “Porque somos hechos participantes de Cristo,con tal que retengamos firme hasta el fin nuestra confianza del principio”.

Hebreos 6:4-6, “Porque es imposible que los que una vez fueroniluminados y gustaron del don celestial, y fueron partícipes del EspírituSanto, y asimismo gustaron la buena palabra de Dios y los poderes del siglovenidero, y recayeron, sean otra vez renovados para arrepentimiento,crucificando de nuevo para sí mismo al Hijo de Dios y exponiéndole avituperio”.

Hebreos 11:6, “... deseamos que cada uno de vosotros muestrela misma solicitud hasta el fin, para la plena certeza de la esperanza”.

II Pedro 1:16, “Por lo cual, hermanos, tanto más procuradhacer firme vuestra vocación y elección; porque haciendo estas cosas, nocaeréis jamás”.

II Pedro 2:20-22, “Ciertamente, si habiéndose ellos escapadode las contaminaciones del mundo, por el conocimiento del Señor y SalvadorJesucristo, enredándose otra vez en ellas son vencidos, su postrer estado vienea ser peor que el primero. Porque mejor les hubiera sido no haber conocido elcamino de la justicia, que después de haberlo conocido, volverse atrás delsanto mandamiento que les fue dado. Pero les ha acontecido lo del verdaderoproverbio: El perro vuelve a su vómito, y la puerca lavada a revolcarse en elcieno”.

II Pedro 3:17, “... guardaos, no sea que arrastrados por elerror de los inicuos, caigáis de vuestra firmeza”.

Apocalipsis 2:5, “Recuerda, por tanto, de dónde has caído, yarrepiéntete, y haz las primeras obras; pues si no, vendré pronto a ti, yquitaré tu candelero de su lugar, si no te hubieres arrepentido”.
 

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: