ALIMENTO ESPIRITUAL

El perdon

Escrito por semillasreales 08-12-2010 en General. Comentarios (1)

LA PAZ DEL PERDON

 

¿En Que Momento Enseña el Evangelio Que Aquellos Que No Son Hijos de Dios Deben ¿

¿Orar Por El Perdón?

 La Biblia enseña muchas cosas con respecto a la oración. ¿Qué es lo que dice la Biblia con respecto a la gente que no es hija de Dios la cual ora por el perdón?

¿Quien Tiene el Derecho de Orar a Dios?

¿Cuáles oraciones escuchará Dios? Considere las enseñanzas de los siguientes pasajes:

*1 Juan 3:22 - Recibimos lo que pedimos pero si guardamos los mandamientos y hacemos lo que le agrada.

*Santiago 5:16 - La oración de un hombre justo puede mucho.

*Proverbios 15:8,29 - Dios escucha y se deleita en la oración de los justos, pero está lejos de los impíos. La oración de uno que aparta su oído de la ley es una abominación para Dios (28:9).

*Salmo 34:15-16 - Dios abre sus oídos al clamor de los justos, pero Su rostro está contra aquellos que hacen el mal (Comp. 1 Ped. 3:12).

*Juan 9:31 - Dios no oye a los pecadores, pero si a aquellos que le adoran y obedecen.

Estos versículos enseñan en principio general de que Dios rehúsa escuchar la oración de aquellos que están viviendo en desobediencia a El. Veremos más tarde que ha habido casos en los que personas que no eran hijos de Dios, pero que estaban buscando la verdad, Dios reconoció lo que estaban orando. Generalmente, no obstante, simplemente ignora las oraciones de aquellos que no son Sus hijos.

¿Quien Puede Orar Por el Perdón?

Hay algunos ejemplos Bíblicos en los cuales ciertas personas oraron por el perdón. ¿Quiénes fueron estas personas?

Mateo 6:12 - Jesús dijo que oraran, "Perdónanos nuestras deudas (transgresiones)". ¿Pero quien puede orar esta oración? Jesús les estaba hablando a la gente de la tierra de los Judíos, los hijos de Israel (4:25). Estas gentes eran los hijos de Dios bajo el Antiguo Testamento (recuerde que el sistema del evangelio de Jesús no entró en vigencia hasta la muerte de El - Heb. 9:16-17; Col. 2:14). La gente era también discípula de Jesús (5:1-2). Estaban en capacidad de dirigirse a Dios como "Padre nuestro", por lo tanto, debían haber sido hijos de Dios (6:9). Esta instrucción de orar por el perdón no fue dada a la gente que no era hija de Dios y que querían convertirse en hijos de Dios, sino más bien a la gente que ya era hija de Dios.

Lucas 18:13-14 - El publicano oraba, "Dios se propicio a mí, pecador" y fue justificado. El tratado que citamos anteriormente usó este como ejemplo de uno que no era hijo de Dios siendo perdonado por la oración. Pero ¿era este hombre hijo de Dios o no? Nótese que ambos, el Publicano y el Fariseo subieron al templo a orar (18:10). Pero este era el templo Judío, y únicamente a los Judíos se les permitía entrar (Hechos 21:28). En consecuencia, el publicano era un Judío tal como lo era el Fariseo. Otra vez, este pasaje no nos dice nada acerca de lo que debe ser hecho por una persona que no es hija de Dios y que quiere el perdón, ya que la persona descrita era un hijo de Dios bajo la ley del Antiguo Testamento entonces en vigencia.

Además, recuerde que este evento ocurrió mientras la ley del Antiguo Testamento era aún obligatoria. En ese templo Judío, por ejemplo, la gente aún ofrecía sacrificios animales, a través del sacerdocio Levítico, etc. Este caso no está destinado para describir la forma del perdón de Dios para la gente bajo el Nuevo Testamento, en vista de que el sistema del Nuevo Testamento o de justificación aún no había entrado en vigencia.

Hechos 8:18-22 - Simón pecó y se le dijo que se arrepintiera y orara por el perdón. ¿Fue esta la oración de uno que no era hijo de Dios o de uno que ya lo era? Nótese que los Samaritanos creyeron al evangelio predicado por Felipe y fueron bautizados (8:12). Marcos 16:16 dice, "El que creyere y fuere bautizado, será salvo", por tanto, los Samaritanos debieron haber sido bautizados. Pero Simón "también" creyó y fue bautizado (v.13) - hizo exactamente como los otros Samaritanos, por tanto, debió ser bautizado tal como ellos lo fueron. Fue después de que era hijo de Dios que Simón pecó y se le dijo que se arrepintiera y orara por el perdón (8:18-22). Otra vez, esto muestra que un hijo de Dios que peca debe orar por el perdón; en ninguna parte enseña que uno que no es hijo de Dios debe orar por el perdón.

1 Juan 1:8-10 - Si "confesamos nuestros pecados", Dios nos perdonará. Pero ¿quién es el "nosotros" o "nuestros" de quienes se está hablando aquí, quienes serán perdonados si los confiesan? En 1:6-7, el "nosotros" está hablando de aquellos que caminan en la luz, que tienen comunión con Dios, y que son limpiados por la sangre de Jesús. En 2:1-5, el "nosotros" se refiere a aquellos que conocen a Dios (v.3) y que están en El (v.5.6), en contraste al mundo (v.2). Si permanece alguna duda, 3:1-2 afirma el asunto: "somos hijos de Dios". A través de todo el contexto, "nosotros" se refiere a los hijos de Dios.

Todos estos pasajes nos muestran que acorde al evangelio, los hijos de Dios a veces son culpables de pecado. Cuando esto sucede, para ser perdonados deben arrepentirse y orar. Pero los pasajes que hablan de la oración para el perdón están hablando siempre acerca de los hijos de Dios. No hay un solo pasaje o ejemplo en cualquier parte del evangelio que hable acerca de la gente que no es hija de Dios siendo perdonadas como resultado de la oración por el perdón. Tal idea es una doctrina hecha por los hombres (Mat. 15:9).

¿Debería una Persona Que No Es Hijo de Dios Orar Por el Perdón de Sus Pecados?


Por: David Pratte

Sin duda, una de las preguntas más importantes que puede ser hecha es, "¿Qué debo hacer para ser salvo?" Si una persona que no es hijo de Dios - no es Cristiana porque nunca ha nacido de nuevo - pero además de eso, esta persona quiere recibir el perdón de los pecados, ¿qué debe hacer esa persona?

Una de las doctrinas más comunes con respecto a este tema es que tal persona simplemente debería creer en Jesús y luego orar por el perdón. Considere la siguiente cita de un tratado titulado "El Sencillo Plan de Salvación de Dios":

Simplemente crea en El como el que cargó SU PECADO, MURIO EN SU LUGAR, fue sepultado y resucitado para SU JUSTIFICACION. Ahora invóquelo. "Porque TODO AQUEL que invocare el nombre del Señor SERA SALVO" - Romanos 10:13. La primera oración que un PECADOR debe orar está dada en Lucas 18:13 - "Dios, sé propicio A MI PECADOR". Ahora, usted es pecador y ciertamente está afligido a causa de esto. AHORA mismo, si quiere levantar su corazón a Dios en oración ... diga sencillamente: O, Dios, soy un pecador. Lo siento, estoy arrepentido, ten MISERICORDIA de mí, y SALVAME por el amor de Jesús. Ahora, simplemente lo tomo a El en Su Palabra ... usted dirá, "ciertamente eso no es todo lo que es necesario que se debe hacer para ser salvo". Si lo es, absolutamente todo .. DESPUES DE QUE USTED ES SALVO ... ENTONCES DEBERA SER BAUTIZADO ... [todo el énfasis está en el original].

La pregunta a ser estudiada en este momento es esta: ¿qué enseña la Biblia acerca de esta doctrina? El evangelio revela muchos ejemplos en los que la gente que no era hija de Dios fueron convertidos. ¿En cuál de estos ejemplos a uno que no era hijo de Dios se le dijo que orara para recibir el perdón de los pecados? ¿Y en dónde dice la Biblia que una persona es salva antes de ser bautizada, y después de que es salva debe ser bautizada?

Estas son preguntas serias porque envuelven el proceso por medio del cual una persona recibe el perdón de los pecados y se convierte en hijo de Dios. No podemos ser salvos si seguimos un patrón de salvación que sea diferente al que Dios ha revelado en la Biblia, porque cualquier persona que predique un evangelio diferente es un anatema (Gál. 1:8-9). Siguiendo las doctrinas hechas por los hombres, nuestro servicio a Dios es en vano (Mat. 15:9,14). Por tanto, la pregunta es ¿una persona que no es hijo de Dios debería orar por el perdón de los pecados o no? ¿Se encuentra esta doctrina en el evangelio o es una doctrina inventada por los hombres?

¿Que Debería Hacer una Persona Que No Es Hija de Dios para Obtener el Perdón de los Pecados?


Si la gente que no es hija de Dios se supone que no pueden orar por el perdón, entonces ¿qué se les debe decir que hagan para ser perdonados? ¿Les dice la Biblia de algún modo que son salvos antes de ser bautizados, y que luego sean bautizadas después de que han sido salvas? Estudiemos algunos ejemplos de conversión en el Nuevo Testamento para contestar esta pregunta.

Los Judíos En Pentecostés - Hechos 2

Las personas descritas aquí eran los culpables de la muerte de Jesús. En el versículo 21, se les dijo, "Todo aquel que invocaré el nombre del Señor, será salvo" (Comp. Rom. 10:13). El tratado que citamos al inicio usó este pasaje como prueba de que uno que es hijo de Dios debería orar por el perdón. Pero ¿qué significa "invocar el nombre del Señor"? ¿Cómo hace usted esto? El pasaje realmente no dice que esto signifique orar. ¿Qué es lo que realmente implica?

Guardemos el versículo dentro del contexto y la Biblia se explicará a sí misma. A media que Pedro predicaba, la gente reconoció su pecado y preguntaron que debían hacer a ese respecto (v.37). Pedro dijo, "Arrepentíos y bautícese ... para perdón de los pecados ..." Esto explica más adelante cómo era salva la gente. Pedro dijo que invocaran el nombre del Señor (v.21), pero cuando se preguntó específicamente que debía ser hecho, dijo que se arrepintieran y bautizaran para el perdón de los pecados.

Algunas personas dicen "para perdón de los pecados" significa "a causa del perdón de los pecados". Esto sería semejante a decir, "a él le fue dada una infracción antes de sobrepasar el límite de velocidad", o "le fue pagado antes de empezar a trabajar". Por tanto, el versículo significaría que debería orar por el perdón, entonces Dios lo perdonará, y luego debe ser bautizado porque ya ha sido salvo. Nótese que esta explicación significa que la gente a la cual Pedro les habló ya eran salvos antes del versículo 38, por tanto, Pedro no les está diciendo que hacer para ser salvos, sino que hacer para mostrar que ya han sido salvos. Pero si esto es verdad, ¿por qué Pedro les dijo en el v.38 que se arrepintieran? ¿Debía haberles dicho esto si ya eran salvos? No, claramente estaba hablando a la gente que aun no estaba perdonada, diciéndoles que hacer para ser salvos. Por tanto, "para perdón de los pecados" significa, no a causa de que ya ha sido perdonado, sino para recibir el perdón (Comp. Mat. 26:28).

Hechos 2:21 dice que deberíamos invocar el nombre del Señor para ser salvos, pero no dice cómo se hace esto. Aquellos que creen que esto se refiere a la oración, han supuesto algo que ellos no pueden probar. El v.38 nos dice como invocar el nombre del Señor - por medio de arrepentirse y ser bautizados en Su nombre. Esto es lo que un no hijo de Dios debe hacer para recibir el perdón de los pecados.

Cornelio - Hechos 10 & 11

Hechos 10:1-2, dice que Cornelio era un hombre generoso, y religioso que "oraba a Dios siempre". Los versículos 4-5 y 31 dicen que Dios "escuchó" sus oraciones y que eran un memorial para Dios. Por tanto, en algunos casos, aún si ciertas personas no son hijos de Dios, con todo si ellos están realmente buscando Su voluntad, al menos El es sabedor de lo que están orando. El pasaje no dice por qué oró Cornelio, ni de si Dios estaba concediendo la oración, sino que lo que recibió fue una oportunidad para conocer el evangelio.

Pero nuestra pregunta es esta: ¿Cornelio fue perdonado cuando oró a Dios? ¿Fue eso "todo" lo que tuvo que hacer para ser salvo, como está declarado en el tratado que citamos? Hechos 11:14 dice que el ángel que le habló le dijo a Cornelio que enviara por Pedro quien le diría las palabras por las cuales podría ser salvo. Cuando hizo esto, Pedro le dijo, no que orara por la salvación, sino que se bautizara en agua (10:47-48). Si una persona que no es hijo de Dios es salvo por orarle al Señor, ¿por qué Cornelio no fue salvo antes de Pedro hablarle? No obstante, claramente dice el pasaje que no fue salvo antes de Pedro hablarle. Fue salvo como resultado de escuchar y obedecer al evangelio predicado por Pedro, el cual incluyó el ser bautizado.

Saulo de Tarso - Hechos 9 & 22

Saulo había sido perseguidor de la iglesia, pero Jesús se le apareció en el camino a Damasco y le dijo que entrara a la ciudad en donde se le diría lo que debía hacer (9:1-6). En la ciudad, estuvo tres días sin comer ni beber, y orando (9:9,11). A Saulo nunca se le dijo que orara, ni sabemos para qué oró. Se le dijo lo que debía hacer, e hizo la oración antes de que se le dijera que hacer.

Pero ¿fue perdonado por la oración? Si el creer y la oración es "absolutamente todo" lo que una persona debe hacer para ser perdonada de pecados, ¡entonces Saulo ciertamente fue salvo aún antes de que se le dijera que hacer! Pero ¿fue salvo acorde a la Biblia? En Hechos 9:18, Ananías vino a él y Saulo fue bautizado inmediatamente. Hechos 22:16 nos dice lo que le fue dicho que debía hacer, y esto explica por qué fue bautizado inmediatamente. Ananías dijo, "Ahora, pues, ¿por qué te detienes? Levántate y bautízate, y la va tus pecados, invocando su nombre".

Nótese la importante lección enseñada aquí: (1) A Saulo se le dijo lo que debía hacer, pero nunca se le dijo que orara por el perdón. (2) Aún cuando Saulo había orado, no fue perdonado por medio de la oración, porque sus pecados estaban aún en necesidad de ser lavados. (3) Cuando Ananías dijo, "Ahora, pues, ¿por qué te detienes?", estaba diciendo en efecto a Saulo que suspendiera lo que había estado haciendo y que hiciera algo más en lugar de eso. Pero lo que Pablo había estado haciendo era orar, de manera que esto no era lo que Pablo debía continuar haciendo. (4) Lo que a Saulo se le dijo que "debía hacer" fue se bautizara y lavara sus pecados invocando el nombre del Señor. Esto confirma lo que aprendimos en Hechos 2, que para una persona que no es hijo de Dios, el invocar el nombre del Señor para salvación requiere el bautismo. Esto también confirma que, contrario a lo que mucha gente cree, los pecados no son perdonados antes del bautismo, pero el bautismo es una condición necesaria para tener los pecados lavados por la sangre de Jesús. Esto también concuerda con muchos otros pasajes sobre el tema. (Véase Mr. 16:16; 1 Ped. 3:21; Rom. 6:3-4; Gál. 3:27).

Conclusión

Aquí está un corto resumen de lo que hemos aprendido en este estudio:

*Generalmente, Dios no contesta las oraciones de la gente que no hijo(a) Suyo.

*Las únicas personas en el Nuevo Testamento que recibieron el perdón como resultado de la oración fueron las personas que ya eran hijos de Dios.

*A ninguno que no era hijo de Dios le fue dicho en algún momento por un hombre inspirado que orara por el perdón. La doctrina de que tales personas deberían orar por el perdón es, por tanto, una doctrina hecha por los hombres.

*La gente que no era hija de Dios aunque por alguna razón oró a Dios, no recibió el perdón sobre la condición de haber orado.

*En todos los casos, la gente que no era hija de Dios tuvo que ser bautizada para recibir el perdón de los pecados. En ningún caso alguna persona en algún momento recibió el perdón de los pecados antes de que fuera bautizada.

Mateo 7:21-23 enseña que no es suficiente declarar a Jesús como nuestro Señor y pensar sinceramente que estamos sirviéndole. Debemos servirle acorde con la voluntad del Padre. La voluntad del Padre es que una persona que no es hijo de Dios necesita cree, arrepentirse y ser bautizada para recibir el perdón de los pecados y convertirse en hijo de Dios. Claramente aquellos que enseñan a estas personas a orar por el perdón, son personas que ¡han cambiado el plan de Dios - han sustituido la oración por el bautismo! Están seduciendo a la gente por medio de predicar un evangelio diferente del que la Biblia enseña, y ciertamente no están agradando a Dios (Gál. 1:6-9).

Pero si una persona cree que fue salva como resultado de la oración y luego fue bautizada pensando que fue salva antes de ser bautizada, ¿qué debería hacer ahora esa persona? Claramente, a pesar de su sinceridad, nunca ha sido bautizada para la razón Bíblica y en consecuencia, su bautismo no llevó a cabo el propósito que Dios quería en él. Pero el propósito del bautismo debería haber sido en consecuencia que la persona pudiera ser perdonada de los pecados. Si nunca ha hecho esto correctamente, entonces ¡nunca ha sido perdonado de los pecados! Para agradar a Dios ahora, debe ser bautizado bíblicamente, como lo hizo la gente en Hechos 19:1-7. Si este es su deseo, estaremos gozosos en ayudarle. Si necesita ayuda, por favor contacte a las personas que le proporcionaron este tratado.

Un Tema para discutir

Escrito por semillasreales 08-12-2010 en General. Comentarios (0)

                                     ¿ EXISTEN LOS EXTRA TERRESTRES?
   

 

 Problemas de la distancia para los "extraterrestres" 

Vivimos en una época donde la aeronáutica a menudo lanza naves espaciales a los cielos en misiones que han traído grandes y novedosos avances a nuestra sociedad. La NASA envía sus naves a la órbita de la tierra con regularidad pasmosa y en el presente se están enviado misiones de investigación a Marte. Pero al mismo tiempo, a diario vemos en la televisión o en el cine viajes interespaciales a través de la Vía Láctea y más allá. Pero... ¿Acaso somos participantes de un experimento donde se nos está tratando de convencer de la facilidad de los viajes interespaciales?

Para no ser víctimas, especialmente nosotros los cristianos, debemos tener en cuenta dos detalles primordiales:

  • A. Las leyes y constantes de la física han colocado límites austeros en cualquier viaje espacial significativo que seres inteligentes (hombres o "extraterrestres"), deseen, o mejor dicho, sueñen, algún día hacer.
  • B. No existe la posibilidad, ni siquiera remota, de que la tecnología existente o soñada pueda superar estos límites. Es como si alguien hubiera colocado linderos para que no nos escapemos.

Como dijimos antes, existen los virtuales viajes intergalácticos y los interplanetarios, pero estos solamente se pueden definir como viajes virtuales. Virtuales porque la pasmosa distancia que existe entre las estrellas y entre los más cercanos "planetas", si así se pueden llamar, es simplemente insuperable para cualquier ser inteligente, hombre o no-hombre.

Para seres vivos, para seres mortales, para seres con una existencia limitada y finita, esas distancias, claro está, se tienen que ver en función al tiempo, y el tiempo significa riesgos mortales que eventualmente se podrían encontrar.

El tamaño (o la extensión) del problema

La estrella más cercana a la tierra está a 25 trillones de millas. Esta distancia es tan imponente que es mejor que usemos un ejemplo para ilustrarla, ya que estas son cifras que nuestros sistemas bancarios apenas manejan, pero la gente regular nunca tiene acceso a nada que ni se acerque a estas astronómicas cantidades:

Si tomáramos una piña, y la usáramos para nuestro modelo, y ella representara aproximadamente el diámetro del Sol, que es de un millón de millas, la distancia a la estrella más cercana, en esa escala, sería la distancia de Los Ángeles a Managua, la capital de Nicaragua.

En otras palabras, si una persona se fuera a recorrer esta distancia entre el sol y la estrella más cercana, en el auto más veloz de los que compiten en los deportes motor, a ese vehículo le tomaría 112,000 años para llegar a Managua, partiendo desde Los Ángeles.

Los lectores de Antesdelfin.com deben estar conscientes de las inmensas distancias de que estamos hablando aquí. Pero esas distancias no son el único problema que enfrenta la ciencia cuando en su afán por probar que Dios no existe y que por tanto la vida debió haberse originado a partir de medios puramente naturales, por tanto existiendo la posibilidad de que la vida haya "evolucionado" en otros lugares del universo, se lanzan a una costosa y básicamente inútil carrera espacial. Hace apenas unos días, la Unión Europea lanzó un nuevo cohete hacia Marte con el único y exclusivo motivo de "Enterarnos de una vez y para siempre si existe o existió vida en Marte" [Unmanned Spacecraft Blasts Off for Mars]. ¡Más adelante, mencionaré varios otros problemas insuperables!

En pos de dar mayor perspectiva a nuestro análisis, imaginemos que este viaje encuentra la posibilidad de que haya existido vida en Marte. ¿Acaso no saben estos científicos que lo que encontrarán para apoyar su teoría de que la vida existe en otros planetas no podrá superar los requisitos básicos para que seres inteligentes puedan llevar a cabo viajes intergalácticos?

Para que la vida sea posible en un planeta se tienen que dar tantas "coincidencias" totalmente imposibles, que pensarlo siquiera resulta ridículo. Lo primero que tendría que suceder es que dicho planeta tendría que contar con una órbita que no sea completamente circular, ni tampoco demasiado excéntrica. El planeta debe estar protegido por un planeta compañero a manera de escudo, para evitar que sea bombardeado por los millones de asteroides que andan perdidos por el universo, así como ocurre en Júpiter, pero que a la vez no sea rebotado por la energía proveniente de la gravedad del otro planeta. Aquí podríamos citar el aire, su composición, la atmósfera, EL AGUA, la presión atmosférica, gravedad, fuerza de cohesión, estabilidad molecular, campo magnético, distancia de la estrella, composición del terreno, etc., etc., etc.

Pero aún hay otros factores que deben considerar estos famosos científicos y que al parecer no se sienten cómodos compartiéndolos con la gente regular como usted y yo. Ninguna estrella que se encuentre localizada a una distancia aproximada de 50 años-luz (Un año-luz es la distancia que recorre la luz en un año a 300,000 kilómetros POR SEGUNDO), puede cumplir con los requisitos que un planeta tendría que cumplir para que pudiera existir la vida en él. ¡Encontrar dicho planeta es imposible. Simplemente imposible!

Pero supongamos que vida inteligente fuera capaz de vivir a 50 años luz de nosotros y quisieran visitarnos. Estos ET tendrían que trazar una trayectoria en zigzag a través de varios peligros galácticos para alcanzar el planeta tierra, haciendo que su viaje sea mucho más prolongado que si simplemente trazaran una línea recta. ¡Ser tragado por un pozo negro del tamaño de varios sistemas solares no sería el método más seguro de llegar a la tierra!

Pero además, los viajeros interespaciales tendrían que evitar pasar demasiado cerca de las estrellas para no ser afectados por la mortífera radiación de neutrones que emiten las estrellas supergigantes, las erupciones de las Novas y las Supernovas (explosiones de estrellas), y hasta los desperdicios de tales erupciones que de seguro andarían a velocidades incalculables por todos los alrededores buscando con quién chocar. Además, estos esperados extraterrestres tendrían que evitar gases, polvo, y cometas extremadamente densos en sus brazos espirales, esto sin mencionar los ambientes o "Environs" de las estrellas nacientes.

Los extraterrestres viajeros tendrían que permanecer en el plano de la galaxia, ya que cualquier desviación del plano los expondría a la radiación letal que se produce desde los corazones galácticos. Sus maniobras para evitar estos peligros extenderían su viaje aproximadamente 75 años luz adicionales a los 50 originales que los separaban de la tierra. En total, tendrían que viajar 125 años luz. Eso significaría viajar a 300,000 kilómetros por segundo, multiplicado por 60 para alcanzar una velocidad dada en minutos, multiplicado por 60, para alcanzar una velocidad dada en horas, multiplicado por 24 horas para alcanzar una velocidad dada en días. Hmmmmm! Mejor no coloco la cifra que esta multiplicación dio, ¡ya que no quiero hacer este artículo más extenso de lo que ya es!

Pero esperen... ¡Aún hay otros "pequeños" factores que Carl Sagan y los directores de las películas que vemos en los cines, y los científicos que envían estas naves a Marte no nos han dicho! Recientemente se ha descubierto un factor que haría que estos 125 años luz aumenten sustancialmente. Basándonos en la suposición de que cualquier nave interplanetaria (usada para el tipo de viaje que aquí figuramos), tendría que querer mantener comunicación con el planeta de donde salió. ¿No? Pues....

Un grupo de investigadores de vida extraterrestre hizo el análisis al espacio entre todas las 202 estrellas del mismo tipo que nuestra estrella más cercana (que es nuestro Sol), cubriendo una distancia de 155 años luz de la tierra. Ni una sola señal inteligible fue detectada dentro de las cercanías de estas estrellas. Este descubrimiento significaría, para una potencial nave extraterrestre, que tendría que haber pasado 255 años-luz viajando, más los años luz esquivando los peligros antes mencionados, alcanzando una distancia aproximada de 230 años luz en el camino (¡Esto a la velocidad de la luz!). En otras palabras, estos "amigos" del espacio habrían viajado 1.36 cuadrillones de millas para llegar a nuestra atmósfera en sólo 230 años.

¿Le ha dicho esto a usted algún profesor de biología evolucionista de su universidad más cercana?


                                                 

 Problemas de la velocidad para los "extraterrestres" 

En uno de nuestros análisis anteriores sobre los problemas que tendrían virtuales seres inteligentes extraterrestres para llegar a la tierra desde la estrella más cercana a la tierra vimos que resulta prácticamente imposible que ellos pudieran superar el problema de la velocidad. Para poder alcanzar la tierra desde la estrella más cercana, que se encuentra a 50 años luz, estos virtuales extraterrestres tendrían que viajar a la velocidad de la luz por más de 200 años para llegar a nuestro planeta.

Ahora analizaremos un segundo problema que estos buscados seres "extraterrestres" encontrarían al intentar visitarnos:

Yo recuerdo que una de las declaraciones más chocantes que hizo mi maestro de física cuando hacía mis estudios técnicos fue que las "leyes físicas imposibilitaban que un objeto viajara a una velocidad mayor que la velocidad de la luz". Esto me impactó porque siempre pensé que la luz viajaba rápidamente, pero nunca pensé que viajara tan rápidamente que para un objeto físico resultara imposible alcanzar su velocidad.

Es debido a esta imposibilidad que los virtuales "extraterrestres" de que ahora hablamos no podrían NUNCA llegar hasta nosotros si es cierto que viven, para ser benévolos, en un virtual sistema planetario, en la estrella más cercana a la nuestra.

Analicemos los problemas que se le presentarían a cualquier objeto físico, en este caso un OVNI (Objeto Volador No Identificado), o una Nave espacial cualquiera que pudieran usar nuestros "extraterrestres" mucho antes de alcanzar la velocidad de 300 mil kilómetros por segundo.

El problema de la energía necesaria

A la velocidad de la luz, la energía requerida para mover una masa específica es infinita. La energía requerida para impulsar una nave espacial para que se mueva a la MITAD de la velocidad de la luz, 150 mil kilómetros por segundo, es millones de veces mayor a la requerida para la nave más rápida de la NASA.

¡Pero el problema es aún mayor!

Para usar energía y conducirla de forma tal que pueda ser usada para impulsar o propulsar una nave, tenemos que aumentar la masa de los propulsores que han de impulsar la nave. En otras palabras, para lograr mayor energía y para mayor velocidad, necesitamos mayores motores impulsores. Colocando esto en forma matemática, lo explicamos de la siguiente forma: Mientras mayor es la energía deseada de la nave, mayor será (exponencialmente) la masa o el tamaño de la nave.

Problema del peso

La masa adicional de la nave agrega otros problemas. Uno de ellos es la necesidad de mover la carga de la nave (pasajeros, tripulación, instrumentos, equipos de supervivencia como trajes espaciales, etc.) La masa de la nave y sus sistemas de propulsión se elevan relativa y geométricamente en función a la carga.

Otro problema: Mientras mayor se es, mayor blanco se es

Un objeto viajando por el espacio de mayor tamaño es más susceptible a ser golpeado por desperdicios espaciales. Para que una nave se acerque a la velocidad necesaria para alcanzar salir de nuestra Vía Láctea, tendría que tener una masa de proporciones inimaginables para el hombre. Eso la haría fácil blanco de los miles de millones de objetos que divagan por el espacio, entre ellos los Micrometeoritos, por ejemplo, los que abrirían agujeros en el fuselaje de la nave debido a la velocidad inmensa a que esta viaja.

Estos Micrometeoritos le abren frecuentes agujeros de tamaño de monedas de 1/2 dólar a los paneles solares del Telescopio Espacial Hubble. En el caso del Hubble, debemos recordar que viaja apenas a 0.04 por ciento de la velocidad relativa de los Micrometeoritos y a 0.003 por ciento de la velocidad de la luz relativa a la tierra. Si este telescopio viajara a miles de kilómetros más rápidamente, el daño sería millones de veces mayor. Una ley física nos dice que el daño se aumenta con el aumento de la velocidad debido a la velocidad de impacto entre los objetos.

¿Son los Micrometeoritos el problema principal?

Ahhhh... ¡No!

En términos de desperdicios espaciales, estos Micro (diminutos) meteoritos son una de las menores causas de preocupación que la tripulación de esta nave extraterrestre tendría que preocuparle. Una gran nube de cometas, que a veces tienen hasta 100 mil millones de millones de cometas o más viajando juntos, rodea al sistema solar. Una nube como esta es muy posible que rodee cualquier estrella de nuestra galaxia que pudiera ser la estrella del virtual planeta donde vivirían nuestros interesantes "extraterrestres".

Para esta nave "extraterrestre" protegerse de tal ataque, la nave tendría que estar protegida por algún tipo de escudo. Pero... ¿No significaría un escudo más masa qué mover, por tanto más motores de propulsión que cargar, por lo tanto más fuerza necesaria para impulsar, por lo tanto mas velocidad necesaria para mover...?

¡Y mientras más dure el viaje, más exposición!

Si usted viaja por 2 horas a una ciudad cercana a ver a sus familiares, usted se expone a riesgos de un accidente por 2 horas. Si el viaje le toma 6 horas, el riesgo se triplica. Pues mientras más tiempo pasen nuestros "amigos" extraterrestres en el espacio, mayor es el riesgo de exposición. En otras palabras, las probabilidades de sufrir daños en el espacio aumentan en proporción al tiempo usado para terminar el viaje. Si la nave reduce la velocidad, aumenta el tiempo del viaje, aumentando su exposición. Si aumenta su velocidad, aumenta el posible daño debido a los impactos. ¡Es un problema como quiera que lo veamos!

¿Le ha dicho esto a usted algún profesor de astronomía o de física de esos cientos autodenominados "Ateos/evolucionistas" de su universidad más cercana?


                                 

 Agujeros Negros 

Debido a los problemas de la distancia y de la velocidad a los que tendrían que enfrentarse los eventuales extraterrestres para visitarnos a la tierra partiendo desde un virtual planeta en un sistema parecido al Sistema Solar y desde la estrella más cercana al Sol, he decidido presentar a los lectores de Antesdelfin.com varios otros "problemitas" con las asombrosas teorías (aveces idióticas) que varios grupos de ovnólogos (los que se encargan del estudio de los OVNIS) han presentado.

¿Acaso no podrían los Extraterrestres visitarnos usando Agujeros Negros, Singularidades y Wormholes ("agujeros de gusano")?

Antes de proceder a presentar los problemas con estas sugerencias, permítanmente proporcionarles algunas definiciones claves que seguramente serán extremadamente útiles a muchos de nuestros lectores:

Agujero Negro* (Black Hole)
"El centro colapsado de una estrella masiva. Las estrellas que son extremadamente masivas colapsan por su propia gravedad cuando su combustible se agota. El colapso continúa hasta que toda la materia es machacada hasta desaparecer en lo que se conoce como una singularidad. La fuerza gravitatoria es tan fuerte que ni la luz puede escapar."

Singularidad*
"El centro de un agujero negro, donde la curvatura del tiempo-espacio es máxima. En la singularidad, las olas gravitacionales se separan. Teóricamente, ningún objeto sólido puede sobrevivir chocar con una singularidad."

Pues, desde un punto de vista realista, dejando atrás los desvaríos de nuestros amigos científicos evolucionistas que buscan a toda costa explicar cómo podrían viajar a nuestro planeta los extraterrestres, proponer siquiera que visitantes extraterrestres pudieran usar la rendijita proporcionada por una singularidad para viajar a través del espacio y quizás así llegar a nuestro planeta de donde sea que estén viniendo, es una idea tan descabellada que resulta ridículo siguiera proporcionar una respuesta. Sin embargo, como nuestros amigos evolucionistas son tan descabellados como para creer que un universo tan organizado e interdependiente como en el que vivimos pudo resultar de una explosión hace más de 16 mil millones de años, no debemos asombrarnos que continúen insistiendo que la vida debió evolucionar en algún lugar del universo diferente a la tierra, y que quizás llegó aquí en un meteorito o de alguna otra forma.

Debido a que los agujeros negros son muy raros, la probabilidad de que las singularidades de dos agujeros negros divididos por miles de años luz llegaran a ponerse en contacto es virtualmente cero. Lo mismo es aplicable a la posibilidad de que nuestros amigos interestelares lograran encontrar una de estas singularidades para rápidamente colarse en una de ellas y ser capaces de viajar por el espacio usándolas.

¿Es posible viajar usando la singularidad de un Agujero Negro?

La relatividad general claramente coloca límites imposibles de superar a esta proposición. Además de que los agujeros negros son extremadamente inestables, la longevidad de un posible agujero negro es tan diminuta (más corta que una diminuta fracción de segundo) que es físicamente imposible que un ser físico pueda viajar a través de él.


"El centro de un agujero negro, donde la curvatura del tiempo-espacio es máxima. En la singularidad, las olas gravitacionales se separan. Teóricamente, ningún objeto sólido puede sobrevivir chocar con una singularidad."

¿Qué puede sobrevivir a la fuerza de una singularidad?

El Diccionario de Astronomía nos dice que "ningún objeto sólido puede sobrevivir chocar con una singularidad." Ahí terminan los desvaríos de nuestros amigos ateos evolucionistas ovnistas. Más aún, esta misma fuente astronómica nos dice que la fuerza con que estos masivos torbellinos estelares succionan todo lo que encuentran en el universo es tan grande, que "ni la luz puede escapar", pues ahí murió también la esperanza de los enemigos del Creador de la vida en la tierra de que los OVNIS puedan usar una nave para viajar hasta nuestro sistema solar.

¿Permiten las leyes físicas viajes usando Agujeros Negros?

Cualquier objeto físico sería destruido total e instantáneamente por las fuerzas gravitacionales a millones de millas a la redonda de un agujero negro. La suerte de viajero de cualquier extraterrestre que se acerque demasiado a unas de estas "aspiradoras del espacio" terminaría en fracciones de segundos. Si la nave de uno de estos ET es atrapada y succionada por una de estas gigantescas máquinas succionadoras sus partículas se desintegrarían mucho antes de llegar al centro. Nuestro amigo ALIEN terminaría como una bola de energía en caos extremadamente comprimida.

¿Qué explicación adicional usarán los ateos que buscan vida extraterrestre para no tener que admitir que fue Dios el creador de la vida en el universo?

                                                             
                

 Extraterrestres: Problemas de longevidad para viajar de allá a aquí 

Si existen los extraterrestres, analicemos lo que significaría que viajaran de allá a aquí desde el punto de vista social.

En un esclarecedor artículo anterior mostramos la dificultad que los virtuales extraterrestres tendrían para llegar aquí debido a la inmensa distancia a que se encuentra el lugar de donde podrían vivir más cercano a la tierra. En otros artículos vimos que para poder alcanzar nuestro planeta, estos virtuales viajeros interestelares tendrían que por lo menos alcanzar una velocidad muy cercana a la de la luz para llegar aquí en miles y miles de años.

Ahora supongamos que estos compañeros universales viajan, sólo de venida, 7,500 años como mínimo para alcanzar la tierra desde su planeta en algún lugar del universo. Hacer esto sin duda alguna posaría ciertos retos sociales que hasta el más acérrimo evolucionista tendría que ponderar.

La longevidad

Las leyes de la física determinan que cualquier ser que viva en el mismo universo que nosotros, debe estar sujeto a las mismas leyes físicas. Esto significa que estos seres extraterrestres tendrían que tener una vida finita. No podrían ser infinitos. Además, si estos seres viajaran a través del espacio, inevitablemente tendrían que exponerse a niveles de radiación variables (por los imprescindibles escudos que necesitaría la nave espacial en que viajaran), lo que está probado que reduce la longevidad de los seres vivos. La complejidad de la bioquímica basada en carbono, que es la única forma posible de vida física conocida, 1 le coloca un límite a la vida en no más de mil años. Este cálculo, según Rhodes, toma en consideración la posibilidad de que los virtuales viajeros extraterrestres hibernen por largos períodos de tiempo.

Un viaje como el propuesto por nuestros amigos evolucionistas y mostrado en la televisión y el cine como algo totalmente posible, sería, basándonos en la distancia antes mencionada y en la velocidad de la luz, por un lapso no menor de 75 años luz. Esto significaría que los extraterrestres que inicien el viaje no alcanzarían la tierra vivos, ni sus hijos, ni sus nietos, ni sus bisnietos, ni sus tataranietos, ni sus tatara-tataranietos... Sino que habría múltiples generaciones que necesariamente tendrían que morir y nacer para que los últimos, al transcurso de los 75 años luz (7,500 años nuestros) alcanzaran la tierra.

Pero los problemas de estos viajeros apenas comienzan.

Un viaje multi-generacional presenta un sin número de dificultades. Por ejemplo, los protagonistas iniciales que comiencen el viaje tendrían que pasar las instrucciones de la misión, el propósito, las metas, etc. a su progenie o descendientes. Aún en el caso de que los amigos viajeros originales de nuestros soñadores evolucionistas hayan escogido sacrificar sus vidas por alcanzar la tierra, sus hijos y nietos, etc. no habrán escogido enfrascarse en este viaje multi-generacional, sino que tendrán que continuar con él por obligación (¡si no es que llega un momento que se amotinan y deciden devolverse!). En otras palabras, las segundas y terceras generaciones recibirán una "misión por herencia".

Si estos extraterrestres se parecieran en algo o mantuvieran valores morales y éticos semejantes a los humanos, imponer un sacrificio como este a varias generaciones en el futuro, no parece una proposición justa. Si una generación permite que degenere su interés por obedecer las instrucciones iniciales, esto eventualmente agregaría dificultades impredecibles a nuestros amigos OVNIS.

Una estrategia como esta haría necesario que exista una población base suficientemente grande como para que no se pueda poner en peligro la subsistencia de la raza de que se trate, en caso de que ocurra algún evento inesperado (enfermedad, accidente, catástrofe, problemas técnicos...)2. Si algo sale mal, si el grupo inicial, la tercera o cuarta generación llegara a perderse, a accidentarse, a morir por una plaga, o algo así, las esperanzas de nuestros amigos evolucionistas en la tierra serían menores que nulas de ver a sus ansiados amigos evolucionados.

Muy pocos pasajeros en el grupo inicial representa un problema de erradicación masiva. Demasiados pasajeros representa problemas logísticos mayores aún, debido a las limitaciones de la velocidad que presentamos en un artículo anterior (alimentación, tamaño de la nave, métodos de propulsión, exposición a lluvias meteóricas o polvo espacial, etc., etc., etc.).

Mientras más analizamos las perspectivas lógicas de un viaje como el propuesto por los evolucionistas, más descabellado me parece a mí la posibilidad de que nuestros amigos interestelares alguna vez lleguen al objetivo para donde salieron. Pero bueno, ¿Y quién me dijo a mí que gente que cree que vino de la nada necesita razonamiento para aferrarse a ideas descabelladas como estas?

Si la esperanza de los evolucionistas de probar que la evolución ocurrió en el espacio (ya que no han podido probarlo en la tierra), pues los problemas que hemos analizado parece que le ponen el escenario gris a los enemigos de Dios.)

 

La Secta mas peligrosa del Orbe

Escrito por semillasreales 08-12-2010 en General. Comentarios (0)

2ª Parte sobre la Secta mas peligrosa del Orbe




























La Secta más peligrosa del Orbe

Escrito por semillasreales 08-12-2010 en General. Comentarios (0)

Es Necesario instruirse a fin de saber con quien nos enfrentamos






































El Perdón

Escrito por semillasreales 13-02-2010 en General. Comentarios (0)

 

                                  http://semillasreales.blogspot.es/img/estudiosbiblicos.jpg

                                      EL PERDÓN                      



Tema Biblico sobre el perdón, muchos ya han hablado sobre este tema no obstante lo han hecho sin antes haber escudriñado en las Escrituras, lo que ha producido mucha confusion en el pueblo de Dios acerca de este tema.

Mateo 18:15-20 ; 22

Mas si tu hermano peca, ve y redargúyele entre ti y el solo; si te escucha, has ganado a tu hermano.
Mas sino no escucha, toma contigo uno o dos, para que por boca de dos testigos o tres quede zanjado todo asunto;
mas si desoye a ellos dilo a la iglesia, y si también a la iglesia desoye, sea para ti como el gentil y el publicano.
De cierto os digo que todo lo que prohibáis en la tierra quedará prohibido en el cielo, y todo lo que permitáis en la tierra quedará permitido en el cielo….

Pero si tu hermano se arrepiente debes perdonarle hasta setenta veces siete… Vs. 22
Es decir “ Siempre”

“PERDÓN”

La palabra mas importante en la historia de la humanidad tiene que ver con sacrificio.

Para que haya perdón tiene que haber primero una expiación.

PERDÓN del Griego.

- Jarizomai : Tratar benévolamente
- Afiemi : Soltar, dejar ir
- Apolyo : Liberar
- Paresis : Pasar por alto.

- Todos tienen que ver con una acción realizada con una determinada actitud

¿Cómo debemos perdonar?

- “…De la manera que Cristo nos perdonó, así hacedlo tambien vosotros.” (Col.3:13 ; Ef.4:32)

Mateo 18:23-24
Lucas 7:40-49

“El perdón está relacionado con la fe”

- Hechos 10:43 ; Santiago:5:15

“ El que yo perdone no es un merito para que reciba mas gracia de Dios”

“Mas bien es el medio por el cual la gracia de Dios la hacemos nuestra”

Por tanto un creyente que no perdona, es una persona que no puede vivir en la Gracia de Dios.

       

                                                   LAS CONSECUENCIAS

 

 

  Dios castiga, Dios perdona

Trasfondo bíblico: Lamentaciones 3

Pasaje bíblico focal: Lamentaciones 3:19-24, 31-40

Idea principal: A pesar de que Dios castiga justamente el pecado, el perdón de Dios

todavía está disponible.

Pregunta para la vida: ¿He hecho algo tan terrible que Dios no puede perdonarme?

Meta de enseñanza: Ayudar a los jóvenes a reconocer que Dios castiga el pecado

pero está listo para perdonar.

Qué dice la Biblia

Desde la lección anterior, Babilonia se había convertido en el poder mundial dominante y

había conquistado al Reino del Sur, Judá. En el año 586 AC, el templo fue destruído y

todos excepto la clase más baja de ciudadanos fueron deportados a Babilonia. El Libro de

Lamentaciones es una colección de canciones o poemas lamentando la pérdida del templo

y de la tierra. Los primeros cuatro capítulos son poemas acrósticos (cada pensamiento

nuevo comienza con la próxima letra del alfabeto hebreo). La intención del libro era

animar al pueblo a aceptar el castigo de Dios y a mantener la esperanza y la fe por el

mañana.

Esperanza sobre la depresión (Lamentaciones 3:19-24)

3:19. Esta porción del libro es un lamento individual. El autor estaba preocupado con su

propia situación. Sin embargo, su lamento tenía un significado especial para los israelitas.

Ellos usarían este escrito para recordar esta parte de su historia. El autor recordó de dónde

había venido y los tiempos difíciles de su pasado. La depresión viene con frecuencia

cuando enfocamos en las cosas malas en nuestro pasado. El pasado del autor (así como el

de Judá) estaba lleno de experiencias amargas.

3:20-21. Recordar las cosas desagradables en su pasado causó que el autor experimentara

depresión. La palabra traducida “deprimo” significa hundirse. Con frecuencia, la razón

por la que tratamos de olvidar los tiempos malos de nuestro pasado es para evitar los

sentimientos negativos que acompañan a estos recuerdos. Sin embargo, recordar los

malos tiempos en el pasado también le dio esperanza al autor.

3:22. Evidentemente, el autor e Israel sintieron que experimentaron la gracia y el amor de

Dios aún cuando se sentían que eran “consumidos” por sus calamidades. En medio de ser

castigados, ellos reconocieron la compasión de Dios. Las memorias de estos tiempos, las

cuales debieron ser bastante deprimentes, trajeron esperanza por el recuerdo del amor de

Dios, abundante y siempre presente.

Estudio Bíblico En-Línea Jóvenes. Unidad 14, “Un Corto Recorrido por el Antiguo Testamento”

Derechos de autor ©2005 BAPTIST PRESS®. No será vendido. Un ministerio de la Convención

Bautista General de Texas (BGCT). www.baptistwaypress.org.

69

3:23. Las “bondades” de Dios son nuevas y frescas “cada mañana”. Su amor está

presente para que lo experimentemos cada día. Tristemente, muchos creyentes piensan

que ellos experimentan el amor de Dios solamente el día en que llegan a ser cristianos.

Sin embargo, Dios quiere que conozcamos Su amor todos los días. Debido a su

“fidelidad”, sabemos que el amor de Dios está disponible para nosotros según

comenzamos cada nuevo día.

3:24. Según el poeta reflexiona en todo lo que él y la comunidad habían perdido (tierra,

templo, orgullo, familias, etc.) él confesó que “todo lo que tenía”, o todo lo que él

necesitaba, podía encontrarse en Jehová. A pesar de que la provisión abundante todavía

no era visible en ese momento, el autor estaba dispuesto a “esperar en Él”. Si de verdad

ponemos toda nuestra confianza en Dios hoy, debemos estar dispuestos a esperar que

Dios se convierta en todo lo que necesitamos.

Qué me dice la Biblia

Todos nosotros podemos mirar hacia atrás en el pasado y ver cosas que lamentamos o

que nos entristecen. Sin embargo, si decidimos morar en los recuerdos de cómo Dios

estuvo con nosotros durante esos tiempos difíciles, entonces tendremos esperanza para la

próxima vez que experimentemos dificultades similares.

Qué dice la Biblia a los jóvenes

Los jóvenes pueden sentir que no son amados. Ellos necesitan comenzar cada nuevo día

con la plena confianza de que Dios los ama en ese día en particular y que el amor, la

misericordia, y la compasión de Dios les acompañará el día entero.

________________________________________________________________________

Compasión sobre la aflicción (Lamentaciones 3:31-36)

3:31-32. Cuando Dios lleva castigo a un individuo o nación, parece ser como si hubieran

sido “rechazados.” Da la impresión como si Dios los hubiera abandonado para siempre.

Sin embargo, estos versículos nos aseguran que ese sentimiento no durará para siempre.

El Dios que causa aflicción también trae compasión. La “compasión” incluye sensibilidad

a la necesidad y una disposición a expresar amor y piedad. Este tipo de amor “nunca

falla”. En medio de la calamidad, el autor estaba confiado de que Dios no lo

desampararía.

3:33. Dios no lleva aflicción o castigo por antojo o maldad. Dios es justo, y nosotros

merecemos el castigo que Dios trae. En un sentido nacional, el autor sabía que Judá se

merecía las pérdidas y la deportación por sus pecados repetidos de idolatría.

3:34. “Aplastar bajo el pie a todos los prisioneros de la tierra” es algo que Dios no hará.

Esta es la manera para el poeta decir que Dios no nos castiga para destruirnos. Cuando

uno es un prisionero, uno pierde todos los derechos, toda dignidad y toda esperanza.

“Aplastar” a una persona en tal estado sería un tanto fácil. Sin embargo, la meta de Dios

no es destruir.

Estudio Bíblico En-Línea Jóvenes. Unidad 14, “Un Corto Recorrido por el Antiguo Testamento”

Derechos de autor ©2005 BAPTIST PRESS®. No será vendido. Un ministerio de la Convención

Bautista General de Texas (BGCT). www.baptistwaypress.org.

70

3:35. Dios siempre está dispuesto a escuchar el clamor de quienes están desamparados y

en necesidad. A pesar de estar siendo castigados, todavía tenemos acceso al trono y la

misericordia de Dios. Si Dios dejara de escucharnos, ese sería el más cruel de los

castigos.

3:36. Maltratar a los prisioneros y negarles sus derechos y justicia no está en el carácter

de Dios. El poeta pregunta, en esencia, Si Dios hizo eso, ¿no se daría cuenta cuán fuera

de su carácter está? A pesar de que el autor pueda pensar de que está siendo maltratado y

que se le han negado sus derechos humanos más básicos, él expresó esperanza en que

Dios no permitiría que esto continuara.

Qué me dice la Biblia

Tenemos la tendencia a enfocar en las dificultades y no en la compasión. Tendemos a ver

solamente lo malo y no lo bueno. ¿Cómo le ha sostenido el “amor de Dios” durante un

tiempo de crisis o calamidad? ¿Ha ejercitado su “derecho” a ser escuchado por Dios, aún

cuando usted sienta que Dios no le está escuchando?

Qué dice la Biblia a los jóvenes

Algunos jóvenes tienen la tendencia a aprovecharse de otros mientras están caídos.

Muchas veces, usan el chisme y los rumores para aprovecharse de los que son débiles.

Aplastar a otros a veces parece ser la norma. Si está fuera de carácter para Dios actuar

como esto, debiera estar fuera de carácter para los hijos de Dios también.

________________________________________________________________________

Examinación sobre quejarse (Lamentaciones 3:37-40)

3:37. El poeta está de acuerdo con que todo el castigo que le ha sucedido personalmente

o a Judá como nación había sucedido porque se lo merecían. Dios no había sido injusto al

castigarlos por su pecado.

3:38. Ambas las “buenas cosas” y las “calamidades” vienen de Dios. El contexto de este

versículo es importante. El poeta se estaba refiriendo al castigo que él y la nación se

merecían, no a la maldad en general. Las “calamidades” referidas aquí eran la destrucción

de la tierra y la deportación a un país extranjero. Esto no era una maldad sin sentido, sino

un castigo directo de parte de Dios. El mismo Dios que les había dado bendiciones y

promesas también enviaba el castigo.

3:39. En vez de quejarnos acerca del castigo de Dios, debiéramos quejarnos a nosotros

mismos por el castigo que conduce a la disciplina divina. ¿Qué derecho tenemos a

quejarnos acerca de lo que nos merecemos? Nuestra sociedad nos estimula a culpar a

alguien más cuando las cosas salen mal. Aún cuando los cristianos están siendo

castigados, tendemos a culpar a otros por el castigo. Pudo haber sido fácil para los

israelitas culpar a los babilonios por su problema actual, cuando de hecho, los babilonios

solamente eran el instrumento que Dios había seleccionado para disciplinar a su pueblo.

3:40. El llamado del poeta a la introspección por los israelitas nos aplica a nosotros hoy

también. Dios disciplina a sus hijos para enseñarnos algo y acercarnos a Él. Para sacar el

Estudio Bíblico En-Línea Jóvenes. Unidad 14, “Un Corto Recorrido por el Antiguo Testamento”

Derechos de autor ©2005 BAPTIST PRESS®. No será vendido. Un ministerio de la Convención

Bautista General de Texas (BGCT). www.baptistwaypress.org.

71

mayor beneficio del castigo de Dios, debemos “examinarnos” para ver cuál es la lección

que podemos aprender del evento. Si no aprendemos nada después del castigo, entonces

repetiremos los mismos pecados. Los israelitas aprendieron de esta experiencia. Después

de años de cautiverio en Babilonia, nunca más hubo un indicio de idolatría. Fueron

castigados, aprendieron de sus errores, y regresaron al Señor.

Qué me dice la Biblia

Una razón por la que no consideramos a ciertos eventos como castigo es porque

tendríamos que admitir que hicimos algo malo. Siempre es más fácil culpar a otra

persona en vez de a nosotros mismo. ¿Ha confesado y pedido perdón por la actividad que

condujo a la disciplina? ¿Qué lecciones aprendió? ¿Está más cerca de Dios hoy como

resultado de la disciplina de Dios?

Qué dice la Biblia a los jóvenes

A muchos jóvenes no les gusta examinarse con el tipo de escrutinio procurado en el

versículo 40. Ellos tratan de experimentar el avivamiento y la renovación sin la

contemplación y la reflexión personal necesarias. Los jóvenes tienen que aprender la

importancia de tomarse el tiempo para evaluar sus acciones y actitudes y observar cómo

Dios disciplina a quienes no viven en santidad.

________________________________________________________________________

Estudio Bíblico En-Línea Jóvenes. Unidad 14, “Un Corto Recorrido por el Antiguo Testamento”

Derechos de autor ©2005 BAPTIST PRESS®. No será vendido. Un ministerio de la Convención

Bautista General de Texas (BGCT). www.baptistwaypress.org.

72

Plan de enseñanza

Motivación

1. Según los jóvenes entran al salón, invítelos a escribir en un póster cuál ellos creen es la

definición de las palabras “endecha” (un cántico fúnebre) y “lamento” (tristeza, dolor).

Después de que todos los jóvenes hayan llegado, lea las definiciones que se acerquen más

a los significados verdaderos. No se burle de las definiciones equivocadas. Explique que

el pasaje de hoy es del Libro de Lamentaciones, una colección de lamentos sobre la

destrucción del templo y la deportación de los judíos a Babilonia.

Repase las ocho lecciones anteriores contando hasta el ocho con sus dedos. El tema de

esta novena lección puede ser recordada levantando nueve dedos. Los cinco dedos en una

mano representan la gracia mientras que los cuatro dedos en la otra mano representan el

castigo. Así como cinco es más que cuatro, la gracia de Dios sobrepasa su castigo.

Explique que desde la lección anterior, el Reino del Sur de Judá había sido conquistado

por los babilonios, quienes destruyeron la capital y el templo y se llevaron cautivos a

todos excepto los más pobres de los ciudadanos de Judá. El Libro de Lamentaciones fue

un intento para expresar en palabras los sentimientos de los testigos de esta calamidad

nacional. Explique que los babilonios fueron simplemente el agente del castigo de Dios

por la idolatría de Judá.

Y/O revise las noticias internacionales por historias y/o reportajes de un grupo étnico

siendo relocalizado involuntariamente por un grupo más poderoso. Guíe al grupo a

discutir lo que se debe sentir el perder la casa, la tierra, el simbolismo religioso, y hasta

miembros de su familia. Si no encuentra un evento reciente, la historia está llena de

tragedias humanas a grande escala.

Examinación

2. Pídale a un estudiante que lea Lamentaciones 3:19-24 a la clase. Guíe a que la clase

trabaje en equipos de tres para escribir una paráfrasis del pasaje. Provea diccionarios y

anime a los equipos a buscar las palabras “aflicción”, “amargura”, “compasión”, y

“porción”. Señale que recordar los malos tiempos no tiene que causar depresión. También

puede traer esperanza para el futuro. Pídales a los estudiantes que hayan leído sus Biblias

todas las mañanas (tal vez como resultado de su compromiso en la lección anterior), que

compartan sus testimonios acerca de la frase en el versículo 23, “nuevas cada día.”

Y/O permita que la clase trabaje juntos para escribir un lamento por alguna tragedia local

o nacional. Debiera ser un evento que haya tocado a muchas vidas (la muerte de un

compañero de escuela, el 11 de septiembre de 2001, etc.). Anime a los jóvenes a

incorporar frases de esperanza y fe en Dios en su lamento.

3. Pídale a los estudiantes que lean Lamentaciones 3:31-36 en sus Biblias. Usando el

material en “Qué dice la Biblia”, de una charla breve en cuanto a las imágenes usadas en

Estudio Bíblico En-Línea Jóvenes. Unidad 14, “Un Corto Recorrido por el Antiguo Testamento”

Derechos de autor ©2005 BAPTIST PRESS®. No será vendido. Un ministerio de la Convención

Bautista General de Texas (BGCT). www.baptistwaypress.org.

73

este pasaje. Provea a cada estudiante con papel y lápiz. Pídales que escriban en diez

líneas separadas diez ejemplos del amor infalible de Dios en sus vidas. Pídales que

rompan sus hojas en diez pedazos y compartan cada ejemplo que no sea muy personal

con los otros miembros de la clase. Cada estudiante debe tener ejemplos adicionales que

leer para despertar su gratitud y aprecio.

Y/O agrupe a los jóvenes en equipos para que cada uno tenga una Biblia de estudio que

ofrezca referencias. Instruya a los equipos a encontrar otros versículos que tengan el

mismo significado como los pensamientos en 3:31-36. Permita que los estudiantes lean

los versículos que han encontrado. Señale cómo el tema de la gracia, la compasión, y el

perdón corren a través de la Biblia.

4. Pídale a cada joven que lean Lamentaciones 3:37-40 en silencio. Pídales que lean el

versículo 39 en voz alta, todos a la misma vez. Explique que nuestra cultura hoy nos

invita a que culpemos a otros por nuestras faltas. A veces hasta culpamos a Dios. Señale

que culpar a otros resulta en nuestro rechazo a aceptar el castigo de Dios por nuestros

pecados. Nosotros racionalizamos que no era nuestra culpa, por lo que no debiéramos ser

castigados. Guíe a la clase a completar el ejercicio en la Página del Estudiante.

Escriba la frase del versículo 40 “hagamos un examen de conciencia” en la pizarra. Pida

por ejemplos de cómo podemos llevar a cabo esta auto-examinación. Pregunte cuál es el

rol de la Biblia, el Espíritu Santo, los amigos y/o los padres en esta examinación. Señale

que el propósito de este examen es reconocer nuestro pecado, reconocer el castigo por ese

pecado y tomar los pasos necesarios para evitar repetir ese pecado.

Y/O sugiera que el versículo 39 sería un buen versículo para memorizar. Jueguen un

juego que los invite a memorizar como escribir el versículo en la pizarra y hacer que la

clase lo lea repetidas veces, cada vez borrando una palabra. Usted también puede sentar a

la clase en un círculo y tener una bola que se tiren entre sí. El joven que recibe la bola

debe recitar la próxima palabra del versículo.

Aplicación

5. Provea a cada estudiante con una tarjeta índice y un bolígrafo. Pídales que escriban la

oración siguiente en un lado de la tarjeta: “Dios castiga el pecado pero está listo para

perdonar.” En el otro lado de la tarjeta los estudiantes enumerarán pecados específicos

por los cuales tienen que pedir perdón. Explique que nadie verá las tarjetas. Guíe a la

clase en una oración en la cual usted provee una oportunidad para que cada estudiante le

pida perdón a Dios en silencio. Pídales a los jóvenes que tomen las tarjetas y dispongan

de ellas en sus hogares.

Enseñando nueve dedos, recuérdele a la clase que siempre hay más de la gracia y el

perdón de Dios (cinco dedos) que sus castigos (cuatro dedos).

Y/O pídale a un papá o mamá de un niño preescolar que le explique a la clase cómo

deben disciplinar al niño a la misma vez que expresan amor y perdón. Explique que,

Estudio Bíblico En-Línea Jóvenes. Unidad 14, “Un Corto Recorrido por el Antiguo Testamento”

Derechos de autor ©2005 BAPTIST PRESS®. No será vendido. Un ministerio de la Convención

Bautista General de Texas (BGCT). www.baptistwaypress.org.

74

como nuestro Padre Celestial, Dios debe castigarnos aún cuando él está dispuesto a

ofrecer perdón. Asegúrese de escoger a una pareja de buenos padres cristianos,

reconocidos por sus buenas técnicas educando a sus hijos, y respetados por los jóvenes.

Estudio Bíblico En-Línea Jóvenes. Unidad 14, “Un Corto Recorrido por el Antiguo Testamento”

Derechos de autor ©2005 BAPTIST PRESS®. No será vendido. Un ministerio de la Convención

Bautista General de Texas (BGCT). www.baptistwaypress.org.

75

Página del estudiante, Las consecuencias: Dios castiga, Dios perdona

El juego de la culpa:

Para cada ejemplo a continuación, escribe (1) una excusa que le echa la culpa a otra

persona; (2) por qué esa excusa no es aceptable delante de Dios; y (3) cómo Dios puede

disciplinarte por ese pecado en particular.

Ejemplo:

Te atrapan copiándote en un examen en la escuela.

(1) “Mis padres me hicieron cuidar a mi hermanito hasta las 11:00 anoche, y no tuve

tiempo para estudiar.”

(2) No tuviste que esperar a estudiar hasta la noche antes del examen.

(3) Una mala nota afectará tu participación en una actividad extracurricular.

Te dan una citación por conducir a exceso de velocidad.

(1)

(2)

(3)

Visitaste una página del Web que tiene contenido pornográfico.

(1)

(2)

(3)

Repites un comentario hostil o rencoroso acerca de una maestra.

 

 

 

                                                                               El  Mensqajero

Cuando Dios te da el Exito

Éxodo 4:2-9; San Mateo 23:12

- El humilde siempre tiene éxito.
“El que se humilla será exaltado ”, dijo Jesús. Dios no tendrá problemas en exaltarte, siempre y cuando, haya humildad.

Humildad no es ser bien educado, no es saludar (eso es buenas costumbres), no es ser pobre (el que vive en una villa o no tiene trabajo o no estudió).
Humildad no tiene nada que ver con riqueza o pobreza, con auto-desprecio (“Escribió un libro y le puso “NN” para no figurar, puso siervo de Jehová Altísimo”), con estima, con inseguridad ni con determinadas tareas.

En Méjico vi un millonario baldeando el piso y una persona me dijo: “Ese que está lavando el piso es multimillonario, ¡qué humilde!”, y eso no tiene nada que ver.

Para Dios humildad es actitud de aprendizaje .

A todos los que tengan actitud de aprendizaje Yo les daré el éxito; pero los que no la tengan o sean orgullosos, los quebrantaré”, dijo Jesús.

Dios mira de lejos al soberbio; el orgullo es la capacidad de creer saberlo todo.
La gente que “sabe todo”, que “tiene las cosas claras” y no tiene actitud de aprendizaje Dios lo quebrantará, y de acuerdo a su conducta, accionará: “si me humillo, Él me exalta; si me exalto, Él me humilla.”

Aprendizaje es el camino al éxito.

Jesús dijo: “ A todo el que es humilde de corazón le daré la tierra
1° de Pedro : “ Dios da gracia al humilde ”, o sea una atracción especial.
Pedro nos dice que tenemos que vestirnos de humildad cada día, con una actitud de aprendizaje.

Hay cinco lugares para aprender:

1° La gente difícil me enseña a ser un gran líder.
Es el mejor entrenamiento, Dios pondrá alguien difícil para que aprendas y te exaltará; pero si no querés aprender, te humillará.

¿Alguna vez hablaste con una persona mal de otra y se lo contó? Entonces, aprendiste a no hablar mal de nadie y te traerá éxito.

¿Tuviste un amigo “del alma”, pegajoso, cerrado, que se transformó en tu peor enemigo? Aprendiste que no debes hacer vínculos pegajosos con nadie.

¿Aprendiste cuando tu pareja te celaba y decía: “no te vistas así”, “no te juntes con ésta” y terminó destrozando tu cara? ¿O no asimilaste la lección y vas a elegir a otro que te trate igual?

La gente difícil es el mejor aprendizaje si tenemos la actitud correcta.

2° La gente humilde aprende de las maldades.
Muchos fuimos criados como en un cristal y pensamos que la gente es buena, que todos los que hablaban de Dios y tenían una Biblia eran los ungidos de Jehová, y todo cartel diciendo “Iglesia cristiana” lo era en verdad.

Compré un libro en España, llamado “La estrategia de las ratas. Cómo sobrevivir en su empresa y destruir a todos” y dice:

- Olfatee los miedos de sus oponentes y, cuando no lo esperen, atáquelos.
- Meta culpa, sea meloso, haga llorar, dé lastima, es la mejor manera de manipular.
- Triangule lo más posible, cree problemas con la gente, lleve y traiga, haga que los demás se peleen y usted quede como la víctima.
- Finja ser un amigo y sea un espía, junte información, y cuando le descubra el talón de Aquiles péguele hasta matarlo.

Debemos aprender de la maldad para no practicarla, o recibiremos lo mismo.

Alguien me decía que el problema de los cristianos es su ingenuidad, creemos que todos son buenos, ponemos la otra mejilla, perdonamos, bendecimos pero no accionamos.

La Biblia nos enseña las características de un manipulador, cómo actúa un psicópata, mentiroso y malo.
Salomón lo describe magistralmente en Proverbios y debemos aprender a poner límite a lo malo y no permitir que las injusticias nos lleguen.

Mía es la venganza ”, dice el Señor, no dice: “perdonalo, que yo también lo perdono” sino “ Perdonalo y Yo haré venganza.”

3° El humilde aprende de los errores de los demás.
El inteligente aprende de sus errores pero el sabio de los errores de los demás.

Los demás están puestos por Dios para que aprendamos.

Años atrás nos reunimos con un pastor y le preguntamos por qué se había quebrado el ministerio que él lideraba, qué es lo que falló y qué no; porque los errores del otro no son para condenar ni juzgar sino para aprender.

David, Abraham, Noé, todos, están puestos para que aprendamos de sus errores.

4° El humilde aprende de sus mentores.
El mentor nos enseña para que no pasemos por el error y ve el futuro que no vimos; no es fácil tener un mentor que puede decirnos algo que nos moleste, pero él está en el lugar donde nos gustaría estar en el futuro y nos hablará de lo que aún no vimos, ahorrándonos dolores de cabeza. Por eso debemos tener un espíritu enseñable.

Un mentor nos sacará del don (lo que nos gusta hacer) para meternos en el llamado.

Sansón fue llamado para ser juez y nunca juzgó a nadie, porque se movió en el don que era su fuerza. Dios llamó a Samuel para ser juez y jamás juzgó a nadie, porque se dedicó a ungir gente. Dios te sacará del don y colocará en la tarea.

La diferencia está en que, con el don hacemos lo que nos gusta pero en la tarea cumplimos el sueño de Dios.

Un mentor me enseñará sin dolor y me transportará al futuro.

Cuantas más culpas tengamos en el corazón, a menos mentores oiremos porque la culpa dice: “Debés sufrir.”

Por ejemplo, lo mismo que a nosotros nos prohibieron no se lo permitimos a nuestros hijos: “No hagas eso”, “No vayas, no te conviene”, porque fuimos castrados por nuestro padres y es lo que trasmitimos.

Un mentor no está para impactarnos sino para que aprendamos de él, por eso tiene que ser lo suficientemente grande y poderoso para generar un malestar que te empuje, te motive y haga avanzar.

5° La gente inteligente tiene un espíritu enseñable y aprende del Señor.
La humildad siempre va por dos vías: hacia Dios y hacia la gente.

Debemos aprender de Dios y para eso hay que tener un corazón sensible, de lo contrario aunque lea la Palabra y escuche, expresaré: “Mmm, es muy interesante”

Cada vez que abrimos la Biblia podemos hacerlo con una actitud: o leer un libro, o para encontrarnos con una persona.

Un Dios es de impacto levantará una iglesia de impacto.

Dios llamó a Moisés en la montaña a través de un arbusto que ardía y no se consumía. Luego le dijo: “Moisés, ¿qué tienes en la mano?
-“Una vara.”
–“Suéltalo”, le dijo. Y al soltarlo se convirtió en una víbora que persiguió.

1° Enseñanza:

Todo lo que tenemos en la mano está muerto y al soltarlo cobra vida para Dios.

Dios lo pide, lo usa y devuelve multiplicado.

Un día Jesús le dijo: “Pedro, ¿me prestas tu barco?” Jesús predicó desde allí, luego se lo devolvió y le dijo: “Boga mar adentro y tira la red”, y al recogerla se rompía por la gran cantidad de peces.

Tu vida en tus manos es como un palo muerto pero suelta en Dios tendrá Su vida.

Cuando Dios pide algo es porque te dará, y cuando te da, te pedirá. Empezás a tener vida cuando la soltás pero al tomarla vendrá la locura.

Dios durmió a Adán y le sacó una costilla, o sea: le pidió, lo usó y le devolvió en Eva.

Dios quiere usar nuestra vida y devolverla en bendición.

La vara era la identidad de Moisés, su trabajo (porque era pastor), su riqueza, el símbolo donde había puesto todo su dinero (las ovejas); era su poder porque le servía para contarlas en el camino.

La vara es tu poder, tu riqueza, tu identidad, si lo sueltas tendrá vida y volverá bendecida.

2° Enseñanza:
Dios le dijo a Moisés que pusiera su mano en el corazón y la sacó leprosa.
La mano es un símbolo del “Hacer” y el corazón de “Ser”.
Cuando tu “ser” está harto, tu “hacer” también; si tu corazón tiene envidia, todo lo que construyas tendrá espíritu de envidia; si hay engaño todo tendrá espíritu de engaño; y si tu corazón está sano, todo lo que edifiques será sano.

El Señor le dijo a Moisés:
1° Señal : Te bendeciré, ungiré, multiplicaré, e irás con ese testimonio delante de Faraón que te verá bendecido y, si no te escucha, le mostrarás tu corazón sano en medio de las pruebas, de la miseria, de la dificultad y todo lo que hagas te saldrá bien.

2° Señal : Dios restaurará el gozo, la alegría, y verán que estás sano y has cambiado con poder.
Cuanta más resistencia, más presión y más fortalecido.
No importa que siempre tengas pruebas porque el enemigo no sabe que estarás más fuerte y tu corazón sano.

Dios le dio a Moisés un Plan “B”: tu corazón está sano, contento y seguís para adelante. Y si no responde al plan “B”, habrá un plan “C”: tomarás las aguas del Nilo, las tirarás sobre la tierra y se convertirán en sangre.

Plan “C” = milagros de autoridad.

Dios trabaja así:
1°- Te dirán, “Cada vez que hablo con vos siento paz, Dios te oye, orá por mí”. Esa gente entrará en su primera prueba.
2°- Otros no entenderán pero verán tu corazón sano y dirán: ¿Qué es lo que te pasa que estás cambiado?
3°- Otros no verán ni lo primero ni lo segundo, Dios te dio poder para que en Su nombre conviertas el agua en sangre, lo que tiene vida se haga muerte y la muerte se haga vida, tendrás autoridad de atar y desatar en el nombre del Señor.

Moisés le preguntó: “Señor, ¿en nombre de quién iré?

Y Dios respondió: “En mi nombre”.
Le dio poder a Moisés que vio a la gente sufriendo, golpeada y sin Dios, y le dijo: “El dolor que viste, Yo también lo vi.”

3º Enseñanza :
El tamaño del amor hacia la gente es la dimensión de las bendiciones que Dios te dará.

Dios es de multitudes y sus misericordias serán multitudes también. Le dijo a Abraham que contara las estrellas y tal sería su descendencia: una multitud. Dios ama a las multitudes.

Mucha gente tiene corazón pequeño y en él esta su familia, dos o tres amigos, los que conoce, ora sólo por ellos, pero los que tiene un corazón grande pusieron allí la ciudad.

Dios me dijo que ensanchará mi corazón porque me daría más gente .

Y me llevó a leer el salmo 72 donde Salomón le dijo a Dios: “ Dame todas las riquezas, que los reyes se inclinen a mí, que lleguen de Sabá y traigan finanzas, que mi nombre sea puesto en alto y nadie se olvide de mí como del sol y la luna; dame fuerzas, la autoridad y poder sobre los grandes.”

Yo pensaba que Salomón estaba loco pero en la segunda mitad del salmo dice: “ Dame autoridad para que se la de a los que no la tienen, riquezas para ayudar a los pobres, unción para llevar al cautivo.”

Y Dios se lo dio, porque siempre va a respaldar la oración que hagamos para dar a la gente cosas grandes.

Moisés fue el líder más grande de toda la historia, en su corazón pequeño vio maltratar a un hebreo, escuchó su clamor, y se desgarró.

Cuando nuestro corazón es chico, Dios tiene que rasgarlo para poner lo que Él está sintiendo, y si amamos lo que Dios ama recibirás bendición, tu corazón sanará y obtendrás poder para cambiar el agua en sangre como Moisés.

Nehemías no tenía problemas económicos, era mozo del rey, estaba tranquilo y se enteró de que su ciudad estaba destruida, la gente deshecha y se sentó a llorar, a hacer duelo. Entonces Dios le dijo: “Estás sintiendo mi dolor, la misma tristeza, viendo a los que no tienen esperanza, por eso te usaré para que lo resolvamos juntos.

David vio a un gigante maldiciendo al pueblo y dijo: ¡Basta! ¡No aguanto más! Y Dios le dijo: “Estás sintiendo lo mismo, yo, tampoco aguanto más, te llamaré para que lo quiebres en mi nombre.”
Jesús habló a una multitud el Sermón del Monte; entre una multitud, cuatro amigos bajaron a un paralítico por el techo donde estaba Jesús y lo sanó; entre la multitud una mujer con cáncer vaginal fue sanada y una niña resucitada.
La iglesia de avivamiento nació entre la multitud para moverse en la ciudad, y no entre cuatro paredes.
En el Siglo III se inventó lo de las cuatro paredes y mostrar dentro de ellas los dones de la iglesia, de esa manera nos robaron el llamado para meternos en el don.
Pablo escribió a los corintios: “ Ustedes se pelean por los dones, por lo que les gusta, pero lo importante es lo que Dios quiere.

Que podamos ver lo que Dios ve, que la gente sin Dios entre en nuestro corazón y la veamos tal como Dios.
Que puedas ver a tu familia sana, bendecida, prosperada, a los conocidos y a los desconocidos, adorando al Señor, porque es lo que Dios está viendo.
Que tu corazón pueda ensancharse y dejar de pensar en sí mismo para ganar gente para Jesucristo y Él te diga: Por cuanto ensanchaste tu corazón, ensancharé la multitud de mis bendiciones sobre tu vida.

Por Bernardo Stamateas

Cuando Dios te da el Exito

Éxodo 4:2-9; San Mateo 23:12

- El humilde siempre tiene éxito.
“El que se humilla será exaltado ”, dijo Jesús. Dios no tendrá problemas en exaltarte, siempre y cuando, haya humildad.

Humildad no es ser bien educado, no es saludar (eso es buenas costumbres), no es ser pobre (el que vive en una villa o no tiene trabajo o no estudió).
Humildad no tiene nada que ver con riqueza o pobreza, con auto-desprecio (“Escribió un libro y le puso “NN” para no figurar, puso siervo de Jehová Altísimo”), con estima, con inseguridad ni con determinadas tareas.

En Méjico vi un millonario baldeando el piso y una persona me dijo: “Ese que está lavando el piso es multimillonario, ¡qué humilde!”, y eso no tiene nada que ver.

Para Dios humildad es actitud de aprendizaje .

A todos los que tengan actitud de aprendizaje Yo les daré el éxito; pero los que no la tengan o sean orgullosos, los quebrantaré”, dijo Jesús.

Dios mira de lejos al soberbio; el orgullo es la capacidad de creer saberlo todo.
La gente que “sabe todo”, que “tiene las cosas claras” y no tiene actitud de aprendizaje Dios lo quebrantará, y de acuerdo a su conducta, accionará: “si me humillo, Él me exalta; si me exalto, Él me humilla.”

Aprendizaje es el camino al éxito.

Jesús dijo: “ A todo el que es humilde de corazón le daré la tierra
1° de Pedro : “ Dios da gracia al humilde ”, o sea una atracción especial.
Pedro nos dice que tenemos que vestirnos de humildad cada día, con una actitud de aprendizaje.

Hay cinco lugares para aprender:

1° La gente difícil me enseña a ser un gran líder.
Es el mejor entrenamiento, Dios pondrá alguien difícil para que aprendas y te exaltará; pero si no querés aprender, te humillará.

¿Alguna vez hablaste con una persona mal de otra y se lo contó? Entonces, aprendiste a no hablar mal de nadie y te traerá éxito.

¿Tuviste un amigo “del alma”, pegajoso, cerrado, que se transformó en tu peor enemigo? Aprendiste que no debes hacer vínculos pegajosos con nadie.

¿Aprendiste cuando tu pareja te celaba y decía: “no te vistas así”, “no te juntes con ésta” y terminó destrozando tu cara? ¿O no asimilaste la lección y vas a elegir a otro que te trate igual?

La gente difícil es el mejor aprendizaje si tenemos la actitud correcta.

2° La gente humilde aprende de las maldades.
Muchos fuimos criados como en un cristal y pensamos que la gente es buena, que todos los que hablaban de Dios y tenían una Biblia eran los ungidos de Jehová, y todo cartel diciendo “Iglesia cristiana” lo era en verdad.

Compré un libro en España, llamado “La estrategia de las ratas. Cómo sobrevivir en su empresa y destruir a todos” y dice:

- Olfatee los miedos de sus oponentes y, cuando no lo esperen, atáquelos.
- Meta culpa, sea meloso, haga llorar, dé lastima, es la mejor manera de manipular.
- Triangule lo más posible, cree problemas con la gente, lleve y traiga, haga que los demás se peleen y usted quede como la víctima.
- Finja ser un amigo y sea un espía, junte información, y cuando le descubra el talón de Aquiles péguele hasta matarlo.

Debemos aprender de la maldad para no practicarla, o recibiremos lo mismo.

Alguien me decía que el problema de los cristianos es su ingenuidad, creemos que todos son buenos, ponemos la otra mejilla, perdonamos, bendecimos pero no accionamos.

La Biblia nos enseña las características de un manipulador, cómo actúa un psicópata, mentiroso y malo.
Salomón lo describe magistralmente en Proverbios y debemos aprender a poner límite a lo malo y no permitir que las injusticias nos lleguen.

Mía es la venganza ”, dice el Señor, no dice: “perdonalo, que yo también lo perdono” sino “ Perdonalo y Yo haré venganza.”

3° El humilde aprende de los errores de los demás.
El inteligente aprende de sus errores pero el sabio de los errores de los demás.

Los demás están puestos por Dios para que aprendamos.

Años atrás nos reunimos con un pastor y le preguntamos por qué se había quebrado el ministerio que él lideraba, qué es lo que falló y qué no; porque los errores del otro no son para condenar ni juzgar sino para aprender.

David, Abraham, Noé, todos, están puestos para que aprendamos de sus errores.

4° El humilde aprende de sus mentores.
El mentor nos enseña para que no pasemos por el error y ve el futuro que no vimos; no es fácil tener un mentor que puede decirnos algo que nos moleste, pero él está en el lugar donde nos gustaría estar en el futuro y nos hablará de lo que aún no vimos, ahorrándonos dolores de cabeza. Por eso debemos tener un espíritu enseñable.

Un mentor nos sacará del don (lo que nos gusta hacer) para meternos en el llamado.

Sansón fue llamado para ser juez y nunca juzgó a nadie, porque se movió en el don que era su fuerza. Dios llamó a Samuel para ser juez y jamás juzgó a nadie, porque se dedicó a ungir gente. Dios te sacará del don y colocará en la tarea.

La diferencia está en que, con el don hacemos lo que nos gusta pero en la tarea cumplimos el sueño de Dios.

Un mentor me enseñará sin dolor y me transportará al futuro.

Cuantas más culpas tengamos en el corazón, a menos mentores oiremos porque la culpa dice: “Debés sufrir.”

Por ejemplo, lo mismo que a nosotros nos prohibieron no se lo permitimos a nuestros hijos: “No hagas eso”, “No vayas, no te conviene”, porque fuimos castrados por nuestro padres y es lo que trasmitimos.

Un mentor no está para impactarnos sino para que aprendamos de él, por eso tiene que ser lo suficientemente grande y poderoso para generar un malestar que te empuje, te motive y haga avanzar.

5° La gente inteligente tiene un espíritu enseñable y aprende del Señor.
La humildad siempre va por dos vías: hacia Dios y hacia la gente.

Debemos aprender de Dios y para eso hay que tener un corazón sensible, de lo contrario aunque lea la Palabra y escuche, expresaré: “Mmm, es muy interesante”

Cada vez que abrimos la Biblia podemos hacerlo con una actitud: o leer un libro, o para encontrarnos con una persona.

Un Dios es de impacto levantará una iglesia de impacto.

Dios llamó a Moisés en la montaña a través de un arbusto que ardía y no se consumía. Luego le dijo: “Moisés, ¿qué tienes en la mano?
-“Una vara.”
–“Suéltalo”, le dijo. Y al soltarlo se convirtió en una víbora que persiguió.

1° Enseñanza:

Todo lo que tenemos en la mano está muerto y al soltarlo cobra vida para Dios.

Dios lo pide, lo usa y devuelve multiplicado.

Un día Jesús le dijo: “Pedro, ¿me prestas tu barco?” Jesús predicó desde allí, luego se lo devolvió y le dijo: “Boga mar adentro y tira la red”, y al recogerla se rompía por la gran cantidad de peces.

Tu vida en tus manos es como un palo muerto pero suelta en Dios tendrá Su vida.

Cuando Dios pide algo es porque te dará, y cuando te da, te pedirá. Empezás a tener vida cuando la soltás pero al tomarla vendrá la locura.

Dios durmió a Adán y le sacó una costilla, o sea: le pidió, lo usó y le devolvió en Eva.

Dios quiere usar nuestra vida y devolverla en bendición.

La vara era la identidad de Moisés, su trabajo (porque era pastor), su riqueza, el símbolo donde había puesto todo su dinero (las ovejas); era su poder porque le servía para contarlas en el camino.

La vara es tu poder, tu riqueza, tu identidad, si lo sueltas tendrá vida y volverá bendecida.

2° Enseñanza:
Dios le dijo a Moisés que pusiera su mano en el corazón y la sacó leprosa.
La mano es un símbolo del “Hacer” y el corazón de “Ser”.
Cuando tu “ser” está harto, tu “hacer” también; si tu corazón tiene envidia, todo lo que construyas tendrá espíritu de envidia; si hay engaño todo tendrá espíritu de engaño; y si tu corazón está sano, todo lo que edifiques será sano.

El Señor le dijo a Moisés:
1° Señal : Te bendeciré, ungiré, multiplicaré, e irás con ese testimonio delante de Faraón que te verá bendecido y, si no te escucha, le mostrarás tu corazón sano en medio de las pruebas, de la miseria, de la dificultad y todo lo que hagas te saldrá bien.

2° Señal : Dios restaurará el gozo, la alegría, y verán que estás sano y has cambiado con poder.
Cuanta más resistencia, más presión y más fortalecido.
No importa que siempre tengas pruebas porque el enemigo no sabe que estarás más fuerte y tu corazón sano.

Dios le dio a Moisés un Plan “B”: tu corazón está sano, contento y seguís para adelante. Y si no responde al plan “B”, habrá un plan “C”: tomarás las aguas del Nilo, las tirarás sobre la tierra y se convertirán en sangre.

Plan “C” = milagros de autoridad.

Dios trabaja así:
1°- Te dirán, “Cada vez que hablo con vos siento paz, Dios te oye, orá por mí”. Esa gente entrará en su primera prueba.
2°- Otros no entenderán pero verán tu corazón sano y dirán: ¿Qué es lo que te pasa que estás cambiado?
3°- Otros no verán ni lo primero ni lo segundo, Dios te dio poder para que en Su nombre conviertas el agua en sangre, lo que tiene vida se haga muerte y la muerte se haga vida, tendrás autoridad de atar y desatar en el nombre del Señor.

Moisés le preguntó: “Señor, ¿en nombre de quién iré?

Y Dios respondió: “En mi nombre”.
Le dio poder a Moisés que vio a la gente sufriendo, golpeada y sin Dios, y le dijo: “El dolor que viste, Yo también lo vi.”

3º Enseñanza :
El tamaño del amor hacia la gente es la dimensión de las bendiciones que Dios te dará.

Dios es de multitudes y sus misericordias serán multitudes también. Le dijo a Abraham que contara las estrellas y tal sería su descendencia: una multitud. Dios ama a las multitudes.

Mucha gente tiene corazón pequeño y en él esta su familia, dos o tres amigos, los que conoce, ora sólo por ellos, pero los que tiene un corazón grande pusieron allí la ciudad.

Dios me dijo que ensanchará mi corazón porque me daría más gente .

Y me llevó a leer el salmo 72 donde Salomón le dijo a Dios: “ Dame todas las riquezas, que los reyes se inclinen a mí, que lleguen de Sabá y traigan finanzas, que mi nombre sea puesto en alto y nadie se olvide de mí como del sol y la luna; dame fuerzas, la autoridad y poder sobre los grandes.”

Yo pensaba que Salomón estaba loco pero en la segunda mitad del salmo dice: “ Dame autoridad para que se la de a los que no la tienen, riquezas para ayudar a los pobres, unción para llevar al cautivo.”

Y Dios se lo dio, porque siempre va a respaldar la oración que hagamos para dar a la gente cosas grandes.

Moisés fue el líder más grande de toda la historia, en su corazón pequeño vio maltratar a un hebreo, escuchó su clamor, y se desgarró.

Cuando nuestro corazón es chico, Dios tiene que rasgarlo para poner lo que Él está sintiendo, y si amamos lo que Dios ama recibirás bendición, tu corazón sanará y obtendrás poder para cambiar el agua en sangre como Moisés.

Nehemías no tenía problemas económicos, era mozo del rey, estaba tranquilo y se enteró de que su ciudad estaba destruida, la gente deshecha y se sentó a llorar, a hacer duelo. Entonces Dios le dijo: “Estás sintiendo mi dolor, la misma tristeza, viendo a los que no tienen esperanza, por eso te usaré para que lo resolvamos juntos.

David vio a un gigante maldiciendo al pueblo y dijo: ¡Basta! ¡No aguanto más! Y Dios le dijo: “Estás sintiendo lo mismo, yo, tampoco aguanto más, te llamaré para que lo quiebres en mi nombre.”
Jesús habló a una multitud el Sermón del Monte; entre una multitud, cuatro amigos bajaron a un paralítico por el techo donde estaba Jesús y lo sanó; entre la multitud una mujer con cáncer vaginal fue sanada y una niña resucitada.
La iglesia de avivamiento nació entre la multitud para moverse en la ciudad, y no entre cuatro paredes.
En el Siglo III se inventó lo de las cuatro paredes y mostrar dentro de ellas los dones de la iglesia, de esa manera nos robaron el llamado para meternos en el don.
Pablo escribió a los corintios: “ Ustedes se pelean por los dones, por lo que les gusta, pero lo importante es lo que Dios quiere.

Que podamos ver lo que Dios ve, que la gente sin Dios entre en nuestro corazón y la veamos tal como Dios.
Que puedas ver a tu familia sana, bendecida, prosperada, a los conocidos y a los desconocidos, adorando al Señor, porque es lo que Dios está viendo.
Que tu corazón pueda ensancharse y dejar de pensar en sí mismo para ganar gente para Jesucristo y Él te diga: Por cuanto ensanchaste tu corazón, ensancharé la multitud de mis bendiciones sobre tu vida.

Por Bernardo Stamateas

Cuando Dios te da el Exito

Éxodo 4:2-9; San Mateo 23:12

- El humilde siempre tiene éxito.
“El que se humilla será exaltado ”, dijo Jesús. Dios no tendrá problemas en exaltarte, siempre y cuando, haya humildad.

Humildad no es ser bien educado, no es saludar (eso es buenas costumbres), no es ser pobre (el que vive en una villa o no tiene trabajo o no estudió).
Humildad no tiene nada que ver con riqueza o pobreza, con auto-desprecio (“Escribió un libro y le puso “NN” para no figurar, puso siervo de Jehová Altísimo”), con estima, con inseguridad ni con determinadas tareas.

En Méjico vi un millonario baldeando el piso y una persona me dijo: “Ese que está lavando el piso es multimillonario, ¡qué humilde!”, y eso no tiene nada que ver.

Para Dios humildad es actitud de aprendizaje .

A todos los que tengan actitud de aprendizaje Yo les daré el éxito; pero los que no la tengan o sean orgullosos, los quebrantaré”, dijo Jesús.

Dios mira de lejos al soberbio; el orgullo es la capacidad de creer saberlo todo.
La gente que “sabe todo”, que “tiene las cosas claras” y no tiene actitud de aprendizaje Dios lo quebrantará, y de acuerdo a su conducta, accionará: “si me humillo, Él me exalta; si me exalto, Él me humilla.”

Aprendizaje es el camino al éxito.

Jesús dijo: “ A todo el que es humilde de corazón le daré la tierra
1° de Pedro : “ Dios da gracia al humilde ”, o sea una atracción especial.
Pedro nos dice que tenemos que vestirnos de humildad cada día, con una actitud de aprendizaje.

Hay cinco lugares para aprender:

1° La gente difícil me enseña a ser un gran líder.
Es el mejor entrenamiento, Dios pondrá alguien difícil para que aprendas y te exaltará; pero si no querés aprender, te humillará.

¿Alguna vez hablaste con una persona mal de otra y se lo contó? Entonces, aprendiste a no hablar mal de nadie y te traerá éxito.

¿Tuviste un amigo “del alma”, pegajoso, cerrado, que se transformó en tu peor enemigo? Aprendiste que no debes hacer vínculos pegajosos con nadie.

¿Aprendiste cuando tu pareja te celaba y decía: “no te vistas así”, “no te juntes con ésta” y terminó destrozando tu cara? ¿O no asimilaste la lección y vas a elegir a otro que te trate igual?

La gente difícil es el mejor aprendizaje si tenemos la actitud correcta.

2° La gente humilde aprende de las maldades.
Muchos fuimos criados como en un cristal y pensamos que la gente es buena, que todos los que hablaban de Dios y tenían una Biblia eran los ungidos de Jehová, y todo cartel diciendo “Iglesia cristiana” lo era en verdad.

Compré un libro en España, llamado “La estrategia de las ratas. Cómo sobrevivir en su empresa y destruir a todos” y dice:

- Olfatee los miedos de sus oponentes y, cuando no lo esperen, atáquelos.
- Meta culpa, sea meloso, haga llorar, dé lastima, es la mejor manera de manipular.
- Triangule lo más posible, cree problemas con la gente, lleve y traiga, haga que los demás se peleen y usted quede como la víctima.
- Finja ser un amigo y sea un espía, junte información, y cuando le descubra el talón de Aquiles péguele hasta matarlo.

Debemos aprender de la maldad para no practicarla, o recibiremos lo mismo.

Alguien me decía que el problema de los cristianos es su ingenuidad, creemos que todos son buenos, ponemos la otra mejilla, perdonamos, bendecimos pero no accionamos.

La Biblia nos enseña las características de un manipulador, cómo actúa un psicópata, mentiroso y malo.
Salomón lo describe magistralmente en Proverbios y debemos aprender a poner límite a lo malo y no permitir que las injusticias nos lleguen.

Mía es la venganza ”, dice el Señor, no dice: “perdonalo, que yo también lo perdono” sino “ Perdonalo y Yo haré venganza.”

3° El humilde aprende de los errores de los demás.
El inteligente aprende de sus errores pero el sabio de los errores de los demás.

Los demás están puestos por Dios para que aprendamos.

Años atrás nos reunimos con un pastor y le preguntamos por qué se había quebrado el ministerio que él lideraba, qué es lo que falló y qué no; porque los errores del otro no son para condenar ni juzgar sino para aprender.

David, Abraham, Noé, todos, están puestos para que aprendamos de sus errores.

4° El humilde aprende de sus mentores.
El mentor nos enseña para que no pasemos por el error y ve el futuro que no vimos; no es fácil tener un mentor que puede decirnos algo que nos moleste, pero él está en el lugar donde nos gustaría estar en el futuro y nos hablará de lo que aún no vimos, ahorrándonos dolores de cabeza. Por eso debemos tener un espíritu enseñable.

Un mentor nos sacará del don (lo que nos gusta hacer) para meternos en el llamado.

Sansón fue llamado para ser juez y nunca juzgó a nadie, porque se movió en el don que era su fuerza. Dios llamó a Samuel para ser juez y jamás juzgó a nadie, porque se dedicó a ungir gente. Dios te sacará del don y colocará en la tarea.

La diferencia está en que, con el don hacemos lo que nos gusta pero en la tarea cumplimos el sueño de Dios.

Un mentor me enseñará sin dolor y me transportará al futuro.

Cuantas más culpas tengamos en el corazón, a menos mentores oiremos porque la culpa dice: “Debés sufrir.”

Por ejemplo, lo mismo que a nosotros nos prohibieron no se lo permitimos a nuestros hijos: “No hagas eso”, “No vayas, no te conviene”, porque fuimos castrados por nuestro padres y es lo que trasmitimos.

Un mentor no está para impactarnos sino para que aprendamos de él, por eso tiene que ser lo suficientemente grande y poderoso para generar un malestar que te empuje, te motive y haga avanzar.

5° La gente inteligente tiene un espíritu enseñable y aprende del Señor.
La humildad siempre va por dos vías: hacia Dios y hacia la gente.

Debemos aprender de Dios y para eso hay que tener un corazón sensible, de lo contrario aunque lea la Palabra y escuche, expresaré: “Mmm, es muy interesante”

Cada vez que abrimos la Biblia podemos hacerlo con una actitud: o leer un libro, o para encontrarnos con una persona.

Un Dios es de impacto levantará una iglesia de impacto.

Dios llamó a Moisés en la montaña a través de un arbusto que ardía y no se consumía. Luego le dijo: “Moisés, ¿qué tienes en la mano?
-“Una vara.”
–“Suéltalo”, le dijo. Y al soltarlo se convirtió en una víbora que persiguió.

1° Enseñanza:

Todo lo que tenemos en la mano está muerto y al soltarlo cobra vida para Dios.

Dios lo pide, lo usa y devuelve multiplicado.

Un día Jesús le dijo: “Pedro, ¿me prestas tu barco?” Jesús predicó desde allí, luego se lo devolvió y le dijo: “Boga mar adentro y tira la red”, y al recogerla se rompía por la gran cantidad de peces.

Tu vida en tus manos es como un palo muerto pero suelta en Dios tendrá Su vida.

Cuando Dios pide algo es porque te dará, y cuando te da, te pedirá. Empezás a tener vida cuando la soltás pero al tomarla vendrá la locura.

Dios durmió a Adán y le sacó una costilla, o sea: le pidió, lo usó y le devolvió en Eva.

Dios quiere usar nuestra vida y devolverla en bendición.

La vara era la identidad de Moisés, su trabajo (porque era pastor), su riqueza, el símbolo donde había puesto todo su dinero (las ovejas); era su poder porque le servía para contarlas en el camino.

La vara es tu poder, tu riqueza, tu identidad, si lo sueltas tendrá vida y volverá bendecida.

2° Enseñanza:
Dios le dijo a Moisés que pusiera su mano en el corazón y la sacó leprosa.
La mano es un símbolo del “Hacer” y el corazón de “Ser”.
Cuando tu “ser” está harto, tu “hacer” también; si tu corazón tiene envidia, todo lo que construyas tendrá espíritu de envidia; si hay engaño todo tendrá espíritu de engaño; y si tu corazón está sano, todo lo que edifiques será sano.

El Señor le dijo a Moisés:
1° Señal : Te bendeciré, ungiré, multiplicaré, e irás con ese testimonio delante de Faraón que te verá bendecido y, si no te escucha, le mostrarás tu corazón sano en medio de las pruebas, de la miseria, de la dificultad y todo lo que hagas te saldrá bien.

2° Señal : Dios restaurará el gozo, la alegría, y verán que estás sano y has cambiado con poder.
Cuanta más resistencia, más presión y más fortalecido.
No importa que siempre tengas pruebas porque el enemigo no sabe que estarás más fuerte y tu corazón sano.

Dios le dio a Moisés un Plan “B”: tu corazón está sano, contento y seguís para adelante. Y si no responde al plan “B”, habrá un plan “C”: tomarás las aguas del Nilo, las tirarás sobre la tierra y se convertirán en sangre.

Plan “C” = milagros de autoridad.

Dios trabaja así:
1°- Te dirán, “Cada vez que hablo con vos siento paz, Dios te oye, orá por mí”. Esa gente entrará en su primera prueba.
2°- Otros no entenderán pero verán tu corazón sano y dirán: ¿Qué es lo que te pasa que estás cambiado?
3°- Otros no verán ni lo primero ni lo segundo, Dios te dio poder para que en Su nombre conviertas el agua en sangre, lo que tiene vida se haga muerte y la muerte se haga vida, tendrás autoridad de atar y desatar en el nombre del Señor.

Moisés le preguntó: “Señor, ¿en nombre de quién iré?

Y Dios respondió: “En mi nombre”.
Le dio poder a Moisés que vio a la gente sufriendo, golpeada y sin Dios, y le dijo: “El dolor que viste, Yo también lo vi.”

3º Enseñanza :
El tamaño del amor hacia la gente es la dimensión de las bendiciones que Dios te dará.

Dios es de multitudes y sus misericordias serán multitudes también. Le dijo a Abraham que contara las estrellas y tal sería su descendencia: una multitud. Dios ama a las multitudes.

Mucha gente tiene corazón pequeño y en él esta su familia, dos o tres amigos, los que conoce, ora sólo por ellos, pero los que tiene un corazón grande pusieron allí la ciudad.

Dios me dijo que ensanchará mi corazón porque me daría más gente .

Y me llevó a leer el salmo 72 donde Salomón le dijo a Dios: “ Dame todas las riquezas, que los reyes se inclinen a mí, que lleguen de Sabá y traigan finanzas, que mi nombre sea puesto en alto y nadie se olvide de mí como del sol y la luna; dame fuerzas, la autoridad y poder sobre los grandes.”

Yo pensaba que Salomón estaba loco pero en la segunda mitad del salmo dice: “ Dame autoridad para que se la de a los que no la tienen, riquezas para ayudar a los pobres, unción para llevar al cautivo.”

Y Dios se lo dio, porque siempre va a respaldar la oración que hagamos para dar a la gente cosas grandes.

Moisés fue el líder más grande de toda la historia, en su corazón pequeño vio maltratar a un hebreo, escuchó su clamor, y se desgarró.

Cuando nuestro corazón es chico, Dios tiene que rasgarlo para poner lo que Él está sintiendo, y si amamos lo que Dios ama recibirás bendición, tu corazón sanará y obtendrás poder para cambiar el agua en sangre como Moisés.

Nehemías no tenía problemas económicos, era mozo del rey, estaba tranquilo y se enteró de que su ciudad estaba destruida, la gente deshecha y se sentó a llorar, a hacer duelo. Entonces Dios le dijo: “Estás sintiendo mi dolor, la misma tristeza, viendo a los que no tienen esperanza, por eso te usaré para que lo resolvamos juntos.

David vio a un gigante maldiciendo al pueblo y dijo: ¡Basta! ¡No aguanto más! Y Dios le dijo: “Estás sintiendo lo mismo, yo, tampoco aguanto más, te llamaré para que lo quiebres en mi nombre.”
Jesús habló a una multitud el Sermón del Monte; entre una multitud, cuatro amigos bajaron a un paralítico por el techo donde estaba Jesús y lo sanó; entre la multitud una mujer con cáncer vaginal fue sanada y una niña resucitada.
La iglesia de avivamiento nació entre la multitud para moverse en la ciudad, y no entre cuatro paredes.
En el Siglo III se inventó lo de las cuatro paredes y mostrar dentro de ellas los dones de la iglesia, de esa manera nos robaron el llamado para meternos en el don.
Pablo escribió a los corintios: “ Ustedes se pelean por los dones, por lo que les gusta, pero lo importante es lo que Dios quiere.

Que podamos ver lo que Dios ve, que la gente sin Dios entre en nuestro corazón y la veamos tal como Dios.
Que puedas ver a tu familia sana, bendecida, prosperada, a los conocidos y a los desconocidos, adorando al Señor, porque es lo que Dios está viendo.
Que tu corazón pueda ensancharse y dejar de pensar en sí mismo para ganar gente para Jesucristo y Él te diga: Por cuanto ensanchaste tu corazón, ensancharé la multitud de mis bendiciones sobre tu vida.

Por Bernardo Stamateas

Cuando Dios te da el Exito

Éxodo 4:2-9; San Mateo 23:12

- El humilde siempre tiene éxito.
“El que se humilla será exaltado ”, dijo Jesús. Dios no tendrá problemas en exaltarte, siempre y cuando, haya humildad.

Humildad no es ser bien educado, no es saludar (eso es buenas costumbres), no es ser pobre (el que vive en una villa o no tiene trabajo o no estudió).
Humildad no tiene nada que ver con riqueza o pobreza, con auto-desprecio (“Escribió un libro y le puso “NN” para no figurar, puso siervo de Jehová Altísimo”), con estima, con inseguridad ni con determinadas tareas.

En Méjico vi un millonario baldeando el piso y una persona me dijo: “Ese que está lavando el piso es multimillonario, ¡qué humilde!”, y eso no tiene nada que ver.

Para Dios humildad es actitud de aprendizaje .

A todos los que tengan actitud de aprendizaje Yo les daré el éxito; pero los que no la tengan o sean orgullosos, los quebrantaré”, dijo Jesús.

Dios mira de lejos al soberbio; el orgullo es la capacidad de creer saberlo todo.
La gente que “sabe todo”, que “tiene las cosas claras” y no tiene actitud de aprendizaje Dios lo quebrantará, y de acuerdo a su conducta, accionará: “si me humillo, Él me exalta; si me exalto, Él me humilla.”

Aprendizaje es el camino al éxito.

Jesús dijo: “ A todo el que es humilde de corazón le daré la tierra
1° de Pedro : “ Dios da gracia al humilde ”, o sea una atracción especial.
Pedro nos dice que tenemos que vestirnos de humildad cada día, con una actitud de aprendizaje.

Hay cinco lugares para aprender:

1° La gente difícil me enseña a ser un gran líder.
Es el mejor entrenamiento, Dios pondrá alguien difícil para que aprendas y te exaltará; pero si no querés aprender, te humillará.

¿Alguna vez hablaste con una persona mal de otra y se lo contó? Entonces, aprendiste a no hablar mal de nadie y te traerá éxito.

¿Tuviste un amigo “del alma”, pegajoso, cerrado, que se transformó en tu peor enemigo? Aprendiste que no debes hacer vínculos pegajosos con nadie.

¿Aprendiste cuando tu pareja te celaba y decía: “no te vistas así”, “no te juntes con ésta” y terminó destrozando tu cara? ¿O no asimilaste la lección y vas a elegir a otro que te trate igual?

La gente difícil es el mejor aprendizaje si tenemos la actitud correcta.

2° La gente humilde aprende de las maldades.
Muchos fuimos criados como en un cristal y pensamos que la gente es buena, que todos los que hablaban de Dios y tenían una Biblia eran los ungidos de Jehová, y todo cartel diciendo “Iglesia cristiana” lo era en verdad.

Compré un libro en España, llamado “La estrategia de las ratas. Cómo sobrevivir en su empresa y destruir a todos” y dice:

- Olfatee los miedos de sus oponentes y, cuando no lo esperen, atáquelos.
- Meta culpa, sea meloso, haga llorar, dé lastima, es la mejor manera de manipular.
- Triangule lo más posible, cree problemas con la gente, lleve y traiga, haga que los demás se peleen y usted quede como la víctima.
- Finja ser un amigo y sea un espía, junte información, y cuando le descubra el talón de Aquiles péguele hasta matarlo.

Debemos aprender de la maldad para no practicarla, o recibiremos lo mismo.

Alguien me decía que el problema de los cristianos es su ingenuidad, creemos que todos son buenos, ponemos la otra mejilla, perdonamos, bendecimos pero no accionamos.

La Biblia nos enseña las características de un manipulador, cómo actúa un psicópata, mentiroso y malo.
Salomón lo describe magistralmente en Proverbios y debemos aprender a poner límite a lo malo y no permitir que las injusticias nos lleguen.

Mía es la venganza ”, dice el Señor, no dice: “perdonalo, que yo también lo perdono” sino “ Perdonalo y Yo haré venganza.”

3° El humilde aprende de los errores de los demás.
El inteligente aprende de sus errores pero el sabio de los errores de los demás.

Los demás están puestos por Dios para que aprendamos.

Años atrás nos reunimos con un pastor y le preguntamos por qué se había quebrado el ministerio que él lideraba, qué es lo que falló y qué no; porque los errores del otro no son para condenar ni juzgar sino para aprender.

David, Abraham, Noé, todos, están puestos para que aprendamos de sus errores.

4° El humilde aprende de sus mentores.
El mentor nos enseña para que no pasemos por el error y ve el futuro que no vimos; no es fácil tener un mentor que puede decirnos algo que nos moleste, pero él está en el lugar donde nos gustaría estar en el futuro y nos hablará de lo que aún no vimos, ahorrándonos dolores de cabeza. Por eso debemos tener un espíritu enseñable.

Un mentor nos sacará del don (lo que nos gusta hacer) para meternos en el llamado.

Sansón fue llamado para ser juez y nunca juzgó a nadie, porque se movió en el don que era su fuerza. Dios llamó a Samuel para ser juez y jamás juzgó a nadie, porque se dedicó a ungir gente. Dios te sacará del don y colocará en la tarea.

La diferencia está en que, con el don hacemos lo que nos gusta pero en la tarea cumplimos el sueño de Dios.

Un mentor me enseñará sin dolor y me transportará al futuro.

Cuantas más culpas tengamos en el corazón, a menos mentores oiremos porque la culpa dice: “Debés sufrir.”

Por ejemplo, lo mismo que a nosotros nos prohibieron no se lo permitimos a nuestros hijos: “No hagas eso”, “No vayas, no te conviene”, porque fuimos castrados por nuestro padres y es lo que trasmitimos.

Un mentor no está para impactarnos sino para que aprendamos de él, por eso tiene que ser lo suficientemente grande y poderoso para generar un malestar que te empuje, te motive y haga avanzar.

5° La gente inteligente tiene un espíritu enseñable y aprende del Señor.
La humildad siempre va por dos vías: hacia Dios y hacia la gente.

Debemos aprender de Dios y para eso hay que tener un corazón sensible, de lo contrario aunque lea la Palabra y escuche, expresaré: “Mmm, es muy interesante”

Cada vez que abrimos la Biblia podemos hacerlo con una actitud: o leer un libro, o para encontrarnos con una persona.

Un Dios es de impacto levantará una iglesia de impacto.

Dios llamó a Moisés en la montaña a través de un arbusto que ardía y no se consumía. Luego le dijo: “Moisés, ¿qué tienes en la mano?
-“Una vara.”
–“Suéltalo”, le dijo. Y al soltarlo se convirtió en una víbora que persiguió.

1° Enseñanza:

Todo lo que tenemos en la mano está muerto y al soltarlo cobra vida para Dios.

Dios lo pide, lo usa y devuelve multiplicado.

Un día Jesús le dijo: “Pedro, ¿me prestas tu barco?” Jesús predicó desde allí, luego se lo devolvió y le dijo: “Boga mar adentro y tira la red”, y al recogerla se rompía por la gran cantidad de peces.

Tu vida en tus manos es como un palo muerto pero suelta en Dios tendrá Su vida.

Cuando Dios pide algo es porque te dará, y cuando te da, te pedirá. Empezás a tener vida cuando la soltás pero al tomarla vendrá la locura.

Dios durmió a Adán y le sacó una costilla, o sea: le pidió, lo usó y le devolvió en Eva.

Dios quiere usar nuestra vida y devolverla en bendición.

La vara era la identidad de Moisés, su trabajo (porque era pastor), su riqueza, el símbolo donde había puesto todo su dinero (las ovejas); era su poder porque le servía para contarlas en el camino.

La vara es tu poder, tu riqueza, tu identidad, si lo sueltas tendrá vida y volverá bendecida.

2° Enseñanza:
Dios le dijo a Moisés que pusiera su mano en el corazón y la sacó leprosa.
La mano es un símbolo del “Hacer” y el corazón de “Ser”.
Cuando tu “ser” está harto, tu “hacer” también; si tu corazón tiene envidia, todo lo que construyas tendrá espíritu de envidia; si hay engaño todo tendrá espíritu de engaño; y si tu corazón está sano, todo lo que edifiques será sano.

El Señor le dijo a Moisés:
1° Señal : Te bendeciré, ungiré, multiplicaré, e irás con ese testimonio delante de Faraón que te verá bendecido y, si no te escucha, le mostrarás tu corazón sano en medio de las pruebas, de la miseria, de la dificultad y todo lo que hagas te saldrá bien.

2° Señal : Dios restaurará el gozo, la alegría, y verán que estás sano y has cambiado con poder.
Cuanta más resistencia, más presión y más fortalecido.
No importa que siempre tengas pruebas porque el enemigo no sabe que estarás más fuerte y tu corazón sano.

Dios le dio a Moisés un Plan “B”: tu corazón está sano, contento y seguís para adelante. Y si no responde al plan “B”, habrá un plan “C”: tomarás las aguas del Nilo, las tirarás sobre la tierra y se convertirán en sangre.

Plan “C” = milagros de autoridad.

Dios trabaja así:
1°- Te dirán, “Cada vez que hablo con vos siento paz, Dios te oye, orá por mí”. Esa gente entrará en su primera prueba.
2°- Otros no entenderán pero verán tu corazón sano y dirán: ¿Qué es lo que te pasa que estás cambiado?
3°- Otros no verán ni lo primero ni lo segundo, Dios te dio poder para que en Su nombre conviertas el agua en sangre, lo que tiene vida se haga muerte y la muerte se haga vida, tendrás autoridad de atar y desatar en el nombre del Señor.

Moisés le preguntó: “Señor, ¿en nombre de quién iré?

Y Dios respondió: “En mi nombre”.
Le dio poder a Moisés que vio a la gente sufriendo, golpeada y sin Dios, y le dijo: “El dolor que viste, Yo también lo vi.”

3º Enseñanza :
El tamaño del amor hacia la gente es la dimensión de las bendiciones que Dios te dará.

Dios es de multitudes y sus misericordias serán multitudes también. Le dijo a Abraham que contara las estrellas y tal sería su descendencia: una multitud. Dios ama a las multitudes.

Mucha gente tiene corazón pequeño y en él esta su familia, dos o tres amigos, los que conoce, ora sólo por ellos, pero los que tiene un corazón grande pusieron allí la ciudad.

Dios me dijo que ensanchará mi corazón porque me daría más gente .

Y me llevó a leer el salmo 72 donde Salomón le dijo a Dios: “ Dame todas las riquezas, que los reyes se inclinen a mí, que lleguen de Sabá y traigan finanzas, que mi nombre sea puesto en alto y nadie se olvide de mí como del sol y la luna; dame fuerzas, la autoridad y poder sobre los grandes.”

Yo pensaba que Salomón estaba loco pero en la segunda mitad del salmo dice: “ Dame autoridad para que se la de a los que no la tienen, riquezas para ayudar a los pobres, unción para llevar al cautivo.”

Y Dios se lo dio, porque siempre va a respaldar la oración que hagamos para dar a la gente cosas grandes.

Moisés fue el líder más grande de toda la historia, en su corazón pequeño vio maltratar a un hebreo, escuchó su clamor, y se desgarró.

Cuando nuestro corazón es chico, Dios tiene que rasgarlo para poner lo que Él está sintiendo, y si amamos lo que Dios ama recibirás bendición, tu corazón sanará y obtendrás poder para cambiar el agua en sangre como Moisés.

Nehemías no tenía problemas económicos, era mozo del rey, estaba tranquilo y se enteró de que su ciudad estaba destruida, la gente deshecha y se sentó a llorar, a hacer duelo. Entonces Dios le dijo: “Estás sintiendo mi dolor, la misma tristeza, viendo a los que no tienen esperanza, por eso te usaré para que lo resolvamos juntos.

David vio a un gigante maldiciendo al pueblo y dijo: ¡Basta! ¡No aguanto más! Y Dios le dijo: “Estás sintiendo lo mismo, yo, tampoco aguanto más, te llamaré para que lo quiebres en mi nombre.”
Jesús habló a una multitud el Sermón del Monte; entre una multitud, cuatro amigos bajaron a un paralítico por el techo donde estaba Jesús y lo sanó; entre la multitud una mujer con cáncer vaginal fue sanada y una niña resucitada.
La iglesia de avivamiento nació entre la multitud para moverse en la ciudad, y no entre cuatro paredes.
En el Siglo III se inventó lo de las cuatro paredes y mostrar dentro de ellas los dones de la iglesia, de esa manera nos robaron el llamado para meternos en el don.
Pablo escribió a los corintios: “ Ustedes se pelean por los dones, por lo que les gusta, pero lo importante es lo que Dios quiere.

Que podamos ver lo que Dios ve, que la gente sin Dios entre en nuestro corazón y la veamos tal como Dios.
Que puedas ver a tu familia sana, bendecida, prosperada, a los conocidos y a los desconocidos, adorando al Señor, porque es lo que Dios está viendo.
Que tu corazón pueda ensancharse y dejar de pensar en sí mismo para ganar gente para Jesucristo y Él te diga: Por cuanto ensanchaste tu corazón, ensancharé la multitud de mis bendiciones sobre tu vida.

Por Bernardo Stamateas

Cuando Dios te da el Exito

Éxodo 4:2-9; San Mateo 23:12

- El humilde siempre tiene éxito.
“El que se humilla será exaltado ”, dijo Jesús. Dios no tendrá problemas en exaltarte, siempre y cuando, haya humildad.

Humildad no es ser bien educado, no es saludar (eso es buenas costumbres), no es ser pobre (el que vive en una villa o no tiene trabajo o no estudió).
Humildad no tiene nada que ver con riqueza o pobreza, con auto-desprecio (“Escribió un libro y le puso “NN” para no figurar, puso siervo de Jehová Altísimo”), con estima, con inseguridad ni con determinadas tareas.

En Méjico vi un millonario baldeando el piso y una persona me dijo: “Ese que está lavando el piso es multimillonario, ¡qué humilde!”, y eso no tiene nada que ver.

Para Dios humildad es actitud de aprendizaje .

A todos los que tengan actitud de aprendizaje Yo les daré el éxito; pero los que no la tengan o sean orgullosos, los quebrantaré”, dijo Jesús.

Dios mira de lejos al soberbio; el orgullo es la capacidad de creer saberlo todo.
La gente que “sabe todo”, que “tiene las cosas claras” y no tiene actitud de aprendizaje Dios lo quebrantará, y de acuerdo a su conducta, accionará: “si me humillo, Él me exalta; si me exalto, Él me humilla.”

Aprendizaje es el camino al éxito.

Jesús dijo: “ A todo el que es humilde de corazón le daré la tierra
1° de Pedro : “ Dios da gracia al humilde ”, o sea una atracción especial.
Pedro nos dice que tenemos que vestirnos de humildad cada día, con una actitud de aprendizaje.

Hay cinco lugares para aprender:

1° La gente difícil me enseña a ser un gran líder.
Es el mejor entrenamiento, Dios pondrá alguien difícil para que aprendas y te exaltará; pero si no querés aprender, te humillará.

¿Alguna vez hablaste con una persona mal de otra y se lo contó? Entonces, aprendiste a no hablar mal de nadie y te traerá éxito.

¿Tuviste un amigo “del alma”, pegajoso, cerrado, que se transformó en tu peor enemigo? Aprendiste que no debes hacer vínculos pegajosos con nadie.

¿Aprendiste cuando tu pareja te celaba y decía: “no te vistas así”, “no te juntes con ésta” y terminó destrozando tu cara? ¿O no asimilaste la lección y vas a elegir a otro que te trate igual?

La gente difícil es el mejor aprendizaje si tenemos la actitud correcta.

2° La gente humilde aprende de las maldades.
Muchos fuimos criados como en un cristal y pensamos que la gente es buena, que todos los que hablaban de Dios y tenían una Biblia eran los ungidos de Jehová, y todo cartel diciendo “Iglesia cristiana” lo era en verdad.

Compré un libro en España, llamado “La estrategia de las ratas. Cómo sobrevivir en su empresa y destruir a todos” y dice:

- Olfatee los miedos de sus oponentes y, cuando no lo esperen, atáquelos.
- Meta culpa, sea meloso, haga llorar, dé lastima, es la mejor manera de manipular.
- Triangule lo más posible, cree problemas con la gente, lleve y traiga, haga que los demás se peleen y usted quede como la víctima.
- Finja ser un amigo y sea un espía, junte información, y cuando le descubra el talón de Aquiles péguele hasta matarlo.

Debemos aprender de la maldad para no practicarla, o recibiremos lo mismo.

Alguien me decía que el problema de los cristianos es su ingenuidad, creemos que todos son buenos, ponemos la otra mejilla, perdonamos, bendecimos pero no accionamos.

La Biblia nos enseña las características de un manipulador, cómo actúa un psicópata, mentiroso y malo.
Salomón lo describe magistralmente en Proverbios y debemos aprender a poner límite a lo malo y no permitir que las injusticias nos lleguen.

Mía es la venganza ”, dice el Señor, no dice: “perdonalo, que yo también lo perdono” sino “ Perdonalo y Yo haré venganza.”

3° El humilde aprende de los errores de los demás.
El inteligente aprende de sus errores pero el sabio de los errores de los demás.

Los demás están puestos por Dios para que aprendamos.

Años atrás nos reunimos con un pastor y le preguntamos por qué se había quebrado el ministerio que él lideraba, qué es lo que falló y qué no; porque los errores del otro no son para condenar ni juzgar sino para aprender.

David, Abraham, Noé, todos, están puestos para que aprendamos de sus errores.

4° El humilde aprende de sus mentores.
El mentor nos enseña para que no pasemos por el error y ve el futuro que no vimos; no es fácil tener un mentor que puede decirnos algo que nos moleste, pero él está en el lugar donde nos gustaría estar en el futuro y nos hablará de lo que aún no vimos, ahorrándonos dolores de cabeza. Por eso debemos tener un espíritu enseñable.

Un mentor nos sacará del don (lo que nos gusta hacer) para meternos en el llamado.

Sansón fue llamado para ser juez y nunca juzgó a nadie, porque se movió en el don que era su fuerza. Dios llamó a Samuel para ser juez y jamás juzgó a nadie, porque se dedicó a ungir gente. Dios te sacará del don y colocará en la tarea.

La diferencia está en que, con el don hacemos lo que nos gusta pero en la tarea cumplimos el sueño de Dios.

Un mentor me enseñará sin dolor y me transportará al futuro.

Cuantas más culpas tengamos en el corazón, a menos mentores oiremos porque la culpa dice: “Debés sufrir.”

Por ejemplo, lo mismo que a nosotros nos prohibieron no se lo permitimos a nuestros hijos: “No hagas eso”, “No vayas, no te conviene”, porque fuimos castrados por nuestro padres y es lo que trasmitimos.

Un mentor no está para impactarnos sino para que aprendamos de él, por eso tiene que ser lo suficientemente grande y poderoso para generar un malestar que te empuje, te motive y haga avanzar.

5° La gente inteligente tiene un espíritu enseñable y aprende del Señor.
La humildad siempre va por dos vías: hacia Dios y hacia la gente.

Debemos aprender de Dios y para eso hay que tener un corazón sensible, de lo contrario aunque lea la Palabra y escuche, expresaré: “Mmm, es muy interesante”

Cada vez que abrimos la Biblia podemos hacerlo con una actitud: o leer un libro, o para encontrarnos con una persona.

Un Dios es de impacto levantará una iglesia de impacto.

Dios llamó a Moisés en la montaña a través de un arbusto que ardía y no se consumía. Luego le dijo: “Moisés, ¿qué tienes en la mano?
-“Una vara.”
–“Suéltalo”, le dijo. Y al soltarlo se convirtió en una víbora que persiguió.

1° Enseñanza:

Todo lo que tenemos en la mano está muerto y al soltarlo cobra vida para Dios.

Dios lo pide, lo usa y devuelve multiplicado.

Un día Jesús le dijo: “Pedro, ¿me prestas tu barco?” Jesús predicó desde allí, luego se lo devolvió y le dijo: “Boga mar adentro y tira la red”, y al recogerla se rompía por la gran cantidad de peces.

Tu vida en tus manos es como un palo muerto pero suelta en Dios tendrá Su vida.

Cuando Dios pide algo es porque te dará, y cuando te da, te pedirá. Empezás a tener vida cuando la soltás pero al tomarla vendrá la locura.

Dios durmió a Adán y le sacó una costilla, o sea: le pidió, lo usó y le devolvió en Eva.

Dios quiere usar nuestra vida y devolverla en bendición.

La vara era la identidad de Moisés, su trabajo (porque era pastor), su riqueza, el símbolo donde había puesto todo su dinero (las ovejas); era su poder porque le servía para contarlas en el camino.

La vara es tu poder, tu riqueza, tu identidad, si lo sueltas tendrá vida y volverá bendecida.

2° Enseñanza:
Dios le dijo a Moisés que pusiera su mano en el corazón y la sacó leprosa.
La mano es un símbolo del “Hacer” y el corazón de “Ser”.
Cuando tu “ser” está harto, tu “hacer” también; si tu corazón tiene envidia, todo lo que construyas tendrá espíritu de envidia; si hay engaño todo tendrá espíritu de engaño; y si tu corazón está sano, todo lo que edifiques será sano.

El Señor le dijo a Moisés:
1° Señal : Te bendeciré, ungiré, multiplicaré, e irás con ese testimonio delante de Faraón que te verá bendecido y, si no te escucha, le mostrarás tu corazón sano en medio de las pruebas, de la miseria, de la dificultad y todo lo que hagas te saldrá bien.

2° Señal : Dios restaurará el gozo, la alegría, y verán que estás sano y has cambiado con poder.
Cuanta más resistencia, más presión y más fortalecido.
No importa que siempre tengas pruebas porque el enemigo no sabe que estarás más fuerte y tu corazón sano.

Dios le dio a Moisés un Plan “B”: tu corazón está sano, contento y seguís para adelante. Y si no responde al plan “B”, habrá un plan “C”: tomarás las aguas del Nilo, las tirarás sobre la tierra y se convertirán en sangre.

Plan “C” = milagros de autoridad.

Dios trabaja así:
1°- Te dirán, “Cada vez que hablo con vos siento paz, Dios te oye, orá por mí”. Esa gente entrará en su primera prueba.
2°- Otros no entenderán pero verán tu corazón sano y dirán: ¿Qué es lo que te pasa que estás cambiado?
3°- Otros no verán ni lo primero ni lo segundo, Dios te dio poder para que en Su nombre conviertas el agua en sangre, lo que tiene vida se haga muerte y la muerte se haga vida, tendrás autoridad de atar y desatar en el nombre del Señor.

Moisés le preguntó: “Señor, ¿en nombre de quién iré?

Y Dios respondió: “En mi nombre”.
Le dio poder a Moisés que vio a la gente sufriendo, golpeada y sin Dios, y le dijo: “El dolor que viste, Yo también lo vi.”

3º Enseñanza :
El tamaño del amor hacia la gente es la dimensión de las bendiciones que Dios te dará.

Dios es de multitudes y sus misericordias serán multitudes también. Le dijo a Abraham que contara las estrellas y tal sería su descendencia: una multitud. Dios ama a las multitudes.

Mucha gente tiene corazón pequeño y en él esta su familia, dos o tres amigos, los que conoce, ora sólo por ellos, pero los que tiene un corazón grande pusieron allí la ciudad.

Dios me dijo que ensanchará mi corazón porque me daría más gente .

Y me llevó a leer el salmo 72 donde Salomón le dijo a Dios: “ Dame todas las riquezas, que los reyes se inclinen a mí, que lleguen de Sabá y traigan finanzas, que mi nombre sea puesto en alto y nadie se olvide de mí como del sol y la luna; dame fuerzas, la autoridad y poder sobre los grandes.”

Yo pensaba que Salomón estaba loco pero en la segunda mitad del salmo dice: “ Dame autoridad para que se la de a los que no la tienen, riquezas para ayudar a los pobres, unción para llevar al cautivo.”

Y Dios se lo dio, porque siempre va a respaldar la oración que hagamos para dar a la gente cosas grandes.

Moisés fue el líder más grande de toda la historia, en su corazón pequeño vio maltratar a un hebreo, escuchó su clamor, y se desgarró.

Cuando nuestro corazón es chico, Dios tiene que rasgarlo para poner lo que Él está sintiendo, y si amamos lo que Dios ama recibirás bendición, tu corazón sanará y obtendrás poder para cambiar el agua en sangre como Moisés.

Nehemías no tenía problemas económicos, era mozo del rey, estaba tranquilo y se enteró de que su ciudad estaba destruida, la gente deshecha y se sentó a llorar, a hacer duelo. Entonces Dios le dijo: “Estás sintiendo mi dolor, la misma tristeza, viendo a los que no tienen esperanza, por eso te usaré para que lo resolvamos juntos.

David vio a un gigante maldiciendo al pueblo y dijo: ¡Basta! ¡No aguanto más! Y Dios le dijo: “Estás sintiendo lo mismo, yo, tampoco aguanto más, te llamaré para que lo quiebres en mi nombre.”
Jesús habló a una multitud el Sermón del Monte; entre una multitud, cuatro amigos bajaron a un paralítico por el techo donde estaba Jesús y lo sanó; entre la multitud una mujer con cáncer vaginal fue sanada y una niña resucitada.
La iglesia de avivamiento nació entre la multitud para moverse en la ciudad, y no entre cuatro paredes.
En el Siglo III se inventó lo de las cuatro paredes y mostrar dentro de ellas los dones de la iglesia, de esa manera nos robaron el llamado para meternos en el don.
Pablo escribió a los corintios: “ Ustedes se pelean por los dones, por lo que les gusta, pero lo importante es lo que Dios quiere.

Que podamos ver lo que Dios ve, que la gente sin Dios entre en nuestro corazón y la veamos tal como Dios.
Que puedas ver a tu familia sana, bendecida, prosperada, a los conocidos y a los desconocidos, adorando al Señor, porque es lo que Dios está viendo.
Que tu corazón pueda ensancharse y dejar de pensar en sí mismo para ganar gente para Jesucristo y Él te diga: Por cuanto ensanchaste tu corazón, ensancharé la multitud de mis bendiciones sobre tu vida.

Por Bernardo Stamateas

Cuando Dios te da el Exito

Éxodo 4:2-9; San Mateo 23:12

- El humilde siempre tiene éxito.
“El que se humilla será exaltado ”, dijo Jesús. Dios no tendrá problemas en exaltarte, siempre y cuando, haya humildad.

Humildad no es ser bien educado, no es saludar (eso es buenas costumbres), no es ser pobre (el que vive en una villa o no tiene trabajo o no estudió).
Humildad no tiene nada que ver con riqueza o pobreza, con auto-desprecio (“Escribió un libro y le puso “NN” para no figurar, puso siervo de Jehová Altísimo”), con estima, con inseguridad ni con determinadas tareas.

En Méjico vi un millonario baldeando el piso y una persona me dijo: “Ese que está lavando el piso es multimillonario, ¡qué humilde!”, y eso no tiene nada que ver.

Para Dios humildad es actitud de aprendizaje .

A todos los que tengan actitud de aprendizaje Yo les daré el éxito; pero los que no la tengan o sean orgullosos, los quebrantaré”, dijo Jesús.

Dios mira de lejos al soberbio; el orgullo es la capacidad de creer saberlo todo.
La gente que “sabe todo”, que “tiene las cosas claras” y no tiene actitud de aprendizaje Dios lo quebrantará, y de acuerdo a su conducta, accionará: “si me humillo, Él me exalta; si me exalto, Él me humilla.”

Aprendizaje es el camino al éxito.

Jesús dijo: “ A todo el que es humilde de corazón le daré la tierra
1° de Pedro : “ Dios da gracia al humilde ”, o sea una atracción especial.
Pedro nos dice que tenemos que vestirnos de humildad cada día, con una actitud de aprendizaje.

Hay cinco lugares para aprender:

1° La gente difícil me enseña a ser un gran líder.
Es el mejor entrenamiento, Dios pondrá alguien difícil para que aprendas y te exaltará; pero si no querés aprender, te humillará.

¿Alguna vez hablaste con una persona mal de otra y se lo contó? Entonces, aprendiste a no hablar mal de nadie y te traerá éxito.

¿Tuviste un amigo “del alma”, pegajoso, cerrado, que se transformó en tu peor enemigo? Aprendiste que no debes hacer vínculos pegajosos con nadie.

¿Aprendiste cuando tu pareja te celaba y decía: “no te vistas así”, “no te juntes con ésta” y terminó destrozando tu cara? ¿O no asimilaste la lección y vas a elegir a otro que te trate igual?

La gente difícil es el mejor aprendizaje si tenemos la actitud correcta.

2° La gente humilde aprende de las maldades.
Muchos fuimos criados como en un cristal y pensamos que la gente es buena, que todos los que hablaban de Dios y tenían una Biblia eran los ungidos de Jehová, y todo cartel diciendo “Iglesia cristiana” lo era en verdad.

Compré un libro en España, llamado “La estrategia de las ratas. Cómo sobrevivir en su empresa y destruir a todos” y dice:

- Olfatee los miedos de sus oponentes y, cuando no lo esperen, atáquelos.
- Meta culpa, sea meloso, haga llorar, dé lastima, es la mejor manera de manipular.
- Triangule lo más posible, cree problemas con la gente, lleve y traiga, haga que los demás se peleen y usted quede como la víctima.
- Finja ser un amigo y sea un espía, junte información, y cuando le descubra el talón de Aquiles péguele hasta matarlo.

Debemos aprender de la maldad para no practicarla, o recibiremos lo mismo.

Alguien me decía que el problema de los cristianos es su ingenuidad, creemos que todos son buenos, ponemos la otra mejilla, perdonamos, bendecimos pero no accionamos.

La Biblia nos enseña las características de un manipulador, cómo actúa un psicópata, mentiroso y malo.
Salomón lo describe magistralmente en Proverbios y debemos aprender a poner límite a lo malo y no permitir que las injusticias nos lleguen.

Mía es la venganza ”, dice el Señor, no dice: “perdonalo, que yo también lo perdono” sino “ Perdonalo y Yo haré venganza.”

3° El humilde aprende de los errores de los demás.
El inteligente aprende de sus errores pero el sabio de los errores de los demás.

Los demás están puestos por Dios para que aprendamos.

Años atrás nos reunimos con un pastor y le preguntamos por qué se había quebrado el ministerio que él lideraba, qué es lo que falló y qué no; porque los errores del otro no son para condenar ni juzgar sino para aprender.

David, Abraham, Noé, todos, están puestos para que aprendamos de sus errores.

4° El humilde aprende de sus mentores.
El mentor nos enseña para que no pasemos por el error y ve el futuro que no vimos; no es fácil tener un mentor que puede decirnos algo que nos moleste, pero él está en el lugar donde nos gustaría estar en el futuro y nos hablará de lo que aún no vimos, ahorrándonos dolores de cabeza. Por eso debemos tener un espíritu enseñable.

Un mentor nos sacará del don (lo que nos gusta hacer) para meternos en el llamado.

Sansón fue llamado para ser juez y nunca juzgó a nadie, porque se movió en el don que era su fuerza. Dios llamó a Samuel para ser juez y jamás juzgó a nadie, porque se dedicó a ungir gente. Dios te sacará del don y colocará en la tarea.

La diferencia está en que, con el don hacemos lo que nos gusta pero en la tarea cumplimos el sueño de Dios.

Un mentor me enseñará sin dolor y me transportará al futuro.

Cuantas más culpas tengamos en el corazón, a menos mentores oiremos porque la culpa dice: “Debés sufrir.”

Por ejemplo, lo mismo que a nosotros nos prohibieron no se lo permitimos a nuestros hijos: “No hagas eso”, “No vayas, no te conviene”, porque fuimos castrados por nuestro padres y es lo que trasmitimos.

Un mentor no está para impactarnos sino para que aprendamos de él, por eso tiene que ser lo suficientemente grande y poderoso para generar un malestar que te empuje, te motive y haga avanzar.

5° La gente inteligente tiene un espíritu enseñable y aprende del Señor.
La humildad siempre va por dos vías: hacia Dios y hacia la gente.

Debemos aprender de Dios y para eso hay que tener un corazón sensible, de lo contrario aunque lea la Palabra y escuche, expresaré: “Mmm, es muy interesante”

Cada vez que abrimos la Biblia podemos hacerlo con una actitud: o leer un libro, o para encontrarnos con una persona.

Un Dios es de impacto levantará una iglesia de impacto.

Dios llamó a Moisés en la montaña a través de un arbusto que ardía y no se consumía. Luego le dijo: “Moisés, ¿qué tienes en la mano?
-“Una vara.”
–“Suéltalo”, le dijo. Y al soltarlo se convirtió en una víbora que persiguió.

1° Enseñanza:

Todo lo que tenemos en la mano está muerto y al soltarlo cobra vida para Dios.

Dios lo pide, lo usa y devuelve multiplicado.

Un día Jesús le dijo: “Pedro, ¿me prestas tu barco?” Jesús predicó desde allí, luego se lo devolvió y le dijo: “Boga mar adentro y tira la red”, y al recogerla se rompía por la gran cantidad de peces.

Tu vida en tus manos es como un palo muerto pero suelta en Dios tendrá Su vida.

Cuando Dios pide algo es porque te dará, y cuando te da, te pedirá. Empezás a tener vida cuando la soltás pero al tomarla vendrá la locura.

Dios durmió a Adán y le sacó una costilla, o sea: le pidió, lo usó y le devolvió en Eva.

Dios quiere usar nuestra vida y devolverla en bendición.

La vara era la identidad de Moisés, su trabajo (porque era pastor), su riqueza, el símbolo donde había puesto todo su dinero (las ovejas); era su poder porque le servía para contarlas en el camino.

La vara es tu poder, tu riqueza, tu identidad, si lo sueltas tendrá vida y volverá bendecida.

2° Enseñanza:
Dios le dijo a Moisés que pusiera su mano en el corazón y la sacó leprosa.
La mano es un símbolo del “Hacer” y el corazón de “Ser”.
Cuando tu “ser” está harto, tu “hacer” también; si tu corazón tiene envidia, todo lo que construyas tendrá espíritu de envidia; si hay engaño todo tendrá espíritu de engaño; y si tu corazón está sano, todo lo que edifiques será sano.

El Señor le dijo a Moisés:
1° Señal : Te bendeciré, ungiré, multiplicaré, e irás con ese testimonio delante de Faraón que te verá bendecido y, si no te escucha, le mostrarás tu corazón sano en medio de las pruebas, de la miseria, de la dificultad y todo lo que hagas te saldrá bien.

2° Señal : Dios restaurará el gozo, la alegría, y verán que estás sano y has cambiado con poder.
Cuanta más resistencia, más presión y más fortalecido.
No importa que siempre tengas pruebas porque el enemigo no sabe que estarás más fuerte y tu corazón sano.

Dios le dio a Moisés un Plan “B”: tu corazón está sano, contento y seguís para adelante. Y si no responde al plan “B”, habrá un plan “C”: tomarás las aguas del Nilo, las tirarás sobre la tierra y se convertirán en sangre.

Plan “C” = milagros de autoridad.

Dios trabaja así:
1°- Te dirán, “Cada vez que hablo con vos siento paz, Dios te oye, orá por mí”. Esa gente entrará en su primera prueba.
2°- Otros no entenderán pero verán tu corazón sano y dirán: ¿Qué es lo que te pasa que estás cambiado?
3°- Otros no verán ni lo primero ni lo segundo, Dios te dio poder para que en Su nombre conviertas el agua en sangre, lo que tiene vida se haga muerte y la muerte se haga vida, tendrás autoridad de atar y desatar en el nombre del Señor.

Moisés le preguntó: “Señor, ¿en nombre de quién iré?

Y Dios respondió: “En mi nombre”.
Le dio poder a Moisés que vio a la gente sufriendo, golpeada y sin Dios, y le dijo: “El dolor que viste, Yo también lo vi.”

3º Enseñanza :
El tamaño del amor hacia la gente es la dimensión de las bendiciones que Dios te dará.

Dios es de multitudes y sus misericordias serán multitudes también. Le dijo a Abraham que contara las estrellas y tal sería su descendencia: una multitud. Dios ama a las multitudes.

Mucha gente tiene corazón pequeño y en él esta su familia, dos o tres amigos, los que conoce, ora sólo por ellos, pero los que tiene un corazón grande pusieron allí la ciudad.

Dios me dijo que ensanchará mi corazón porque me daría más gente .

Y me llevó a leer el salmo 72 donde Salomón le dijo a Dios: “ Dame todas las riquezas, que los reyes se inclinen a mí, que lleguen de Sabá y traigan finanzas, que mi nombre sea puesto en alto y nadie se olvide de mí como del sol y la luna; dame fuerzas, la autoridad y poder sobre los grandes.”

Yo pensaba que Salomón estaba loco pero en la segunda mitad del salmo dice: “ Dame autoridad para que se la de a los que no la tienen, riquezas para ayudar a los pobres, unción para llevar al cautivo.”

Y Dios se lo dio, porque siempre va a respaldar la oración que hagamos para dar a la gente cosas grandes.

Moisés fue el líder más grande de toda la historia, en su corazón pequeño vio maltratar a un hebreo, escuchó su clamor, y se desgarró.

Cuando nuestro corazón es chico, Dios tiene que rasgarlo para poner lo que Él está sintiendo, y si amamos lo que Dios ama recibirás bendición, tu corazón sanará y obtendrás poder para cambiar el agua en sangre como Moisés.

Nehemías no tenía problemas económicos, era mozo del rey, estaba tranquilo y se enteró de que su ciudad estaba destruida, la gente deshecha y se sentó a llorar, a hacer duelo. Entonces Dios le dijo: “Estás sintiendo mi dolor, la misma tristeza, viendo a los que no tienen esperanza, por eso te usaré para que lo resolvamos juntos.

David vio a un gigante maldiciendo al pueblo y dijo: ¡Basta! ¡No aguanto más! Y Dios le dijo: “Estás sintiendo lo mismo, yo, tampoco aguanto más, te llamaré para que lo quiebres en mi nombre.”
Jesús habló a una multitud el Sermón del Monte; entre una multitud, cuatro amigos bajaron a un paralítico por el techo donde estaba Jesús y lo sanó; entre la multitud una mujer con cáncer vaginal fue sanada y una niña resucitada.
La iglesia de avivamiento nació entre la multitud para moverse en la ciudad, y no entre cuatro paredes.
En el Siglo III se inventó lo de las cuatro paredes y mostrar dentro de ellas los dones de la iglesia, de esa manera nos robaron el llamado para meternos en el don.
Pablo escribió a los corintios: “ Ustedes se pelean por los dones, por lo que les gusta, pero lo importante es lo que Dios quiere.

Que podamos ver lo que Dios ve, que la gente sin Dios entre en nuestro corazón y la veamos tal como Dios.
Que puedas ver a tu familia sana, bendecida, prosperada, a los conocidos y a los desconocidos, adorando al Señor, porque es lo que Dios está viendo.
Que tu corazón pueda ensancharse y dejar de pensar en sí mismo para ganar gente para Jesucristo y Él te diga: Por cuanto ensanchaste tu corazón, ensancharé la multitud de mis bendiciones sobre tu vida.

Por Bernardo Stamateas

Cuando Dios te da el Exito

Éxodo 4:2-9; San Mateo 23:12

- El humilde siempre tiene éxito.
“El que se humilla será exaltado ”, dijo Jesús. Dios no tendrá problemas en exaltarte, siempre y cuando, haya humildad.

Humildad no es ser bien educado, no es saludar (eso es buenas costumbres), no es ser pobre (el que vive en una villa o no tiene trabajo o no estudió).
Humildad no tiene nada que ver con riqueza o pobreza, con auto-desprecio (“Escribió un libro y le puso “NN” para no figurar, puso siervo de Jehová Altísimo”), con estima, con inseguridad ni con determinadas tareas.

En Méjico vi un millonario baldeando el piso y una persona me dijo: “Ese que está lavando el piso es multimillonario, ¡qué humilde!”, y eso no tiene nada que ver.

Para Dios humildad es actitud de aprendizaje .

A todos los que tengan actitud de aprendizaje Yo les daré el éxito; pero los que no la tengan o sean orgullosos, los quebrantaré”, dijo Jesús.

Dios mira de lejos al soberbio; el orgullo es la capacidad de creer saberlo todo.
La gente que “sabe todo”, que “tiene las cosas claras” y no tiene actitud de aprendizaje Dios lo quebrantará, y de acuerdo a su conducta, accionará: “si me humillo, Él me exalta; si me exalto, Él me humilla.”

Aprendizaje es el camino al éxito.

Jesús dijo: “ A todo el que es humilde de corazón le daré la tierra
1° de Pedro : “ Dios da gracia al humilde ”, o sea una atracción especial.
Pedro nos dice que tenemos que vestirnos de humildad cada día, con una actitud de aprendizaje.

Hay cinco lugares para aprender:

1° La gente difícil me enseña a ser un gran líder.
Es el mejor entrenamiento, Dios pondrá alguien difícil para que aprendas y te exaltará; pero si no querés aprender, te humillará.

¿Alguna vez hablaste con una persona mal de otra y se lo contó? Entonces, aprendiste a no hablar mal de nadie y te traerá éxito.

¿Tuviste un amigo “del alma”, pegajoso, cerrado, que se transformó en tu peor enemigo? Aprendiste que no debes hacer vínculos pegajosos con nadie.

¿Aprendiste cuando tu pareja te celaba y decía: “no te vistas así”, “no te juntes con ésta” y terminó destrozando tu cara? ¿O no asimilaste la lección y vas a elegir a otro que te trate igual?

La gente difícil es el mejor aprendizaje si tenemos la actitud correcta.

2° La gente humilde aprende de las maldades.
Muchos fuimos criados como en un cristal y pensamos que la gente es buena, que todos los que hablaban de Dios y tenían una Biblia eran los ungidos de Jehová, y todo cartel diciendo “Iglesia cristiana” lo era en verdad.

Compré un libro en España, llamado “La estrategia de las ratas. Cómo sobrevivir en su empresa y destruir a todos” y dice:

- Olfatee los miedos de sus oponentes y, cuando no lo esperen, atáquelos.
- Meta culpa, sea meloso, haga llorar, dé lastima, es la mejor manera de manipular.
- Triangule lo más posible, cree problemas con la gente, lleve y traiga, haga que los demás se peleen y usted quede como la víctima.
- Finja ser un amigo y sea un espía, junte información, y cuando le descubra el talón de Aquiles péguele hasta matarlo.

Debemos aprender de la maldad para no practicarla, o recibiremos lo mismo.

Alguien me decía que el problema de los cristianos es su ingenuidad, creemos que todos son buenos, ponemos la otra mejilla, perdonamos, bendecimos pero no accionamos.

La Biblia nos enseña las características de un manipulador, cómo actúa un psicópata, mentiroso y malo.
Salomón lo describe magistralmente en Proverbios y debemos aprender a poner límite a lo malo y no permitir que las injusticias nos lleguen.

Mía es la venganza ”, dice el Señor, no dice: “perdonalo, que yo también lo perdono” sino “ Perdonalo y Yo haré venganza.”

3° El humilde aprende de los errores de los demás.
El inteligente aprende de sus errores pero el sabio de los errores de los demás.

Los demás están puestos por Dios para que aprendamos.

Años atrás nos reunimos con un pastor y le preguntamos por qué se había quebrado el ministerio que él lideraba, qué es lo que falló y qué no; porque los errores del otro no son para condenar ni juzgar sino para aprender.

David, Abraham, Noé, todos, están puestos para que aprendamos de sus errores.

4° El humilde aprende de sus mentores.
El mentor nos enseña para que no pasemos por el error y ve el futuro que no vimos; no es fácil tener un mentor que puede decirnos algo que nos moleste, pero él está en el lugar donde nos gustaría estar en el futuro y nos hablará de lo que aún no vimos, ahorrándonos dolores de cabeza. Por eso debemos tener un espíritu enseñable.

Un mentor nos sacará del don (lo que nos gusta hacer) para meternos en el llamado.

Sansón fue llamado para ser juez y nunca juzgó a nadie, porque se movió en el don que era su fuerza. Dios llamó a Samuel para ser juez y jamás juzgó a nadie, porque se dedicó a ungir gente. Dios te sacará del don y colocará en la tarea.

La diferencia está en que, con el don hacemos lo que nos gusta pero en la tarea cumplimos el sueño de Dios.

Un mentor me enseñará sin dolor y me transportará al futuro.

Cuantas más culpas tengamos en el corazón, a menos mentores oiremos porque la culpa dice: “Debés sufrir.”

Por ejemplo, lo mismo que a nosotros nos prohibieron no se lo permitimos a nuestros hijos: “No hagas eso”, “No vayas, no te conviene”, porque fuimos castrados por nuestro padres y es lo que trasmitimos.

Un mentor no está para impactarnos sino para que aprendamos de él, por eso tiene que ser lo suficientemente grande y poderoso para generar un malestar que te empuje, te motive y haga avanzar.

5° La gente inteligente tiene un espíritu enseñable y aprende del Señor.
La humildad siempre va por dos vías: hacia Dios y hacia la gente.

Debemos aprender de Dios y para eso hay que tener un corazón sensible, de lo contrario aunque lea la Palabra y escuche, expresaré: “Mmm, es muy interesante”

Cada vez que abrimos la Biblia podemos hacerlo con una actitud: o leer un libro, o para encontrarnos con una persona.

Un Dios es de impacto levantará una iglesia de impacto.

Dios llamó a Moisés en la montaña a través de un arbusto que ardía y no se consumía. Luego le dijo: “Moisés, ¿qué tienes en la mano?
-“Una vara.”
–“Suéltalo”, le dijo. Y al soltarlo se convirtió en una víbora que persiguió.

1° Enseñanza:

Todo lo que tenemos en la mano está muerto y al soltarlo cobra vida para Dios.

Dios lo pide, lo usa y devuelve multiplicado.

Un día Jesús le dijo: “Pedro, ¿me prestas tu barco?” Jesús predicó desde allí, luego se lo devolvió y le dijo: “Boga mar adentro y tira la red”, y al recogerla se rompía por la gran cantidad de peces.

Tu vida en tus manos es como un palo muerto pero suelta en Dios tendrá Su vida.

Cuando Dios pide algo es porque te dará, y cuando te da, te pedirá. Empezás a tener vida cuando la soltás pero al tomarla vendrá la locura.

Dios durmió a Adán y le sacó una costilla, o sea: le pidió, lo usó y le devolvió en Eva.

Dios quiere usar nuestra vida y devolverla en bendición.

La vara era la identidad de Moisés, su trabajo (porque era pastor), su riqueza, el símbolo donde había puesto todo su dinero (las ovejas); era su poder porque le servía para contarlas en el camino.

La vara es tu poder, tu riqueza, tu identidad, si lo sueltas tendrá vida y volverá bendecida.

2° Enseñanza:
Dios le dijo a Moisés que pusiera su mano en el corazón y la sacó leprosa.
La mano es un símbolo del “Hacer” y el corazón de “Ser”.
Cuando tu “ser” está harto, tu “hacer” también; si tu corazón tiene envidia, todo lo que construyas tendrá espíritu de envidia; si hay engaño todo tendrá espíritu de engaño; y si tu corazón está sano, todo lo que edifiques será sano.

El Señor le dijo a Moisés:
1° Señal : Te bendeciré, ungiré, multiplicaré, e irás con ese testimonio delante de Faraón que te verá bendecido y, si no te escucha, le mostrarás tu corazón sano en medio de las pruebas, de la miseria, de la dificultad y todo lo que hagas te saldrá bien.

2° Señal : Dios restaurará el gozo, la alegría, y verán que estás sano y has cambiado con poder.
Cuanta más resistencia, más presión y más fortalecido.
No importa que siempre tengas pruebas porque el enemigo no sabe que estarás más fuerte y tu corazón sano.

Dios le dio a Moisés un Plan “B”: tu corazón está sano, contento y seguís para adelante. Y si no responde al plan “B”, habrá un plan “C”: tomarás las aguas del Nilo, las tirarás sobre la tierra y se convertirán en sangre.

Plan “C” = milagros de autoridad.

Dios trabaja así:
1°- Te dirán, “Cada vez que hablo con vos siento paz, Dios te oye, orá por mí”. Esa gente entrará en su primera prueba.
2°- Otros no entenderán pero verán tu corazón sano y dirán: ¿Qué es lo que te pasa que estás cambiado?
3°- Otros no verán ni lo primero ni lo segundo, Dios te dio poder para que en Su nombre conviertas el agua en sangre, lo que tiene vida se haga muerte y la muerte se haga vida, tendrás autoridad de atar y desatar en el nombre del Señor.

Moisés le preguntó: “Señor, ¿en nombre de quién iré?

Y Dios respondió: “En mi nombre”.
Le dio poder a Moisés que vio a la gente sufriendo, golpeada y sin Dios, y le dijo: “El dolor que viste, Yo también lo vi.”

3º Enseñanza :
El tamaño del amor hacia la gente es la dimensión de las bendiciones que Dios te dará.

Dios es de multitudes y sus misericordias serán multitudes también. Le dijo a Abraham que contara las estrellas y tal sería su descendencia: una multitud. Dios ama a las multitudes.

Mucha gente tiene corazón pequeño y en él esta su familia, dos o tres amigos, los que conoce, ora sólo por ellos, pero los que tiene un corazón grande pusieron allí la ciudad.

Dios me dijo que ensanchará mi corazón porque me daría más gente .

Y me llevó a leer el salmo 72 donde Salomón le dijo a Dios: “ Dame todas las riquezas, que los reyes se inclinen a mí, que lleguen de Sabá y traigan finanzas, que mi nombre sea puesto en alto y nadie se olvide de mí como del sol y la luna; dame fuerzas, la autoridad y poder sobre los grandes.”

Yo pensaba que Salomón estaba loco pero en la segunda mitad del salmo dice: “ Dame autoridad para que se la de a los que no la tienen, riquezas para ayudar a los pobres, unción para llevar al cautivo.”

Y Dios se lo dio, porque siempre va a respaldar la oración que hagamos para dar a la gente cosas grandes.

Moisés fue el líder más grande de toda la historia, en su corazón pequeño vio maltratar a un hebreo, escuchó su clamor, y se desgarró.

Cuando nuestro corazón es chico, Dios tiene que rasgarlo para poner lo que Él está sintiendo, y si amamos lo que Dios ama recibirás bendición, tu corazón sanará y obtendrás poder para cambiar el agua en sangre como Moisés.

Nehemías no tenía problemas económicos, era mozo del rey, estaba tranquilo y se enteró de que su ciudad estaba destruida, la gente deshecha y se sentó a llorar, a hacer duelo. Entonces Dios le dijo: “Estás sintiendo mi dolor, la misma tristeza, viendo a los que no tienen esperanza, por eso te usaré para que lo resolvamos juntos.

David vio a un gigante maldiciendo al pueblo y dijo: ¡Basta! ¡No aguanto más! Y Dios le dijo: “Estás sintiendo lo mismo, yo, tampoco aguanto más, te llamaré para que lo quiebres en mi nombre.”
Jesús habló a una multitud el Sermón del Monte; entre una multitud, cuatro amigos bajaron a un paralítico por el techo donde estaba Jesús y lo sanó; entre la multitud una mujer con cáncer vaginal fue sanada y una niña resucitada.
La iglesia de avivamiento nació entre la multitud para moverse en la ciudad, y no entre cuatro paredes.
En el Siglo III se inventó lo de las cuatro paredes y mostrar dentro de ellas los dones de la iglesia, de esa manera nos robaron el llamado para meternos en el don.
Pablo escribió a los corintios: “ Ustedes se pelean por los dones, por lo que les gusta, pero lo importante es lo que Dios quiere.

Que podamos ver lo que Dios ve, que la gente sin Dios entre en nuestro corazón y la veamos tal como Dios.
Que puedas ver a tu familia sana, bendecida, prosperada, a los conocidos y a los desconocidos, adorando al Señor, porque es lo que Dios está viendo.
Que tu corazón pueda ensancharse y dejar de pensar en sí mismo para ganar gente para Jesucristo y Él te diga: Por cuanto ensanchaste tu corazón, ensancharé la multitud de mis bendiciones sobre tu vida.

Por Bernardo Stamateas