ALIMENTO ESPIRITUAL

El Proceso de la Salvación

LECCIÓN No. 5.  (regresar alíndice)

EL PROCESO DE LA SALVACION Y DE LA SANTIFICACION
 

LECTURA DEVOCIONAL: Hechos16:29-34.
TEXTO PARA MEMORIZAR: Hechos 16:31.

LECTURAS DIARIAS

LUNES: Juan 16:5-15.
MARTES: Hechos 2:36-42
MIÉRCOLES: Hechos 3:19-26.
JUEVES: Hechos 26:12-18.
VIERNES: I Tesalonicenses 4:1-11.
SÁBADO: I Pedro 2:11-25.
DOMINGO: II Tesaloniceses 5:12-24.
 

PROPÓSITO

Presentar el plan completo de Dios para el hombre: a) Lasalvación de sus pecados. b) Su entera santificación.
 

EL PLAN DE DIOS PARA LA REDENCION TOTALDEL HOMBRE

1.  El Espíritu Santo produce en nuestro corazón unaconvicción de pecado y nos guía al arrepentimiento, que es un profundo dolor enel corazón por haber pecado, andando lejos de Dios. El resultado es dar mediavuelta y caminar en nueva vida.

Juan 16:8, “Y cuando él venga, convencerá al mundo de pecado”.

Hechos 2:37, “Al oír esto, se compungieron de corazón, ydijeron a Pedro y a los otros apóstoles: Varones hermanos, ¿qué haremos? Pedroles dijo: Arrepentíos y bautícese cada uno de vosotros en el hombre deJesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo”.

Romanos 2:4, "¿O menosprecias las riquezas de su benignidad,paciencia y longanimidad, ignorando que su benignidad te guía alarrepentimiento”.

II Pedro. 3:9, "El Señor... es paciente para connosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan alarrepentimiento”.

II Corintios 7:10, “Porque la tristeza que es según Diosproduce arrepentimiento para salvación, de que no hay que arrepentirse”.

2.  El Espíritu Santo aplica la Palabra de Dios en elcorazón y nace la fe en Cristo para salvación:

Romanos 10:17, "... la fe es por el oír, y el oír por lapalabra de Dios”.

Hechos 3:19, “Así que, arrepentíos y convertíos, para que seanborrados vuestros pecados

3.  Los que creen, son salvos y se gozan por su decisión:

Hechos 16: 29-34, "... se postró a los pies de Pablo yde Silas; y sacándolos les dijo: Señores, ¿qué debo hacer para ser salvo? Ellosle dijeron: Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa” “Seregocijó con toda su casa de haber creído a Dios”.

4.  También hay celebración en el cielo:

Lucas 15:7, “... habrá más gozo en el cielo por un pecador quese arrepiente, que por noventa y nueve justos que no necesitanarrepentimiento”.

5.  Los que no creen, se pierden y lamentan su decisión:

Lucas 18:23-24, “... oyendo esto, se puso muy triste, porqueera muy rico. Al ver Jesús que se había entristecido mucho, dijo: ¡Cuándifícilmente entrarán en el reino de Dios los que tienen riquezas

6.  Pedro dice que al creer en Cristo se recibe perdón:

Hechos 16:43, “... todos los que en él creyeren, recibiránperdón de pecados por su nombre”.

7.  Pablo recibió el mismo mensaje directamente de Jesús:

Hechos 26:15, 18, “Yo soy Jesús... para que reciban por la feque es en mí, perdón de pecados y herencia entre los santificados”.

8.  La conversión es redención o pago de rescate del pecado.

Efesios 1:1, “... nos hizo aceptos en el Amado, en quientenemos redención por su sangre, el perdón de pecados, según las riquezas de sugracia”.

Col. 1:13-14, “... y trasladado al reino de su amado Hijo, enquien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados”.

8.  La conversión es morir al pecado y vivir una nuevavida:

Gálatas 2:20, “Con Cristo estoy juntamente crucificado, y yano vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo enla fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí”.

9.  La conversión es un nuevo nacimiento:

Juan 3:3, "Respondió Jesús y le dijo. ... de cierto tedigo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios”.

Santiago 1:18, “Él, de su voluntad, nos hizo nacer por lapalabra de verdad, para que seamos primicias de sus criaturas”.

I Juan 3:9; 5:18, “Todo aquel que es nacido de Dios nopractica el pecado... no puede pecar porque es nacido de Dios”.

10.  La conversión es justificación. Dios declara justos alos que creen en Cristo.

Romanos 5:1, “Justificados, pues, por la fe, tenemos paz paracon Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo”.

Romanos 5:9, “Pues mucho más, estando ya justificados en susangre, por él seremos salvos de la ira”.

Romanos 8:30, “Y a los que predestinó, a éstos también llamó;y a los que llamó, a éstos también justificó; y a los que justificó, a éstostambién glorificó”.

11.  La conversión es resucitar de los que están muertosen el pecado:

Efesios 2:6, “...y juntamente con él nos resucitó, y asimismonos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús

Colosenses 2:12, “... sepultados con él en el bautismo, en elcual fuisteis también resucitados con él, mediante la fe en el poder de Diosque le levantó de los muertos”.

Colosenses 3:1, “Si, pues, habéis resucitado con Cristo,buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra deDios".

12.  La conversión es regeneración y renovación:

Tito 3:15, "... nos salvó, no por obras de justicia quenosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia, por el lavamiento de laregeneración y por la renovación en el Espíritu Santo”.

13.  La conversión es ser adoptados como hijos de Dios:

Romanos 8:15, “Pues no habéis recibido el espíritu deesclavitud para estar otra vez en temor, sino que habéis recibido el espíritude adopción, por el cual clamamos ¡Abba, Padre!”

Gálatas 4:5, “... para que redimiese a los que estábamos bajola ley, a fin de que recibiésemos la adopción de hijos”.

14.  El Espíritu Santo nos asegura nuestra salvación:

Romanos 8:16, “El Espíritu mismo da testimonio a nuestroespíritu, de que somos hijos de Dios”.

15.  Generalmente después de la conversión sigue un periodo de conflicto,en el cual el cristiano se encuentra en una lucha: obedecer al Espíritu Santo yentregarse totalmente a su control, o seguir dominado por los restos de su vidaanterior, el hombre viejo, el ánimo carnal, el egoísmo. Cuando Pablo lesescribe a los corintios les recuerda su conversión, su santidad inicial.

I Corintios 1:1-9, “... a la iglesia de Dios que está en Corinto, a lossantificados en Cristo Jesús, llamados a ser santos”. Pero más adelante lesrecuerda que aún son carnales.

1 Corintios 3:1-4, “De manera que yo, hermanos, no pudehablaros como a espirituales, sino como a carnales, como a niños en Cristo”.

16.  El cristiano pronto descubre que se halla en unacrisis:

Romanos 7:21-25, “Así que, queriendo yo hacer el bien, halloesta ley: que el mal está en mí. Porque según el hombre interior, me deleito enla ley de Dios; pero veo otra ley en mis miembros, que se rebela contra la leyde mi mente, y que me lleva cautivo a la ley del pecado que está en mismiembros. ¡Miserable de mí! ¿quién me librará de este cuerpo de muerte? Graciasdoy a Dios, por Jesucristo Señor nuestro. Así que, yo mismo con la mente sirvoa la ley de Dios, mas con la carne a la ley del pecado”.

17.  Sin embargo, cuando el cristiano decide poner fin aesa lucha interior y entregarse totalmente al control del Espíritu Santo,efectúa una entera consagración y Dios efectúa en él la obra de santificación.A esta etapa de la vida cristiana se le llama entera santificación. Otrostérminos usados son: Santidad Escritural, Perfección Cristiana, la Segunda Bendición,Amor Perfecto (usado por Juan Wesley), Bautismo con el Espíritu Santo.

18.  La santidad, no es perfección absoluta, sino unavida dirigida totalmente por Dios; es una vida de madurez, de motivos puros,victoria sobre el pecado; yendo siempre hacia adelante y hacia arriba.

Romanos 6:1, “Ahora pues, ninguna condenación hay para los queestán en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme alEspíritu”.

Romanos 8:9, “Mas vosotros no vivís según la carne, sino segúnel Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno notiene el Espíritu de Cristo, no es de él”.

19.  Siempre aprendiendo de Cristo, a través de lasEscrituras:

Efesios 4:13, 15, “... hasta que todos lleguemos a la unidadde la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medidade la estatura de la plenitud de Cristo... crezcamos en todo en aquel que es lacabeza, esto es, Cristo”.
 

LA SANTIDAD ES LA MÁS ALTA META DELCRISTIANO

1.  La vida de santidad es la más alta meta del cristianoen el plan de Dios; es un imperativo ineludible, un mandato. La parte que letoca hacer al hombre es la entera consagración, una entrega completa a lavoluntad de Dios. La parte de Dios es la santificación operada por su EspírituSanto.

2.  Después de la conversión hay una meta superior:

Romanos 6:22, “... libertados del pecado y hechos siervos deDios, tenéis por vuestro fruto la santificación, y como fin, la vida eterna”.

Lucas l:74,75, “... librados de nuestros enemigos, sin temorle serviríamos en santidad y en justicia delante de él, todos nuestros días”.

Romanos 6:19, “... así ahora para santificación presentadvuestros miembros para servir a la justicia”.

I Corintios 1:2, “... a los santificados en Cristo Jesús,llamados a ser santos”.

I Tesalonicenses 4:3, “... la voluntad de Dios es vuestrasantificación”.

I Tesalonicenses 4:7, “... no nos ha llamado Dios ainmundicia, sino a santificación”.

I Pedro 2:9, "... sois linaje escogido, real sacerdocio,nación santa”.

II Pedro 3:11, “Puesto que todas estas cosas han de serdeshechas, ¡cómo no debéis vosotros andar en santa y piadosa manera de vivir!”

3.  Dios demanda santidad para tener comunión con él:

I Pedro 15:16, “... como aquél que os llamó es santo, sedvosotros santos en toda vuestra manera de vivir, porque escrito está: Sedsantos, porque yo soy santo”.

I Tesalonicenses 3:13, “... para que sean afirmados vuestroscorazones irreprensibles en santidad delante de Dios”.

Hebreos 12:14, “Seguid la paz con todos, y la santidad, sin lacual nadie verá al Señor”.

4.  Desde la redención, por la sangre de Cristo, somossantificados:

Hebreos 10:10, “En esa voluntad somos santificados mediante laofrenda del cuerpo de Jesucristo hecha una vez para siempre”.

Colosenses 1.21-22, “... ahora os ha reconciliado en su cuerpode carne, por medio de la muerte, para presentaros santos y sin mancha eirreprensibles delante de él”.

5.  Se alcanza la santidad total cuando el Espíritu Santocontrola todo el corazón:

Juan 14:17, “... el Espíritu de verdad, al cual el mundo nopuede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porquemora con vosotros y estará en vosotros”.

Juan 14:26, “Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien elPadre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas y os recordará todolo que yo os he dicho”.

Juan 16.13, “Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él osguiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino quehablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir. Él meglorificará; porque tomará de lo mío y os lo hará saber

Romanos 8:9, “Mas vosotros no vivís según la carne, sino segúnel Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno notiene el Espíritu de Cristo, no es de él”.

Romanos 8:13-14, “... si por el Espíritu hacéis morir lasobras de la carne, viviréis. Porque todos los que son guiados por el Espíritude Dios, éstos son hijos de Dios”.

Romanos 8:26, “... el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad;pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismointercede por nosotros con gemidos indecibles”.

6.  La santidad no es sólo una apariencia exterior depiedad; es una motivación interior manifestada en la vida práctica diaria:

II Corintios 7:1, “... limpiémonos de toda contaminación decarne y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios”.

Gálatas 5:22,23, “Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo,paz, paciencia, benignidad, bondad, fe mansedumbre, templanza”.

7.  La santidad afecta la totalidad del ser humano

I Tesalonicenses. 5:23, "Y el mismo Dios de paz ossantifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, seaguardado entero sin reprensión para la venida de nuestro Señor Jesucristo”.

8.  La vida de santidad es un proceso constante deaprendizaje:

Romanos 12:1-2, "Así que, hermanos, os ruego por lasmisericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo,santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional. No os conforméis a estesiglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento,para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta”.

9.  Dios nos disciplina para que alcancemos santidad yvivamos en ella:

Hebreos 12:10, “Y aquéllos, ciertamente por pocos días nosdisciplinaban como a ellos les parecía, pero éste para lo que nos esprovechoso, para que participemos de su santidad”.
 

LA ORACION

Orar es comunicarnos con Dios, hablar con él espontáneamente,para adorarlo, para pedirle por nuestras necesidades materiales, para tenerdirección en nuestra vida diaria.

1.  Cuando oramos interviene la Trinidad.

2.  Oramos a Dios Padre: "Padre nuestro que estás enlos cielos" (Mateo 6:9).

3.  Pedimos en el nombre de Jesús:

Juan 14:13, “Y todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, loharé, para que el Padre sea glorificado en el Hijo”.

4.  El Espíritu Santo nos guía para pedir adecuadamente:

Romanos 26:27, “Y de igual manera el Espíritu nos ayuda ennuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, peroel Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles. Mas el queescudriña los corazones sabe cuál es la intención del Espíritu, porque conformea la voluntad de Dios intercede por los santos”.

5.  Hay diversos tipos de oración:

a.  De alabanza y adoración, (Mateo11:25-26).
b.  De petición por nuestras necesidades, (Mateo 26.42).
a.  De intercesión en favor de otros, (Juan l7:l-26).

6.  No debemos orar con “vanasrepeticiones, como los gentiles, que piensan que por su palabrería serán oídos”,(Mateo 6:7).

7.  ¡Cuidado con la creencia de que la oración esproyectar la mente sobre algo o alguien para obtener un propósito! La idea deque las ondas cerebrales o el pensamiento pueden dirigirse hacia un objetivo, yque con una adecuada concentración se pueden mover cosas o personas, es unaidea pagana que enseña el poder de la mente sobre la materia, una especie dehechicería que hay que evitar. Orar es poner toda la confianza en Dios y laspromesas de Su Palabra, para que Él en Su soberanía, bondad, amor, justicia ysabiduría, decida la mejor respuesta para sus hijos.
 

 

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: